Venezuela

Las dudas que genera el nuevo régimen cambiario en Venezuela

Pese a la anulación de la ley de Ilícitos cambiarios, no se sabe si el Estado sigue con el control.

Las dudas que genera el nuevo régimen cambiario en Venezuela

Las opiniones de los economistas apuntan a que la flexibilización es parcial.

Foto:

Reuters

07 de agosto 2018 , 10:55 p.m.

Con el anuncio del jueves de la semana pasada sobre la anulación de la Ley de Ilícitos Cambiarios, el régimen venezolano solo deja una cosa clara: cesará la persecución y penalización contra quienes negocien divisas (compraventa) dentro de Venezuela, una actividad que estaba reservada exclusivamente para el Estado desde el año 2013.

La anulación de la ley reconoce lo que está ocurriendo de facto en Venezuela, y es que cada vez son más las transacciones que se hacen en dólares o su equivalente en bolívares usando la referencia del ‘dólar negro’ para tratar de mantener alguna racionalidad económica en plena hiperinflación.

Los precios de bienes raíces, vehículos, pasajes, repuestos, insumos y citas médicas y hasta restaurantes no solo se establecen desde hace meses usando el precio del dólar paralelo, sino que incluso se pagan abiertamente a través de transferencias en dólares en cuentas extranjeras o con efectivo. “Puede pagar con débito, crédito o dólares si quiere”, susurraban los meseros de un bar caraqueño a sus clientes. Ahora hacen la oferta en voz alta.

Aunque despenalizar las transacciones en dólares constituye una flexibilización del sistema cambiario, todavía no está claro si significa el fin del control del Estado sobre las divisas del país.

El vicepresidente, Tareck El Aissami, dijo que “los actores económicos podrán ir a las casas de cambio y hacer operaciones cambiarias”. Pero hay preguntas sin responder: ¿cómo se establecerá el precio del dólar con la oferta y demanda?, ¿el Gobierno continuará estableciendo el precio?, ¿tiene el Estado la capacidad en divisas para ponerlas a disposición de las casas de cambio?

El Gobierno espera establecer un mercado dual. Uno con un tipo de cambio oficial con el dólar barato y otro con el dólar caro

Las opiniones de los economistas apuntan a que la flexibilización es parcial. Para el diputado opositor, José Guerra, “el Gobierno espera establecer un mercado dual. Uno con un tipo de cambio oficial con el dólar barato y otro con el dólar caro” y dijo que el Gobierno tendría el control sobre las transacciones y el precio de ambos.

El precio del dólar ‘más caro’ estaría cerca del precio de ‘dólar negro’, pero no garantiza que se elimine el mercado paralelo y, por ende, las distorsiones de la multiplicidad de precios.

La mayor pregunta de todas: la tentación de comprar divisas a la tasa más baja para luego revenderlas.

Así lo advierte Guerra. Para quienes no recuerden o no lo saben: entre 1984 y 1989 hubo un régimen dual con una tasa de cambio preferencial y otra particular. Se llamó Recadi y propició la corrupción más grande de la historia de Venezuela hasta que Chávez instaló el Cadivi y superó esa corrupción”, afirma.

El economista Luis Vicente León dice que cualquier intento del Gobierno de controlar el precio o las transacciones mantendría un mercado paralelo que daría al traste con la intención de estabilizar los precios, mejorar las importaciones y el abastecimiento. El Gobierno apunta a un sistema dual, pero no controlado del todo, dice.

El decreto no plantea un mercado abierto, libre, con cambio único y transparente, sino un mercado oficial y una flexibilización de operaciones con divisas de los privados en un mercado alternativo”, explica.

Esto último también venía ocurriendo. Según la firma Ecoanalítica, por la vía de los hechos y contrario a la entonces vigente Ley de Ilícitos Cambiarios de las escasas importaciones hechas por el sector privado en el 2017, el 53,4 por ciento se hicieron con dólar negro. En lo que va del 2018 esa cifra aumentó a 90 por ciento, lo que demuestra que es el dólar de libre circulación lo único que está moviendo la exigua economía venezolana ante la escasez de divisas.

El reconocimiento del presidente, Nicolás Maduro, del “fracaso de todos nuestros modelos productivos”, quedó claro en materia cambiaria.

La última ‘subasta oficial’ de dólares a precio controlado –el Gobierno tiene fijado el dólar a 172.800 bolívares por dólar, mientras que en el mercado paralelo un dólar se compra en 3,6 millones– repitió la entrega de montos prácticamente simbólicos: apenas 135.903 dólares para ocho empresas y 104 personas.

Valentina Lares
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA