Opinión

Calvario por una medicina / Foro del lector

Deseo dar a conocer el calvario para reclamar la droga de mi mamá, de 88 años, en Medimás.

29 de julio 2018 , 01:01 a.m.

Señor director:

Deseo dar a conocer el calvario para reclamar la droga de mi mamá, de 88 años, en Medimás. Primero hay que disponer de un día completo. No entiendo por qué hay que ir a transcribir la fórmula a la 116; se llega a hacer una fila de una hora para que nos den un papel e ir a otra fila para entregar la fórmula, anotando un correo electrónico, y en cinco días hay que descargarlo. Y si no podemos, tenemos que volver. Esto es nuevo, porque antes se hacía la fila: nos entregaban una ficha y (luego de dos horas) nos entregaban la fórmula transcrita para ir a reclamar a la 100 con 15, y ahí, otras tres horas. ¿Por qué no respetan a los abuelitos que van solos? Da tristeza verlos en ese trajín. El gerente de Medimás sale por TV a decir que todo va viento en popa. La salud es un derecho por el cual pagamos. Tenemos esperanzas con el nuevo ministro de Salud.

Marlene Castro

Transporte no contaminante

Señor Director:

Muy interesante el artículo del 27 de julio sobre la energía que crea empleo. Si usted va a Alemania, Francia o España, ya no se habla de energía a base de contaminantes, como los derivados del petróleo.

En los países desarrollados ya están descontinuados los vehículos de gasolina o ACPM. Sin embargo, en Colombia, ahora que se van a reemplazar los buses de TransMilenio, hay una indecisión, cuando, sin pensarlo dos veces, se podrían traer exclusivamente vehículos eléctricos comprados en los países que los puedan vender, sin importar que los tengamos en unos dos o tres años.

¿Por qué no se piensa en revivir los famosos troles, que, si no estoy mal, funcionaron hace más de 20 años? Nos estamos envenenando con los gases de los motores de cualquier tecnología. Total, que el alcalde Peñalosa, los señores concejales y asesores deberían pensarlo mejor.

Gabriel Vanegas Cantor

Decibeles insoportables

Señor director:

Compra de chatarra, venta de alimentos y ofrecimiento de servicios varios mediante perifoneo y altoparlantes se oyen a diario en Bogotá a decibeles insoportables -aun en la noche, domingos y festivos- en zonas residenciales y comerciales, con ocupación de espacio público, desde fuentes móviles y fijas, por el comercio informal, aunque el decreto 1076/15 de Minambiente lo prohíbe, además del artículo 33 del Código de Policía, Ley 1801, e, incluso, la resolución 185/99 del Distrito Capital. EL TIEMPO, con motivo de la Encuesta Multipropósito (22-7-2018), informa que habitantes de la capital se quejan del exceso de ruido, acrecentado por la fastidiosa costumbre del comercio formal de instalar parlantes gigantes sobre el andén y hacia el exterior a un volumen bárbaro. La contaminación es ya un problema de salud pública, y la Alcaldía tiene la obligación de cumplir la ley en aras del interés general.

Mayo Monroy

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA