Opinión

SITP: un enfermo en cuidados intensivos

¿Quién puede reglamentar las frecuencias y hacer que se cumplan?

25 de julio 2018 , 12:00 a.m.

“Ni el enfermo quiere, ni hay que darle”, reza un viejo refrán aplicable a nuestro mal llamado Sistema Integrado de Transporte Público, en Bogotá. Yo diría desintegrado.

Este sistema debería producir sus propios ingresos para no seguir siendo un enfermo crónico en sala de cuidados intensivos permanente. Se pretende cobrar un dinero mayor por parqueaderos públicos para darle oxígeno a este enfermo crónico que no ha mejorado en más de cinco años. Se quejan los usuarios de la falta de frecuencia de estos buses, puesto que pasan hasta tres seguidos, y a veces más, de la misma ruta y demoran hasta una hora en volver a pasar.

Según entiendo se paga por recorrido, una modalidad en la que no importa el usuario, que es el propósito de este servicio público, sino terminar la ruta y cobrar. Por eso se ven buses desocupados en horas pico o con muy pocos pasajeros, mientras que los demás sistemas, incluido TransMilenio, van saturados. Y qué decir del SITP provisional, buses destartalados y sin ley. ¿Quién puede reglamentar las frecuencias y hacer que se cumplan? Son necesarios el respeto por el usuario y la reglamentación al que podría ser un excelente servicio, como lo hay en la mayoría de ciudades del mundo. “¿Quién le pone el cascabel al gato?”.

Jorge Trujillo Mejía
Bogotá

Reflexión de fiesta patria

Señor Director:
A propósito de nuestras fiestas patrias, que nos permiten izar nuestra bandera, ver los desfiles de nuestras Fuerzas Militares y, en fin, sentir el amor a Colombia; este bello y hermoso país con diversidad de léxicos, etnias, comidas, música, flora, fauna, gente de todos los matices, y todo un paraíso de producción agrícola.

Sin embargo, nos agobian las siete plagas que no nos dejan crecer como se debiera, empezando por el narcotráfico, la corrupción, la minería ilegal, las bandas criminales, la delincuencia común, los avivatos y cierta oposición destructiva. La oposición es buena y necesaria para mantener el equilibrio en los poderes, pero cuando se ejerce de manera constructiva, sin generar odios y polarizaciones. Ojalá todos, tanto los del poder como los opositores, pensaran en el bien general de todos los colombianos antes que en sus intereses personales y partidistas. Como dicen en los Estados Unidos, que Dios nos ayude.

Gerardo Prada Ahumada
Bogotá

Por favor, defiéndanos

Señor Director:
Vi, en días pasados, una noticia sobre la cantidad de atracos y robos que se producen en TransMilenio y las más de 500 armas cortopunzantes que ha decomisado la policía. La inseguridad es tremenda, no solo en este sistema de transporte, sino en las calles de la ciudad, pero se ve que hay falta de solidaridad y de valor ciudadano para enfrentar a los delincuentes. Nadie se solidariza con la víctima, tal vez porque hay muy pocos policías.

Yo creo que se necesita policía de civil que viaje en los articulados. No sé si la hay. En general, una policía civil en Bogotá. Y que se hagan requisas con mucha frecuencia y se judicialice a quien porte estas armas prohibidas en el Código de Policía. Por favor, defiéndanos.

Pedro Samuel Hernández
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA