Opinión

Ministerio de la familia

Es la cuota inicial en el propósito de darle a esta institución el lugar que le corresponde.

16 de septiembre 2018 , 12:06 a.m.

Esta semana presentaremos al Congreso una iniciativa para crear el ministerio de la familia.

El ministerio que proponemos, a diferencia de otras iniciativas orientadas a temas de género o a la promoción de ideologías, permitirá una eficiente reestructuración de 22 entidades y programas dispersos en muchas más para agruparlos y redistribuir sus funciones, evitar duplicidades, depurar las bases de datos, reducir burocracia y, sobre todo, garantizar que los 11,2 billones de pesos que anualmente se invierten tengan un impacto más positivo y lleguen a quienes más lo necesitan.

En Colombia, el Ministerio de Agricultura se ocupa hoy de la atención a la mujer rural; de Jóvenes en Acción, la Presidencia de la República; de Familias para la Paz y Desayunos con Amor, el ICBF. De la Red Unidos y el programa Amamantar se encarga el Ministerio de Salud; de Familias Guardabosques, el Ministerio de Ambiente. Primera Infancia y Equidad para la Mujer los orientan otras dos consejerías presidenciales, y los programas para el adulto mayor son responsabilidad del Ministerio del Trabajo. La atención a la población discapacitada, como otros programas, el DPS. Y de la población indígena y afrocolombiana se ocupa el Ministerio del Interior.

Estos pocos ejemplos ilustran la urgencia de implementar una política pública nacional que articule y coordine en todo el territorio la gestión, inversiones y los numerosos programas del sector social y de familia.

Países como Alemania, Austria, Dinamarca, o Chile en nuestra región, han entendido las virtudes de elevar a rango ministerial la protección y promoción de la familia, entendida como el núcleo fundamental de la sociedad y vista desde una perspectiva pluralista, amplia e incluyente, integrada, como bien ha señalado nuestra Corte, no solo por vínculos de consanguinidad o jurídicos sino también por aquellos afectivos, considerando las situaciones sociales, históricas y de la realidad del país.

La propuesta institucional consiste en transformar a costo cero el actual Departamento para la Prosperidad Social y eliminar los subsidios duplicados o mal focalizados, ajustar la frondosa burocracia actual e impedir las asignaciones politiqueras que desangran el sistema sin ninguna justificación.

Entre los programas por reformular están los relacionados con la promoción de la lactancia materna, la nutrición y la salud del núcleo familiar a través de un nuevo modelo de medicina familiar.

También se ocupará el ministerio de la primera infancia de atención integral en salud, nutrición, educación y acompañamiento, que no es otra cosa que proporcionarles afecto. Y con respecto a la infancia, centrará sus programas en educación, deporte, estilos de vida saludables y erradicación del trabajo infantil en todas sus formas.

En cuanto a los adolescentes y jóvenes, el ministerio deberá propender a romper los ciclos de pobreza que se inician en esta etapa, a través de programas para duplicar el número de niños en jornada única y prevenir el embarazo en adolescentes, al igual que el consumo de drogas y alcohol.

Y para los adultos mayores, el ministerio tendrá la responsabilidad de crear un sistema nacional de atención y fortalecer el sistema de protección de la vejez.

Igualdad, equidad y autonomía de la mujer son objetivos críticos por conseguir a través del ministerio. Comenzando por el empoderamiento económico de la mujer, su especial derecho a la salud y a la formación y particular atención a la mujer rural, hoy la más vulnerable. Capítulo aparte entre las responsabilidades de este ministerio serán la política pública de prevención y el combate a la impunidad en asuntos de violencia intrafamiliar.

Entiendo perfectamente que cualquier iniciativa para crear un ministerio genere controversia y temores relacionados con mayor gasto y mayor burocracia. No es el caso del que estamos proponiendo. El ministerio de la familia es solo la cuota inicial en el propósito de darles a esta institución y a la inversión social el lugar que les corresponde en una sociedad moderna e incluyente como la que estamos empeñados en construir.

GERMÁN VARGAS LLERAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA