Opinión

Retorno sobre la marcha

Lo primero que salta a la vista en el panorama nacional es la desaceleración económica.

27 de julio 2017 , 12:00 a.m.

La larga ausencia de la columna ‘Espuma de los acontecimientos’ y su reaparición en este mismo sitio merecen una explicación convincente. La verdad es que a su autor lo abatió prolongada e intensa “bronquitis atípica”, próxima a grave neumonía, y le impidió la realización de sus quehaceres habituales por buen tiempo. No poco ha exigido el esfuerzo de ponerse al compás de la actualidad y de formarse, sobre cada uno, juicios concienzudos sobre tan variados aspectos. Los colombianos envejecen sin perder la lucidez, y el suscrito, con sus 95 años a cuestas, se precia de ser uno de ellos.

En primer término, salta a la vista, en el panorama nacional, la desaceleración económica, inducida desde sus respectivos organismos rectores. Tanto el Banco de la República como el Ministerio de Hacienda, o sea, el Gobierno, le han aportado impulsos decisivos. El primero, bajando las tasas de interés dentro de su relativa autonomía, y el segundo mediante sucesivas reformas tributarias, siempre con el argumento de cerrar la brecha presupuestaria.

Los resultados están a la vista, como lo estuvieron en Brasil y en los países donde se hicieron experimentos análogos. Curiosamente, se recurrió en forma repetitiva a la palanca de los gravámenes fiscales, pensando en su capacidad recaudatoria y muy poco en su impacto sobre los contribuyentes. La atracción absorbente de los impuestos pudo más que la consecuencia económica de sus exacciones.

Las perturbaciones dentro de nuestra entrañable vecina Venezuela repercuten en Colombia y estremecen a su población

La corrupción administrativa ha sido sospecha vehemente en todo contrato de obra pública. Aparentemente, Colombia se habría librado del riesgo de contaminación de sus poderes oficiales. Pero faltaba que el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, destapara la olla podrida de los dineros zigzagueantes de Odebrecht en el país para descubrir, con nombres propios, cómo se lucraron de la corrupción encubierta tres senadores y otro más revestido de investidura pública. Habrá que proseguir ese esfuerzo y aplicar severa justicia para erradicar todo brote de enriquecimiento indebido a la sombra de las necesidades públicas. No debe haber resquicio que escape a su ojo avizor.

Las perturbaciones dentro de nuestra entrañable vecina Venezuela repercuten en Colombia y estremecen a su población, como siempre ha ocurrido con el eclipse de sus libertades públicas, aún más si lo acompañan acentos belicistas y se presentan como si al resto de América Latina correspondiera seguirle el paso. Con profunda inquietud democrática hemos de observar la tendencia a consolidar y revestir de legalidad electiva lo que en el fondo y en la forma es una tiranía, tanto más cuando pretende trazarle e imponerle el rumbo al resto del hemisferio latinoamericano. La tentativa de convocar con este objeto una pretendida asamblea constituyente no logra mimetizar las orejas del ‘lobo feroz’.

Reviste indudable importancia extender a los fiscos municipales y departamentales la vigilancia alerta sobre las entidades que abarcan el territorio nacional. Nunca cabe subestimar los episodios desvergonzados a que algunos de ellos se prestaron en pasados recientes, so pretexto de poderes institucionales o financieros que acumularon en los ramos de salubridad, educación y medioambiente. Acaso por la limitación regional de sus panoramas, no logran atraer la conciencia pública, salvo cuando se presentan irregularidades en monto que despierta conmociones y alarmas.

Personalmente, siempre recuerdo con emoción y gratitud los años en que desempeñé responsabilidades de gobierno y de servicio en mi región nativa que con la patria se confundían. Igualmente, en la época de la infancia campesina y de los sueños bajo la égida paternal y de maestros que supieron nutrir y orientar nuestros primeros sueños hacia instituciones cada vez más democráticas y sólidas, con el solar nativo al fondo.

ABDÓN ESPINOSA VALDERRAMA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA