Venezuela

Kevin Calderón, el músico venezolano que le dio un giro a su migración

El joven de 17 años logró con la viola interpretar a Mozart o Rossini en escenarios internacionales.

Kevin Calderón, músico venezolano

La escasez fue el principal motivo de la migración en el caso de Kevin pero la falta de comida es el recuerdo menos agrio de su pasado.

Foto:

Anadolu

Por: Anadolu
24 de octubre 2018 , 05:49 p.m.

La cantidad de migrantes venezolanos que se han desplazado a Colombia por la crisis humanitaria de su país se sitúa en cerca de 1.000.000 de personas, entre ellas Kevin Calderón. Con 17 años, el joven decidió abandonar su hogar en Maracaibo junto a su madre en 2016 y encontró en la música y en la viola la forma de olvidar lo que califica como una “expulsión” de su país.

El talento musical

Kevin, dos años después de su migración, es uno de los alumnos más aventajados de la Fundación Nacional Batuta que les ofrece formación musical a niños y jóvenes de escasos recursos o afectados por el conflicto, que viven en Colombia

La música le ha permitido a Kevin viajar a Italia y a Bogotá donde ha tocado la viola como parte de un grupo de 24 integrantes del proyecto Talentos Batuta al que acceden los jóvenes con más destreza dentro de la Fundación.

Solo dos años bastaron para que Kevin pasara de sufrir las condiciones humanitarias de su país a recorrer escenarios del mundo donde con la viola interpreta piezas que incluyen composiciones de los reconocidos Wolfgang Amadeus Mozart y Gioachino Rossini.

El joven talento afirma que el mayor logro de su carrera musical, que hasta ahora inicia, es haber viajado a Italia donde enamoró con los sonidos de su viola al público de localidades como Trento, Cavalese y Tione, al norte del país europeo, en el marco de una gira donde pudo conocer las ciudades de Verona y Venecia.

“Llegó el día del viaje y no creía que fuera a viajar a Italia. Ahí fue que dije: esto es lo mío. Nadie me saca de acá”, le relata Kevin a la Agencia Anadolu al lado de su viola que le cuesta soltar al menos por unos instantes y que se ha convertido en su pasaporte más efectivo en medio de los cambios de su vida.

La historia detrás del migrante

La historia de Kevin quien se perfila como uno de los jóvenes venezolanos más destacados en la interpretación de la viola tiene un pasado que su protagonista no duda en narrar pese a su rudeza y el deseo de olvido.

“Quiero dejar atrás la migración”, es el primer comentario de Kevin cuando se le pregunta sobre su salida de Venezuela. Habla de su desplazamiento con una mueca de tristeza que le da a su rostro un aire de madurez que contrasta con su juventud.

Kevin narra como episodios que lo obligaron a salir de Venezuela los cortes de electricidad que duraban un promedio de siete horas diarias, la escasez de agua, algunos desmayos que tuvo por la falta de comida y la longitud de los trayectos que recorría para conseguir utensilios de aseo.

Quiero dejar atrás tantas experiencias malas como lo fue la muerte de varios amigos. A uno lo asesinaron, y otro murió de leucemia en Venezuela porque no había tratamientos médicos

Para el joven talento, la comida empezó a escasear desde que falleció el expresidente venezolano Hugo Chávez y llegó al poder, Nicolás Maduro. “Ahí fue que se empezó a ver escasez de harina, de arroz, de caraota, de quesos, de jamón, de mantequilla, de leche, de productos básicos de aseo como cepillos de dientes, de crema dental, de desodorante, de sal y azúcar”, aseveró.

La escasez fue el principal motivo de la migración en el caso de Kevin pero la falta de comida es el recuerdo menos agrio de su pasado.

“Quiero dejar atrás tantas experiencias malas como lo fue la muerte de varios amigos. A uno lo asesinaron, y otro murió de leucemia en Venezuela porque no había tratamientos médicos”, aseguró el joven venezolano.

Kevin Calderón, músico venezolano

Kevin espera consolidar su carrera como músico en Talentos Batuta.

Foto:

Anadolu

Kevin considera que tuvo suerte en su migración y que sus condiciones de vida son mejores a las que han vivido cientos de compatriotas suyos durante sus desplazamientos a Colombia. “Cuántos venezolanos no se han muerto en el páramo de Santurbán, congelados por el frío porque no tienen donde dormir. Cuántos tienen esos pies con otra capa de piel de tanto caminar porque no tienen ni siquiera como pagar un transporte”, relató.

Después de dos años en Colombia y con las oportunidades que espera seguir teniendo por su manejo de la viola, Kevin se pone en el lugar de los venezolanos que como él deciden día a día salir de su país y afirma que sus compatriotas salen obligados.

“Yo recomendaría en lo que es la migración venezolana que por favor no nos traten mal. Nosotros no salimos de Venezuela de paseo. Eso fue una expulsión, prácticamente, porque era o morir en Venezuela o echarle bolas a la vida en otras partes”, detalló el joven venezolano.

Kevin condenó episodios de xenofobia que aseguró suceden en Colombia que van desde los comentarios en los que se afecta la dignidad de las mujeres venezolanas hasta las burlas por el acento.

Al referirse a los aspectos positivos de su migración a Colombia, Kevin solo mencionó el haber conocido la música. “Hasta que pisé Colombia descubrí que mi camino es la música. Mi camino es un pentagrama, un arco, una cuerda frotada. Esto es lo único que le agradezco al camino de la migración. No es fácil migrar”, insistió.

El joven talento de la música mencionó que los venezolanos que migran necesitan ayudas. “Me encantaría que apoyaran un poco más a los venezolanos que en verdad lo necesitan. No es fácil. Me encantaría que los dejasen rebuscar un poco más. Muchos no están acá permanentemente sino que buscan el medio para irse a otro país. Es solo comprenderlos”, concluyó.

Acompañamiento musical y apoyo financiero

Kevin espera consolidar su carrera como músico en Talentos Batuta que según sus creadores es una estrategia dirigida a estudiantes destacados de los procesos de formación musical de la Fundación que les brinda acompañamiento técnico musical de alto nivel y apoyo financiero.

Talentos Batuta inició con un grupo de 24 estudiantes de los centros musicales de la Fundación de los municipios colombianos de Puerto Asís en Putumayo;
Quibdó en Chocó, y Villa del Rosario, en Norte de Santander, donde vive Kevin, entre los 16 y los 20 años.

La Fundación Nacional Batuta espera que para 2021,100 jóvenes talentos del país hayan hecho parte del programa que tiene como uno de sus primeros beneficiados a Kevin Calderón, el venezolano que encontró en la música superar la migración.

Anadolu

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA