Opinión

Las buenas noticias

Quiero felicitarlos por la iniciativa de incluir en EL TIEMPO una sección de buenas noticias.

09 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Quiero felicitarlos por la iniciativa de incluir en EL TIEMPO una sección de buenas noticias. Cuando leemos el periódico en la mañana, es desesperanzador el panorama con noticias tristes, trágicas, de corrupción, etc., que pueden ser la realidad, pero qué bueno que resalten también todo lo positivo que tienen nuestro país y su gente, muchas veces anónima pero que hace país con su trabajo, sus iniciativas y su emprendimiento.

Les propongo que no se limiten solamente a un tiempo. Abran una sección diaria o semanal en la cual la gente pueda expresar lo bueno que hay en sus regiones, en sus territorios; apostarle al turismo ecológico, lo que está pasando en zonas maravillosas del país a las cuales ahora tenemos acceso, las iniciativas privadas de pequeños empresarios, etc. Un medio de comunicación como EL TIEMPO ayuda a construir país.

Margarita Guillén

Un discurso con odio

Señor Director:
El presidente del Congreso, Ernesto Macías, en el discurso de posesión del Presidente de la república pronunció un discurso de muy baja categoría, lleno de odio y resentimiento, que dio mala impresión ante los ojos de Colombia y el mundo. No tuvo la más mínima prudencia en un acto tan importante. Por eso, la mayoría de los colombianos rechazaron esa alocución. Pareciera que el expresidente Santos no hubiera hecho absolutamente nada en los últimos ocho años, cuando, a pesar de las adversidades y los desaciertos, debemos estar agradecidos con los funcionarios que le sirven a la patria. En cambio, el discurso del presidente Duque fue conciliador, sin odio, e invitó a todos sus compatriotas a trabajar en equipo para el beneficio de nuestro país. Fue un discurso en el que no habló mal de nadie y afirmó que gobernaría sin mirar el espejo retrovisor.

Álvaro Ramón Ortiz Murcia
Simijaca, Cundinamarca

Repatriación de soldados

Señor Director:
El presidente Juan Manuel Santos quiso en sus últimos días de gobierno repatriar los cuerpos de los soldados muertos en la guerra de Corea (1950-1953). Colombia fue el único país latinoamericano que envió sus soldados a pelear en una guerra que no le perteneció. Serían 60 cuerpos, para que sus familias terminen un duelo que nunca iniciaron. Ante la ONU, Corea del Norte y Estados Unidos se haría la gestión. Con las guerras nuestras es suficiente para seguir enviando jóvenes pobres a enfilarse en ejércitos ajenos. ¿Servirá de algo? Ojalá. Al presidente Iván Duque le corresponde dicha gestión.

Helena Manrique Romero

Emergencia en el Llano

Señor Director:
Son 50 municipios de los Llanos Orientales los que actualmente sufren problemas de inundaciones; son millares los colombianos que en este momento requieren atención urgente, tanto en salud como en alimentos y demás necesidades básicas, y protección general del Estado. Le pido como ciudadano al presidente Duque que declare la emergencia económica para poder apropiar los recursos necesarios. Sería su primer acto de gobierno, y tal vez así comenzaría su mandato con pie derecho.

Luis Manuel Rivas Parra

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA