Galería
Venezuela 11 de febrero de 2019 , 05:23 p.m.

Los barberos venezolanos que trabajan en los andenes de Caracas

Ante la crisis, muchos decidieron no cerrar y se mudaron a las aceras.
Barberos venezolanos
EFE

Bajo los puentes, en los cruces de calles o en plena acera, los peluqueros de Caracas inundan la vía pública con improvisados puestos de trabajo en los que atienden a clientes y sortean la crisis que vive un país donde las barberías están lejos de ser lugares de peregrinación 'hípster'.

Barberos venezolanos
EFE

A la luz del sol o a la sombra recatada de un árbol, los peluqueros ofrecen sus servicios. Algunos montan una mesa plegable frente a una silla de barbero ya gastada.

Barberos venezolanos
EFE

Otros ya han avanzado junto a sus compañeros y han adaptado bajo el viaducto de las Fuerzas Armadas un improvisado salón de belleza en el que no faltan espejos, bancas para esperar tu turno, ni tampoco la música de rigor de una peluquería.

Barberos venezolanos
EFE

El servicio oscila entre 1.200 y 1.500 bolívares en efectivo o 2.000 con datáfono. Un costo que ronda los 50 centavos de dólar, según el día en la alocada tasa de cambio venezolana. El precio es notablemente inferior al de cualquier comercio convencional en el que deben pagar el alquiler de la butaca o dar un porcentaje de sus ganancias al dueño. Un lujo que no se pueden permitir.

Barberos venezolanos
EFE

Este barbero acomoda una mesa bajo un árbol en un cruce de calles, el lugar perfecto para limpiar su material de trabajo y esperar que los vecinos se acerquen. Su punto está ubicado entre edificios construidos por los últimos gobiernos y en los que abundan simpatizantes del 'chavismo'.

Barberos venezolanos
EFE

Entre los clientes y curiosos que se reúnen alrededor de estas barberías también hay mujeres a las que les ofrecen servicios de corte, sin embargo, "deben bajar con el pelo lavado" y depilación de cejas.

Barberos venezolanos
EFE

El grafiti del Libertador está inspirado en la estatua con la que se identifica Caracas a apenas 200 metros de esta barbería. Los clientes se ubican bajo el ruido de los vehículos que recorren cada día el puente sobre su cabeza, en pleno centro de la capital venezolana. 

Barberos venezolanos
EFE

Algunos de estos peluqueros son muy buscados por sus clientes, pues se han especializado en hacer dibujos en el cabello. Estas peluquerías, en pleno caos caraqueño, se ha convertido también en un pulmón de calma por el que caminan los ciudadanos.

Barberos venezolanos
EFE

"Si yo no trabajo mis hijos no comen. El día a día es así: uno le va echando pichón (valor) a la vida", afirma el peluquero mientras corta el pelo de un cliente improvisado. Es uno de los pocos taxistas que recorren la ciudad y ha tenido que detenerse para que se le enfríe el motor.

Barberos venezolanos
EFE

"La relación con el cliente es más agradable", comenta el peluquero que acaba de retomar su trabajo en la calle después de hacerlo durante algún tiempo en un establecimiento en el que "no podía dialogar con mucha gente".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA