Más Regiones

Abusos a monjas en Iglesia, escenario histórico de violencia de género

El escándalo, que ya había sido reportado por religiosas, cobró fuerza con palabras del Papa.

Monjas de la marihuana

El ungüento es el producto más solicitado y llega por correo a todos los rincones del mundo.

Foto:

Lucy Nicholson / REUTERS

Por: Redacción APP
08 de febrero 2019 , 11:25 a.m.

Las palabras del papa Francisco en su vuelo de regreso de Abu Dabi a Roma, con las cuáles reconoció los abusos a monjas por parte de curas, calaron en los oídos de la humanidad pese a que varias religiosas, valientemente, ya habían denunciado en otras ocasiones lo sucedido y a sus agresores, ante las autoridades del Vaticano. Ante esta situación, surge la duda de ¿por qué el papa eligió este momento para hablar del tema?

La respuesta a esta pregunta podría encontrarse entre el 2017 y 2018, años bastante particulares, dada la explosión mundial del movimiento #MeToo (Yo también), con el que cientos de miles de mujeres, actrices y personalidades se apalancaron para empezar a denunciar los diferentes abusos sexuales de los que habían sido víctimas, dejando en el ojo del huracán a más de una reconocida figura e institución.

Con ello fueron saliendo a la luz otros escándalos, en variados escenarios, como colegios, universidades, equipos deportivos, empresas de televisión, entre otros, que han ido visibilizando la violencia que se ejerce contra la mujer, y que, por supuesto, ha sido una construcción histórica que parece estarse rompiendo con la llegada del #MeToo.

Este tipo de inequidad resulta particularmente dolorosa cuando sus protagonistas son curas, de quienes se esperaría respeto por los demás

La Iglesia Católica no ha sido ajena a esta polémica, y el reconocimiento de abusos en contra de las monjas por parte del Papa, para muchos, solo denota la increíble fuerza que tomó el movimiento de denuncia. En este caso, el suplemento femenino de L’Osservatore Romano, “Donna Chiesa Mondo”, dirigido por Lucetta Scaraffia, fue uno de los medios que más presión ejerció para que las autoridades del Vaticano volearan su mirada hacia semejantes barbaries por las que durante años tuvieron que pasar sus religiosas.

"Es un asunto que, lamentablemente, refleja y evidencia la tremenda inequidad, tantas veces violenta, que existe en las relaciones entre hombres y mujeres como relación de poder, de dominación–dependencia e incluso de sumisión por parte de las mujeres", dijo a la Redacción App la teóloga Isabel Corpas.

Según la experta, "este tipo de inequidad resulta particularmente dolorosa y vergonzosa cuando sus protagonistas son personas (curas) de quienes se esperaría respeto por los demás y cuyas víctimas son, en este caso, monjas, pero también niños y seminaristas".

Monjas de la marihuana

El sumo Pontífice admitió los abusos tras las declaraciones que hicieron varias monjas en la revista del vaticano para mujeres.

Foto:

Lucy Nicholson / REUTERS

Varios intentos de visibilización

Cabe resaltar que los abusos hacia las monjas no son un tema nuevo y que varios han sido los intentos durante los últimos años por visibilizarlo. Por ejemplo, en el año 2003, la Universidad de St. Louis, reveló un estudio en el que se reveló que el 40 por ciento de las monjas de Estados Unidos habían sido objeto de abusos sexuales, a menudo por sacerdotes y otras religiosas. 

El St. Louis Post-Dispatch indicó en su momento que el sondeo, que fue realizado en  1996, es decir ocho años antes, no había podido ser divulgado porque la jerarquía católica temía que los resultados desataran un escándalo. En ese entonces mostró que unas 34 000 monjas de todo el país pudieron haber sufrido alguna forma de abuso sexual.

"En Chile también se empezó a hablar de violencia contra las religiosas desde el año pasado, y se les reconoció como “víctimas de abuso sexual, de poder y de conciencia”, lo que le dio a este delito la connotación de abuso de poder", analiza Corpas.

Uno de los casos más recordados es el de Yolanda Tondreaux, una religiosa perteneciente a la congregación de derecho diocesano Hermanas del Buen Samaritano, ubicado en la comuna de Molina, región del Maule, en el centro de Chile.

Tondreaux denunció que apenas empezó a utilizar los hábitos "Un sacerdote se me acercó, me tocó el pecho y me dio besos en la cara llegando hasta los labios".

Tras el hecho, acudió de inmediato ante la madre superiora, Patricia Ibarra para denunciar al sacerdote, pero fue tratada de mentirosa y se le ordenó confesarse con  el mismo cura que había denunciado. 

"Las chicas jóvenes se fueron del convento por lo mismo, porque habían curas que las manoseaban", reveló Tondreaux el año pasado al medio chileno TVN. Además denunció haber presenciado el pago de 37.000 dólares a sacerdotes que eran sindicados de abusar sexualmente de otras personas; que cerca de 23 monjas habían sido retiradas de la comunidad por comunicar el abuso del que habían sido víctimas y sin ningún tipo de indemnización económica.

De igual forma, en noviembre del año pasado la Union Internacional de las Superioras Generales (Uisg), difundió una declaración en la que expresó “profunda tristeza e indignacion” por las formas de abuso que prevalecen en la Iglesia y en la sociedad de hoy, exhortando a las religiosas victimas de abusos, a denunciar el hecho no solo ante la Superiora de la propia Congregación y a las autoridades eclesiales, sino también a la policía".

La UISG, formada por dos mil Superioras Generales de Congregaciones femeninas en todo el mundo –en representacion de mas de 500 mil religiosas-condena la cultura del silencio y del secreto, “a menudo bajo la apariencia de proteccion de la reputacion de una institucion o como parte de la propia cultura”.

La misiva fue entregada justo después de que se registrara un grave caso de violencia sexual contra algunas monjas cometido por el obispo de India, Frfanco Mulakkal, arrestado y procesado por las autoridades locales. En dicho caso, el mismo Papa Francisco tuvo que remover de su cargo al prelado, aunque no lo redujo al estado laical.

La guerra, otro espacio de abuso contra las religiosas

Los abusos sexuales en contra de las monjas no solamente han ocurrido en la historia por parte de sacerdotes o miembros de la comunidad religiosa. En medio de los distintos conflictos mundiales, donde ellas han participado tratando de ser mediadoras, voluntarias e incluso enfermeras, entre otros roles, cientos de mujeres de las distintas comunidades religiosas han sufrido todo tipo de abusos.

Aunque son varios los ejemplos que se pueden traer a a colación en este tema, se puede recordar el de las monjas embarazadas por el Ejército Rojo en Rusia. Historia dolorosa que incluso terminó siendo inspiración para la grabación de la aplaudida película 'Las inocentes'. 

Los miembros de las Fuerzas Armadas de la Unión Soviética cometieron dichas atrocidades entre 1919 y 1991 y, al ponerse punto y final conflicto, dichas tropas asaltaron un monasterio cerca de Varsovia, se instalaron allí durante varios días y  aprovecharon para abusar de las novicias como quisieron. Muchas de ellas quedaron en embarazo y se vieron obligadas a esconder su estado de la Iglesia para mantener en pié el convento. 

Redacción APP

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA