Opinión

La razón versus la fe

La ciencia tiende a prevalecer sobre la religión. La razón viene ganándole terreno a la fe.

22 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Iniciándose diciembre se llevó a cabo el esperado encuentro intelectual entre el científico británico Richard Dawkins –defensor de la razón– y el padre jesuita Gerardo Remolina –defensor de la fe–, teniendo como escenario el coliseo del campus de la Universidad Javeriana en Bogotá. Como se presagiaba, fue todo un éxito de taquilla. En cuanto a los resultados que dejó entre los asistentes, es posible que no haya arrojado ganancias, si se tiene en cuenta que ese tipo de discusiones suelen irradiar calor sin generar mucha luz. Tanto los seguidores de la fe como los de la ciencia debieron de quedar con lo suyo.

El debate se tituló ‘¿Es Dios una ilusión?’, quizás porque es esa la pregunta que el sacerdote Remolina se hace en su libro de reciente aparición 'Los fundamentos de una ‘ilusión’', en el que califica a Dawkins como el más radical de los ateos contemporáneos y uno de los más sólidos teóricos del ateísmo actual.

Debe aceptarse, entonces, que el jesuita sabía bien a quién iba a enfrentar, más aún reconociendo él que en la actualidad algunas ideas religiosas han sido remplazadas por ideas científicas, y, dado que estas no son ilusión, la ciencia tiende a prevalecer sobre la religión. En otras palabras, la razón viene ganándole terreno a la fe. El meollo de la discusión era establecer cuál de las dos posiciones está respaldada por la verdad.

Debo confesar que yo estoy alinderado en el campo de las ciencias, sin ser un científico; apenas soy un filosofastro de las ciencias y un devoto de la razón. Pero qué tortura es la razón, la curiosidad inteligente. “Felices los que ven amanecer –decía nuestro poeta Barba Jacob– y no lloran el milagro del lirio del alba”. Quizás ser elemental, tener la fe del carbonero, sea más gratificante que ser esclavo del raciocinio.

La consecuencia de no creer en la infalibilidad de los textos sagrados era morir abrasado en llamas. Hoy no se llega a tanto.

Respeto a los que creen sin preguntarse por qué creen, sin darse explicación de las creencias. Son seres que no se desvelan, pues están poseídos de la virtud teologal de la fe, aquella que el apóstol Pablo definía como “la sustancia de las cosas que se esperan y la demostración de las que no se ven”. Por eso, el sustento de todas las religiones es la fe, que la poseen en alto grado los teólogos. Con sentido guasón, alguien los definió como sujetos ciegos, que entran a un cuarto oscuro a buscar un gato negro que está afuera, ¡y lo ven! En su encíclica Lumen fide, el papa Francisco registró que “la fe, sin verdad, no salva”. ¿Qué quiso decir con ello?

Volviendo al debate, la discusión contempló el valor y la verdad de los contenidos de la Biblia, ya que se trata del punto obligado de referencia cuando quiere defenderse la religión judeocristiana. Para Dawkins se trata de una suma de libros de todo tipo, donde están ausentes los relatos científicos.

En cambio, para el P. Remolina contiene una colección de mitos, advirtiendo que el mito no pretende explicar nada, sino inducir a una actitud de fe. Se cree que fue Moisés (vivió, al parecer, en el siglo XV antes de nuestra era) –de quien se dice haber sido el único afortunado interlocutor de Dios– el iniciador de la Biblia. En 1546, el Concilio de Trento declaró el Antiguo y el Nuevo Testamento como documentos auténticos, de inspiración divina.

Uno de los riesgos de poner en duda los hechos registrados en la Biblia es la posibilidad de ser declarados “herejes”, según el pronunciamiento del papa León XIII en 1893, pues en los libros que la Iglesia considera sagrados no puede haber errores, ya que fueron inspirados por el Espíritu Santo. Borges decía que la Biblia era un tratado de literatura fantástica y Dios, su máxima creación.

En otra época, cuando existió la Inquisición, la consecuencia de no creer en la infalibilidad de los textos sagrados era morir abrasado en llamas. Hoy no se llega a tanto. Los herejes, que somos cada vez más, podemos anteponer la verdad a la fe sin temor alguno, sin llegar a ser achicharrados.

FERNANDO SÁNCHEZ TORRES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA