Venezuela

Maduro le abre minas de oro a Turquía a cambio de comida y medicinas

Nicolás Maduro autorizó a empresas turcas para que exploten los recursos minerales del país.

Recep Tayyip Erdogan y Nicolás Maduro

Encuentro entre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro.

Foto:

Reuters

Por: Valentina Larez Martiz
03 de diciembre 2018 , 05:57 p.m.

Desde el año 2010 se cuentan los primeros acercamientos de la “revolución bolivariana” con Turquía. Entonces tímidos y casi estrictamente diplomáticos
-apenas alguna reunión de una comisión mixta- desde hace dos años han tomado un ritmo tan intenso que hoy para Venezuela esa relación se perfila como una alianza de carácter tan estratégico como las que sostiene con China y Rusia.

La llegada del presidente Recep Tayyik Erdogan a Caracas, la noche de este domingo, y su visita de este lunes, es un acto de reciprocidad que confirma esta importancia.

Ya en julio de este año, Nicolás Maduro acudió a la toma de posesión de su colega turco, quien en mayo pasado (además de ser uno de los primeros en felicitar la cuestionada reelección de Maduro, y viceversa) confirmó, personalmente que desde su país se estaban enviando poco más de 300 contenedores con alimentos y medicinas para Venezuela, como parte de un nuevo capítulo de cooperación “para ayudar al pueblo venezolano”.

"Se está sometiendo a Venezuela y Turquía está al lado de Venezuela en esto", dijo el mandatario turco durante un foro de negocios, en clara alusión a Washington. "No se puede castigar a un pueblo entero para resolver desacuerdos políticos", sostuvo
Erdogan. 

En ese momento, el mandatario turco dejó claro que esta ayuda forma parte de un mecanismo que establecido con Venezuela para que el régimen de Maduro pueda evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos, entre mayo y junio del año pasado.

Sin embargo, este lunes, emocionado por las perspectivas de la alianza, quizá agradecido con su invitado, Maduro dio puerta franca a las empresas turcas para para que acudan a Venezuela a “explotar directamente” los recursos minerales venezolanos como oro, coltán y diamantes.

A cambio, Maduro recibió la respuesta que esperaba: “Nosotros vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela. Tenemos la capacidad, tenemos esa fuerza”, dijo satisfecho el presidente Erdogan.

La explotación “directa” del oro sería un paso adicional de beneficio para Turquía, que este año ha recibido en oro venezolano el equivalente a 779 millones de dólares, según cifras oficiales ofrecidas por el régimen de Maduro.

Ya en octubre del año pasado, Ankara y Caracas sellaron un primer gran acuerdo que compromete al segundo a enviar petróleo “con el objeto de atender las necesidades de la región mediterránea de Turquía”, así como apoyar el abastecimiento de combustible para la aerolínea estatal Turkish Airlines.

A cambio, el documento señalaba el compromiso de Turquía a establecer “un mecanismo de intercambio (trueque) para el suministro en términos favorables de infraestructura, medicinas, alimentos y otras necesidades de la República Bolivariana de Venezuela”.

Fue después de ese acuerdo que se profundizaron los contactos y se llegó a la extracción y entrega de oro venezolano a Turquía como garantía de pagos. Venezuela creó este año una empresa mixta con Turquía para la explotación del metal, igual que para la explotación del carbón en la región de Zulia.

En ambos casos Venezuela, según lo anunciado, se quedará con 55 por ciento de las ganancias, el resto queda en manos de empresas turcas.

Se está sometiendo a Venezuela y Turquía está al lado de Venezuela en esto

Unidos por el enemigo

Apenas establecidas las sanciones ordenadas por el presidente Donald Trump en junio de 2017, y siendo pública y notoria también su posición antiestadounidense, Venezuela vio en Turquía un socio con afinidad ideológica con amplias posibilidades de hacer negocios cuando el resto del mundo le daba la espalda tras la cuestionable instalación de la Constituyente y la fuerte represión a la disidencia policía en las protestas de ese año.

Desde Washington se prohibió a la banca del país -y a los inversionistas estadounidenses- transar bonos venezolanos, servir de mediador o establecer alguna relación comercial con el gobierno venezolano como castigo por su deriva autoritaria y violación constante de los derechos humanos. Las sanciones permiten todavía la compra de petróleo a Venezuela y ayuda humanitaria.

El acercamiento con Erdogan y su gobierno dio frutos muy pronto y ha supuesto un intercambio de más de 800 millones de dólares en la primera mitad de este año. Un monto como ese suma el intercambio de los años 2013 a 2017 entre ambos países.

El esquema cooperativo ha permitido también la sobrevivencia de las “cajas CLAP” que entrega el régimen venezolano a la población más vulnerable, pues en estas ya comienzan a verse alimentos de todo tipo -arroz, caraotas, atún, aceite- de marcas turcas.

Algunas investigaciones periodísticas de portales como 'El Pitazo', en Venezuela, demuestran que muchos de estos alimentos son importados por Turquía de terceros países como Etiopía o Bolivia para luego reempaquetarlos y venderlos a Venezuela.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA