Venezuela

Chávez convirtió a Venezuela en un país de inmigrantes desesperados

Un aluvión de millones de personas de todos los estratos académicos y sociales han huido desde 2015.

Inmigrantes venezolanos

Algunos venezolanos que ingresan a Colombia por Cúcuta no tienen dinero para movilizarse por el país y lo hacen a pie, en este recorrido se encuentran con diferentes climas y situaciones de vida.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: VALENTINA LARES MARTIZ
07 de diciembre 2018 , 04:04 p.m.

Lo que hoy es una estampida comenzó como un goteo, luego oleadas. Bajo el régimen de Nicolás Maduro han proliferado las caravanas de venezolanos abandonando su país como si fuera la peste, pero el fenómeno comenzó con la llegada de Hugo Chávez al poder, hace 20 años.

La alarma comenzó pronto, cuando a finales del año 2001 el flamante presidente, reelecto por mandato de la Constitución que él mismo impulsó, se hizo aprobar una Ley Habilitante para modificar por la vía de decreto casi 50 leyes que regían sectores clave de la economía del país.

La primera desbandada de sus apoyos fundamentales comenzó, y algunos venezolanos tuvieron una visión premonitoria. En esos primeros años de su gobierno salieron algunos centenares de venezolanos, sobre todo hacia Estados Unidos, uno de los destinos predilectos de la entonces clase media del país.

Un número ínfimo que se convirtió en la primera gran oleada que salió entre los años 2002 y 2003, justo cuando el mandatario dio un giro drástico de timón en la industria petrolera despidiendo a la directiva de Petróleos de Venezuela (PDVSA), acción catalizadora del golpe de Estado en su contra en abril de 2002.

Venezolanos

Durante el gobierno de Nicolás Maduro habrían salido más de 2.3 millones de personas por la crisis económica y social, estima la ONU.

Foto:

AFP

A su regreso, retomando la senda de un gobierno decidido al autoritarismo, luego salió relativamente airoso del paro petrolero que duró casi tres meses y terminó en febrero de 2003, por el que justificó el despido inmediato de 20.000 trabajadores de esa industria. Los despedidos no recibieron ninguno de los beneficios económicos establecidos en la ley del trabajo.

Se estima que en menos de un año al menos una cuarta parte de estos trabajadores –en su mayoría profesionales expertos con amplio know how del negocio de los hidrocarburos– se instaló en países petroleros o con interés en el área. Colombia fue uno de los beneficiados con esta primera oleada, mínima en comparación con la desbandada que recibe desde al menos un año y que oficialmente se estima en 550.000 personas.

Residencias otorgadas a venezolanos

Fuente: OIM, Acnur y Migración Colombia

Foto:

Internacional

Pero no fue sino a partir de 2006, con la reelección de Chávez y su promesa de profundizar la revolución con la implementación del ‘socialismo del siglo XXI’ que la migración empezó a tomar la forma de un fenómeno que crecería y se sostendría en el tiempo, según ha caracterizado el sociólogo Tomás Páez, quien ha estudiado en profundidad el movimiento.

En ese momento los migrantes buscaban escapar de una criminalidad desbocada y la perspectiva del estrechamiento de sus libertades y tenían la forma de una población profesional, esencialmente estudiada y con algún respaldo económico.

Fue en 2006, con la reelección de Chávez, que la migración empezó a tomar la forma de un fenómeno que crecería y se sostendría en el tiempo.

Con el tiempo, especialmente a partir de 2015, la migración venezolana ha trastocado en un aluvión de personas de todos los estratos académicos y sociales –con o sin recursos para emprender el viaje– tras la debacle económica incubada en tiempos del ‘comandante’, pero que ha alcanzado un macabro esplendor durante el mandato de Maduro.

Mientras algunos estudios internos como la encuestadora Consultores 21 estiman que la fuga de venezolanos llega a 5,5 millones de personas, Naciones Unidas asegura que esta cifra, para mediados de este año, suma los 2,3 millones de personas.

Venezolanos en Colombia

Fuente: OIM, Acnur y Migración Colombia

Foto:

Internacional

En cualquier caso, el número es alarmante y ya se siente en las calles venezolanas, sobre todo en las grandes ciudades como Caracas, otrora azotada por el tráfico, hoy más despejada entre la salida de personas y el estrechamiento del transporte público.

Al menos un tercio de las familias venezolanas tienen hoy a uno de sus miembros fuera del país, huyendo de la hiperinflación y la criminalidad, procurando esencialmente conseguir trabajo para enviar dinero al país. Colombia, Estados Unidos, España, Perú y Ecuador son los cinco principales destinos de los venezolanos en una fuga que no cesa.

Valentina Lares
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA