Medio Oriente

‘No hay duda de la existencia del Estado palestino’: Abuchaibe

La abogada internacionalista habló del reconocimiento hecho a Palestina por Colombia.

Heidi Abuchaibe

Heidi Abuchaibe, abogada internacionalista, habló del reconocimiento hecho por Colombia y de la situación actual que se vive en Palestina.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

12 de septiembre 2018 , 12:11 a.m.

La abogada internacionalista y experta en justicia transicional Heidi Abuchaibe habló con EL TIEMPO sobre el reciente reconocimiento que Colombia hizo del Estado Palestino.

¿Hace cuánto están los palestinos en Colombia?

Se puede hablar de tres oleadas de migración palestina en Colombia. Una primera, a finales del siglo XIX y que es una migración más de carácter comercial, en búsqueda de nuevas oportunidades.

Una segunda, en las proximidades de la Segunda Guerra Mundial, después de los años cuarenta, cuando se genera la mayor migración en Palestina. Y una tercera, en los 80. Se calcula que la población palestina en Colombia está entre las 90.000 y 130.000 personas, contando estas tres generaciones.

¿Hay vínculos de los colombo-palestinos con sus familias en Palestina?

Sí. Existen familias palestinas que migraron completas. Algunas de ellas, de esa primera ola, se fueron radicando en otros países. Muchas han perdido contacto con las familias allá. Sin embargo, existen otras en las que algunos se quedaron y otros no, y se ha mantenido el vínculo.

¿Palestina es un Estado?

No hay duda de la existencia del Estado palestino. Para que exista un Estado se requiere una corroboración de elementos fácticos: la existencia de una población, de un territorio y de un gobierno. Pero la corroboración de esos elementos siempre lleva un componente también político, que está enmarcado en el reconocimiento de otros sujetos de derecho internacional.

En el caso palestino, en el momento en que se da la resolución 181 (1947) –que no es de carácter vinculante ni obligatorio–, esa comunidad internacional naciente en el seno de la ONU, conformada solo por 50 Estados, toma la problemática que está sucediendo en Palestina y la ola migratoria judía hacia Palestina, y propone la partición.

Desde 1945 se crea la Carta de la ONU bajo parámetros como reconocer la autodeterminación de los pueblos. Muchos Estados nuevos estaban surgiendo, excolonias que estaban logrando la autodeterminación. Bajo ese cimiento surge esa nueva comunidad internacional. Palestina estaba en el primer grupo de países madurados políticamente para llegar a tener la capacidad de ser Estado.

Inicialmente no se le otorga ese estatus porque desde la misma partición empieza el conflicto palestino-israelí, y es solo en el 88 cuando se autoproclama como Estado, pero ya desde el 74, a la Organización para la Liberación de Palestina se la reconocía como representante del pueblo palestino en el exilio.

Ahí hay que distinguir dos cosas: que la soberanía no recae en el Estado o en un gobierno, la soberanía recae en el pueblo, y que históricamente no solo se reconocía que existían todos los parámetros para constituirse como Estado, sino que también se reconocía al pueblo palestino con su identidad y su derecho a la
autodeterminación.

Es más, cuando la resolución 187 habla de crear un hogar judío en Palestina, eso es parte del reconocimiento de un territorio llamado Palestina, donde vivía una población de palestinos y que tenía un gobierno, por supuesto, bajo mandato británico en su momento, pero que tenía autoridades locales y madurez política para lograrlo. Desde entonces, se ha dado el reconocimiento de múltiples Estados.

Para llegar a la actualidad, a 139 que reconocen a Palestina. La existencia del Estado palestino siempre ha sido reconocida. En la ONU es un Estado observador no miembro.

Es muy importante hacer énfasis en que pareciera que no importa que son muchos Estados, pues no son los países occidentalizados. Esa negación de la existencia del Estado palestino, a partir de que algunos Estados no lo han reconocido, entre ellos algunos europeos o EE. UU., parece una remembranza de una concepción del derecho internacional clásico, que se había superado en 1945, y son términos del colonialismo.

¿Por qué es importante el reconocimiento que hace Colombia?

No es la importancia del reconocimiento en sí mismo, sino el alcance que se le da. Israel perdió la batalla hace mucho tiempo de generar presión en su relación bilateral con muchos Estados, en supeditar cualquier relación comercial al no reconocimiento de Palestina.

Entonces, en la práctica, el efecto es nulo, mínimo. Lo que más generó impacto fue más un elemento que tiene que ver con la forma. Para muchos parecía que fue una acción a escondidas de un gobierno saliente, en un momento coyuntural. Colombia tiene una misión diplomática hace 22 años de Palestina, sin ningún tipo de afectación, pero para Israel era un punto de honor porque era el único país de Suramérica que mantenía esa restricción.

¿Cómo recibió la comunidad palestina el reconocimiento?

Fue una sorpresa bastante grata porque durante muchos años se venía realizando toda una gestión no solamente de carácter diplomático, sino de solicitudes y reivindicaciones que venía haciendo la misma comunidad. Colombia estaba en mora y no podía seguir con un discurso contradictorio. El actuar israelí es de carácter ilegal, y Colombia no podía seguir guardando silencio frente a una problemática que ya escapa simplemente de las relaciones bilaterales.

¿Qué significa ese reconocimiento en Latinoamérica?

Colombia no solamente entra en sintonía con el actuar de los demás países de América Latina, que en ningún caso implica una posición política de izquierda o de derecha. Implica un reconocimiento de una situación fáctica, clara, frente al comportamiento que ha tenido la comunidad internacional respecto a una problemática que esta misma generó. Es un falso dilema generar esa coyuntura de izquierda y derecha. Hay países que estando en gobiernos de derecha también lo reconocieron. 

¿Cuál es el vínculo de los palestinos con su territorio?

Palestina ha existido desde siempre. Históricamente se ha reconocido como territorio palestino. Por supuesto, con múltiples oleadas migratorias en muchos momentos de la historia. Pero en el momento de lo que denominamos la existencia del derecho internacional moderno, en el que la Constitución como tal de Estados hace el reconocimiento de un poder soberano en un pueblo, se denominó Palestina el territorio, palestinos aquellos que vivían ahí, donde confluían varias religiones, distintos elementos culturales, pero que tenían una única identidad nacional, y era ese vínculo con la tierra palestina.   

¿Cómo se vive en los territorios palestinos?

Es lo trágico de la cotidianidad del palestino que habita en Palestina, todavía llamada la Franja de Gaza o Cisjordania, pero, además, las poblaciones palestinas que todavía hoy, después de 70 años, viven en campos de refugiados, en los territorios fronterizos. La situación de confinamiento es insoportable, y la de sometimiento.

Más del 90 por ciento de los hombres palestinos, después de los 12 años, han estado alguna vez bajo algún tipo de detención preventiva. Son unas medidas que psicológicamente buscan generar el terror.

El caso de la Franja de Gaza es peor. Son 10 años en una cárcel a cielo abierto, sin ningún tipo de acceso a bienes, servicios, la posibilidad de movilidad. Existen todas las restricciones de los derechos, a la integridad, a la vida, a la salud. Miles de derechos vulnerados, sin justificación.

¿Por qué no se logra un gobierno de unidad?

Hoy existe la unidad nacional, por supuesto, a la fuerza. Querer condicionar la existencia de un Estado o el reconocimiento de un Estado a que exista unidad nacional es otra falacia. Siempre hay ideologías de carácter político y que, además, tienen origen en la forma de resolver el conflicto.

La existencia de Hamás es una existencia reciente y surge de la inoperancia del sistema internacional. Eso ha generado disidencias, grupos extremistas, como los hay en Israel. Querer unificar toda una nación o una población alrededor de una sola ideología política es contrario a la existencia o al reconocimiento de una comunidad, que puede ser diversa y tener distintos puntos de vista. Eso ha llevado a que en elecciones populares Hamás haya llegado al poder.

Israel no solo ha sabido manejar eso, sino que ha contribuido a esa disputa. Cada vez que han llegado a un momento de unidad nacional, ha sido Israel el que ha tratado de romperla, negociando de manera diferenciada con unos y otros, generando fricciones entre la comunidad y sus dirigentes y cortinas de humo alrededor de la violencia. Claro, es condenable cualquier acción de cualquier actor político o armado a través de acción de terrorismo o de violación del Derecho Internacional Humanitario o los DD. HH., y debe ser condenado por cualquiera de las partes.

¿Qué tan probable es llegar a un acuerdo de paz?

Es imposible hablar de verdadera voluntad política para la generación de un acuerdo. El momento más próximo a un acuerdo se dio con los acuerdos de Oslo, y fue un extremista israelí quien mató a (primer ministro israelí Yitzhak) Rabin.

Pero no solo eso, sino que a partir de ahí ha habido una negación a detener los asentamientos. Si hubiera verdadera voluntad, se partiría por lo menos por detenerlos, por sancionar los excesos de la utilización de la fuerza, por limitar acciones como las detenciones ilegales o los abusos contra la población palestina en el territorio, para así generar un nuevo diálogo.

Bombardeos en Gaza

18 palestinos resultaron heridos por un ataque israelí a un edificio en Gaza que fuentes palestinas definen como un centro cultural y el Ejército de Israel considera un edificio usado por Hamás

Foto:

Haitham Imad / EFE

EE. UU. retiró la ayuda para los refugiados, ¿qué impacto tendrá esa decisión?

Esto demuestra la falta de voluntad de un acercamiento o de una situación de negociación en condiciones de igualdad. Palestina no tiene ninguna capacidad, por la ocupación, de poder ejercer sus derechos, de tener relaciones comerciales o políticas.

Por lo tanto, ha tenido que vivir en un porcentaje importante, de la cooperación internacional o de las actividades que ha organizado la ONU. Eliminar los recursos lo único a lo que lleva es a mayor violencia; lo único que se puede generar es mayor desespero en una población que está pidiendo el reconocimiento de sus derechos.

Hoy, el hecho de tener a la mayor parte de los países del mundo reconociendo a Palestina lleva a Palestina a poder negociar de manera igualitaria con Israel. Sin embargo, este tipo de acciones de EE. UU. lo que buscan es volver a generar ese desequilibrio entre la igualdad de dos partes en una mesa de negociación.

¿Por qué los palestinos no aceptan la ley del Estado-nación judío?

Por los efectos que tienen los nacionalismos y, sobre todo, cuando están ligados a una etnia o a una religión, lo que convierte al Estado Israelí en un apartheid moderno, lo cual no es nuevo. No hay que olvidar que Jerusalén del Este sigue siendo palestina ni que el 20 por ciento de la población en Israel es palestina, aunque ellos simplemente los quieran denominar árabes israelíes. Hoy, esos árabes israelíes, y con esta ley aún peor, son ciudadanos de segunda categoría porque no tienen los derechos de Israel.

¿Qué espera la comunidad del nuevo gobierno Duque?

Las expectativas son todas positivas. Desde el ámbito nacional, se espera que la misión diplomática permita un mayor ejercicio de la protección de los servicios diplomáticos que tiene la población palestina o colombiana, aquí y allá. Además, internacionalmente tiene una significación muy importante, pues esperamos que este gobierno no solo lo mantenga, sino que lo fortalezca frente a la posibilidad de una paz negociada en Oriente Próximo.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA