Opinión

El Estado de derecho

Si Seuxis Paucias delinquió, debe rendir cuentas como cualquier ciudadano.

30 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Bienvenidos sean los debates, las tesis, antítesis, los problemas y las contradicciones que se están dando en el desarrollo de la institucionalidad de los acuerdos de paz. Si algo ha salido triunfal del proceso, es nuestro Estado de derecho. Su editorial ‘La JEP y la extradición’ (24-5-2018) enfatiza en que sus preceptos básicos y pilares fundamentales prevalecen sobre la JEP y cualquier otra normatividad derivada de los acuerdos.

Ese fue el compromiso que implicaba el acogerse a la democracia. Ni que estuviéramos en la Venezuela chavista. Si Seuxis Paucias delinquió, debe rendir cuentas como cualquier ciudadano; ‘Santrich’ existió hasta el 1.º de diciembre de 2016, la fecha límite sobre la que la JEP tampoco tiene potestad en ningún asunto del país. Menos aún pretender influir en la normatividad jurídica presente. La JEP es una instancia que no opera después de la fecha límite, salvo para definir cuáles no son sus competencias.

Carlos H. Quintero B.

Todos con la tricolor

Señor Director:
Con alegría, optimismo e ilusión, los colombianos despedimos a nuestra querida Selección, alentados por el buen momento futbolístico que atraviesa. Estos muchachos han despertado el más positivo nacionalismo, identidad y pasión, convirtiendo este deporte en una verdadera fuerza de integración social y de convivencia. Valoramos el esfuerzo, dedicación y el amor patrio que estos gladiadores demuestran cuando defienden el nombre de un país agobiado por las dificultades y traumatismos, propio de la época y las circunstancias. Desde acá, con mucha cultura ciudadana y fe, estaremos haciendo fuerza para que sus energías, picardía y estrategia se conviertan en goles que hagan vibrar nuestro corazón. Todos sentimos la camiseta tricolor. ¡Vamos, Colombia. Sí se puede! Suerte muchachos.

Gerardo Dussán D.
Neiva, Huila

El precio de la gasolina

Señor Director:
Sobre la noticia de primera página (23 de mayo), considero que no tiene sentido la amenaza estatal del incremento de la gasolina a causa de la fluctuación del precio del petróleo y la TRM. El máximo histórico alcanzado por el petróleo WTI fue de 145,29 dólares/barril, el 7 de julio de 2008; la TRM se cotizaba a 1.748,43 pesos y el precio de la gasolina corriente era de 7.236,45 pesos, equivalentes a 4,2 dólares/gal. Hoy, con petróleo a 72,20 dólares/barril y TRM de 2.851.42 pesos, deberíamos pagar 2,09 dólares/gal, es decir, 5.951,30 pesos, incluyendo ese monstruoso 45,11 % de sobrecostos. Sin embargo, estamos pagando 9,138, equivalentes a 3,20 dólares/galón, 53,11 % por encima. ¡Y quieren más!

¿Por qué no somos autosuficientes en producción de combustibles si se amplió Reficar para procesar 140.000 BPD, más la producción de Barrancabermeja (70.000 BPD), y se proyecta un consumo de 100.000 BPD de gasolina corriente, además de que producimos unos 800.000 BPD de crudo? ¿O es que los costos de producción no son competitivos y es mejor importarla? Valdría la pena analizar también los precios de transporte de crudo en Colombia (oleoductos), únicos en el sector de hidrocarburos que dan gigantescas utilidades en época de crisis.

Miguel Ángel Aranzazu Rendón

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA