Opinión

El crimen de robarles la comida a los niños

Robarse el dinero de la alimentación de los niños debe considerarse un delito de lesa humanidad.

28 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Sobre el Plan de Alimentación Escolar (PAE), como educador de un colegio oficial, en donde me toca ver diariamente a niños, niñas y adolescentes aguantando hambre, a veces desmayándose por falta de nutrientes o por la mala alimentación que se les ofrece en su casa, siento mucha rabia al leer las noticias en el sentido de que la plata de la alimentación de los niños se la roban los politiqueros en cada municipio de este empobrecido país.

Me ha tocado ver a niñas y niños que no disfrutan el recreo con sus otros compañeritos porque no tienen qué compartir o no les gusta estar al lado de quien disfruta de sus onces.

A otros niños se los encuentra en la caseta donde les venden la comida chatarra, esperando a que algún compañero se conmueva de ellos y les comparta algo de lo que ellos compran. Por lo general, muchos maestros los socorremos para las onces, pero, al ser tantos, es una labor invisible.

Por eso me causa indignación y comparto con aquellos que dicen que robarse el dinero de la alimentación de los niños debe considerarse un delito de lesa humanidad, pero estoy seguro de que eso no va a suceder, pues quienes manejan los recursos del PAE son todos aquellos que viven de la politiquería y no les importan para nada la vida y la nutrición de nuestros niños, niñas y adolescentes.

Ojalá se pudiera volver a que la alimentación escolar se diera a través de los famosos restaurantes escolares, impulsados en el gobierno de López Pumarejo.

- Henry Sarabia Angarita
Profesor, Facatativá

Mostrar las maravillas naturales

Señor Director:

Felicitaciones por páginas como la de Medioambiente, donde publicaron el pasado sábado ‘El escudo Guayanés, las rocas más antiguas de Colombia’. EL TIEMPO viene presentando, aunque no muy frecuentemente, las maravillas de este país, que son una riqueza desconocida para extranjeros y para la mayoría de colombianos. Nos alegra y nos llena de satisfacción que nos muestren las maravillas naturales mágicas de nuestro país.

Esto es hacer patria y contribuir al conocimiento de la riqueza de nuestra naturaleza, tanto para los colombianos como para los extranjeros, que comienzan a interesarse mucho por Colombia, precisamente por la atracción mágica de sus paisajes naturales.

- Jorge Augusto Salazar Pineda

Un barrio sin andenes

Señor Director:

Leo con mucho agrado la columna de Juan Esteban Constaín y me enteré sobre el murito del antejardín bogotano, forrado con alambre de púas, para que los niños que esperan el bus escolar no se puedan sentar. Realmente es un ejemplo del tipo de sociedad en que vivimos.

En el barrio Ciudad Jardín de Cali las muchachas del servicio, los vigilantes, los trabajadores de la construcción y otros parroquianos tienen que arriesgar sus vidas compartiendo la vía con los vehículos automotores porque no hay andenes. Para los propietarios de las casas, sean personas o instituciones, es un lujo adicional no hacer el andén y las autoridades municipales se hacen las de la vista gorda para exigir este mínimo signo de civilización.

- Franco Diago Muñoz

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA