Venezuela

Caótica: así fue la jornada para ingresar ayuda a Venezuela

Guardia dispersó la cadena humana con gases y perdigones. Camiones con ayuda fueron incinerados. 

AUTOPLAY
Así va el “Día D” en la fronteraDesde la tanqueta a primera hora, hasta la quema de un camión, los hechos que han marcado el día.
Camiones quemados con ayuda humanitaria en la frontera

Archivo particular

Por: Sandra Ramírez Carreño
26 de febrero 2019 , 01:55 p.m.

Todos tienen los ojos rojos y lagrimean. Muchos de los que pedían hace unas horas a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el fronterizo Puente Internacional Simón Bolívar, que se permitiera el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela son hombres y mujeres que llevan manifestándose en contra de la crisis venezolana y del régimen de Maduro por años.

Esta vez hacen parte de los voluntarios que intentaron persuadir a los miembros de la GNB para que no bloquearan la frontera que conecta a Cúcuta con San Antonio. Y pese a que lo intentaron de una manera pacífica y mientras sostenían banderas de Venezuela de papel, junto a otros cientos de venezolanos, las autoridades de ese país respondieron con gases lacrimógenos que los hicieron correr, como ya lo han hecho tantas veces, para huir del químico que quema la cara, los ojos y la garganta.

"Queremos que entre la ayuda humanitaria, que es necesaria y que tanto pide el pueblo venezolano. Yo le pido a Maduro que cese y renuncie", le dice a EL TIEMPO un manifestante venezolano de 27 años conocido como 'Sabana'.

Y mientras de lado venezolano suenan los disparos de los perdigones y los lacrimógenos, y los gases llegan hasta el lado colombiano del puente, aquellos que se enfrentan a la GNB se muestran más fuertes, pese a que con el paso del tiempo hay más heridos.

"Mi familia me mantiene acá. Todos están fuera de Venezuela. Mi hermano acabó de tener su hija en Perú. Cosas como esa le hace doler y entristecer el corazón a los venezolanos de afuera. No podernos abrazar, compartir navidades y fiestas juntos", agrega.

Ante la adversidad, los manifestantes han entonado varias veces el himno de Venezuela, un canto que los hace llevar el pecho en alto cuando deciden enfrentarse de nuevo a los guardias venezolanos que al mediodía ya estaban acompañados de colectivos chavistas. "Tengo muchísimo miedo, pero ya es como costumbre que reaccionen así (las autoridades venezolanas), participar en Venezuela en estos eventos y tragar lacrimógenos. Es como una rutina", asegura una venezolana de 25 años que cubría su rostro con una pañoleta.

Como llevan manifestándose por tantos años, sus cuerpos están marcados con las cicatrices que les han dejado los perdigones que han impactado en su cuerpo durante las protestas contra el régimen. Uno de ellos tiene al menos ocho. "Yo sí sé que es aguantar eso", dice.

Otro venezolano de Caracas de 27 años, cuenta que lleva protestando desde el 2007, cuando cerraron Radio Caracas Televisión, y que estuvo preso dos meses en el Sebin, en 2017. Fue él quien, previendo la reacción de las autoridades venezolanas, le advirtió a su madre en la mañana que si lanzaban gases en contra de los voluntarios que buscaban el canal humanitario corriera inclinada hacia adelante con las manos en la cintura para evitar que otros le cerraran el paso.

¿Por qué después de estar en la cárcel por protestar sigue acá? "Porque para mí esto es como un sueño. Un sueño de la Venezuela libre, de ver que mis amigos vuelvan, de que la gente con la que trabajo tenga cómo comer, cómo cuidar a sus hijos, las medicinas. Es un sueño que vamos a cumplir a capa y espada", dice.

En la tarde, el cantante venezolano Nacho les mandó un mensaje a los que esperaban que los cuatro camiones que llegaron al puente con ayuda humanitaria pudieran pasar la frontera. "Jamás nadie puede decir que fracasa si realmente está siempre en el intento", dijo Nacho al pedir que no se cometieran actos de vandalismo. "Traten de actuar con el corazón, que nos ayuden a hacer que Venezuela sea libre. Pa' lante. Mantengamos nuestro espíritu. Esto es el comienzo de la victoria", dijo.

Pero entre los están en el puente la moral sigue intacta."Yo creo que llegó la hora. Mañana Venezuela amanece distinta", afirmó una de las manifestantes.
"Aquí vamos a seguir", sentenció otro de ellos. "Demostrándole al régimen que el pueblo venezolano merece la paz".


Sandra Ramírez Carreño
Subeditora internacional
Enviada especial de EL TIEMPO
Cúcuta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA