Más Regiones

La responsabilidad de mantener el orden y la estabilidad mundial

Nuevas circunstancias en el Viejo Continente obligan al replanteamiento de la Unión Europea.

La responsabilidad de mantener el orden y la estabilidad mundial

Polonia está dividida entre los que desean la continuidad en la UE y los grupos antieuropeos.

Foto:

Beata Zawrzel / AFP

Por: Shlomo Ben Ami*
04 de agosto 2018 , 09:20 p.m.

Cuando en 1957 se fundó por el Tratado de Roma la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea (UE), la narrativa que la definía era que la integración económica contribuiría a alentar el crecimiento, fortalecer la democracia y enterrar los fantasmas del pasado violento de Europa. Es decir, el objetivo de inmunizar a Europa contra el nacionalismo, el populismo y el autoritarismo era inherente al proyecto de integración europea después de la Segunda Guerra Mundial.

Pero el desorden provocado por la crisis financiera de 2008–2009, y las medidas de austeridad que le siguieron, debilitaron las promesas fundacionales de la UE y crearon condiciones para el regreso de ideologías tóxicas. Para que la solidaridad europea sobreviva a este desafío, se necesita con urgencia una narrativa nueva.

El resurgimiento del populismo contribuyó sin duda el anonimato de las instituciones de la UE, que las diferencia de las instituciones de bienestar tradicionales del Estado nación. Por esto, las autoridades de la UE deben encarar iniciativas con mayor responsabilidad social que promuevan la distribución de la riqueza, el bienestar y los derechos de los trabajadores.

Pero, por sí solo, un pacto socioeconómico mejorado para los ciudadanos de la Unión no evitará la fractura del proyecto europeo. Los lazos comunitarios son capaces de soportar tensiones económicas, pero se disuelven cuando no se respetan los valores compartidos y se pierde la idea de pertenencia. Los fracasos actuales tienen que ver con la incapacidad colectiva para crear lo que Winston Churchill llamó “la familia europea”, vinculada por un sentido compartido de “patriotismo y ciudadanía común”.

Si Estados Unidos logra permanecer unido tras los estragos de la predatoria presidencia de Donald Trump, será gracias a la resonancia emocional del ‘Sueño Americano’ y la lealtad compartida a la promesa (consagrada en la Carta de Derechos de la Constitución de los EE. UU.) de un disfrute igualitario de la libertad individual. Pero los europeos carecen de esa forma de vinculación, y crearla no será fácil, especialmente con casos secesionistas como el de Cataluña.

El objetivo de la ampliación de la UE después de la Guerra Fría era consolidar los valores compartidos del bloque para las generaciones futuras. Pero en vez de eso, el fortalecimiento de políticos populistas en Europa central y oriental ha convertido la ampliación en una amenaza para el bloque. La actual divisoria este-oeste plantea una pregunta inquietante: ¿Tienen las fronteras externas de Europa alguna base más profunda que la mera geografía?

Los organismos multilaterales siempre pueden cambiar de rumbo en respuesta a nuevas realidades. Por ejemplo, en las últimas tres décadas la Otánmodificó su mandato dos veces: la primera fue al terminar la Guerra Fría, cuando su doctrina estratégica fundacional perdió relevancia y, más cerca en el tiempo, para cubrirse contra el revisionismo ruso.

Las autoridades de la UE deben encarar iniciativas con mayor responsabilidad social que promuevan la distribución de la riqueza, el bienestar y los derechos de los trabajadores

Pero la débil respuesta de las principales potencias europeas a la tendencia iliberal en Europa central y oriental no constituye una corrección de rumbo, sino que encarna un pragmatismo desprovisto de principios. A menos que cambie el statu quo, los Estados más orientales de la UE (en particular Polonia, donde la idea de un ‘Polexit’ viene ganando terreno) podrían retirarse de la UE para formar una alianza más autocrática con Eurasia.

El populismo autoritario no es una desviación del proceso democrático; siempre ha sido su inevitable acompañante. Ahora que la UE parece incapaz de detener su ascenso ni siquiera en los miembros fundadores del bloque, para mantener la cohesión será necesaria una nueva narrativa paneuropea que incorpore las diversas historias e idiosincrasias políticas nacionales.

Esto implica prestar atención a las políticas iliberales promovidas por el líder de facto de Polonia, el presidente del partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski y por el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y mantener un diálogo continuo en relación con ellas. Mientras el péndulo democrático pueda funcionar, las políticas son reversibles. Ni siquiera Trump es eterno, como destacó el presidente francés Emmanuel Macron.

Si la “comunidad imaginada” de la UE en cuanto colectividad predominantemente católica moldeada por la historia del imperio occidental medieval de Carlomagno puede todavía hacer lugar (aunque con dificultades) a sus miembros orientales iliberales, también puede hacérselo a la Turquía de mayoría musulmana, donde una nada desdeñable oposición defiende con tenacidad una visión secular kemalista para el país. Además, pese a la concentración de poder en manos del presidente Recep Tayyip Erdogan, que dio a la dirigencia europea un pretexto para suspender el pedido de ingreso de Turquía, Erdogan sigue defendiendo la pertenencia a la UE.

La incapacidad de Europa para crear una narrativa común dañó su ventaja de “poder blando” sobre Estados no democráticos como China y Rusia. Demasiado confiada en las garantías de seguridad dadas por EE. UU., Europa se apresuró a abrazar la fantasía de un mundo “poshistórico” en el que todos los conflictos se resuelven en forma pacífica y el poder militar es innecesario.

Es verdad que la mayor fortaleza de la UE sigue siendo su capacidad para defender los ideales democráticos y proyectar valores progresistas. Y en momentos en que gran parte de Europa está rodeada por fuerzas iliberales, y que EE. UU. abandona sus responsabilidades globales, a la UE la dejaron sola para defender lo que queda del viejo orden.

Pero para poder inspirar, Europa también necesita intimidar. Por ejemplo, si la UE hiciera frente a la agresión rusa, el bloque tendría más ascendiente sobre los Estados de Europa oriental, especialmente aquellos cuyos gobiernos parecen felices de gravitar hacia la esfera de influencia rusa. El presidente Putin siempre ha sabido usar la historia al servicio de su propia narrativa política. Es necesario que la UE se muestre igualmente capaz de hacerlo.

Shlomo Ben Ami*
* Ex ministro israelí de Asuntos Exteriores, es vicepresidente
del Centro Internacional de Toledo para la Paz, España, y autor del libro ‘Cicatrices de guerra, heridas de paz: la tragedia árabe-israelí’ (2006) .

Mientras el péndulo democrático pueda funcionar, las políticas son reversibles. Ni siquiera Trump es eterno, como destacó el presidente francés Emmanuel Macron

Italia, ¿el inicio de la ruptura silenciosa de Europa?

Hace apenas dos meses que el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y la Liga (de derecha) formaron gobierno en Italia, pero no es demasiado pronto para ver lo que puede implicar su férrea postura antieuropea.

La coalición M5E/Liga es el primer caso de un gobierno abiertamente contrario a la UE que llega al poder en uno de los Estados fundadores del bloque. Aunque su postura radical es, en parte, respuesta al deslucido desempeño de la economía italiana, esta clase de política antisistema ha prendido también en otros países. Lejos de ser una excepción, Italia puede ser preanuncio de lo que aguarda a la Unión Europea.

Recién llegado al poder, el nuevo gobierno italiano adoptó una política de mano dura contra la inmigración. Matteo Salvini, líder de la Liga y actual ministro del Interior, fustigó a la UE por dejar a Italia sola frente a la llegada de solicitantes de asilo y obligó a los Estados miembros “centrales”, como Alemania, a considerar la búsqueda de soluciones negociadas al problema. Pero una estrategia cooperativa parece todavía muy lejana.

Lo más probable es que los gobiernos que simpatizan con la postura de Salvini sigan aplicando unilateralmente políticas que pueden poner en riesgo el sistema Schengen (que hace posible viajar por la mayor parte de la UE sin mostrar el pasaporte) y así limitar la inmigración.

En tanto, en materia económica, el nuevo gobierno ha impulsado una política que revierte algunas de las reformas implementadas por el gobierno de centroizquierda del ex primer ministro Matteo Renzi. En concreto, la norma que dificulta el despido de trabajadores con contrato permanente y limita la contratación temporal. Un análisis realizado por el Instituto Nacional de Previsión Social (estatal) predice que esta ley provocará la destrucción de empleo, con efecto negativo sobre el presupuesto nacional. La respuesta del Gobierno fue amenazar con despedir al presidente de la institución.

Pero, aunque los objetivos inmediatos del Gobierno italiano se centran en cuestiones internas, sus políticas tendrán consecuencias en Europa y lo más probable es que mantenga su actitud de confrontación con la UE.

Pero ¿hacia dónde apunta esto? Es posible que, como los resurgentes partidos nacionalistas de otros Estados miembros, la coalición M5E/Liga esté tratando de impulsar la conversión de la UE en una federación más laxa, con restitución de atribuciones a las naciones europeas.

Pero eso aumentaría la inestabilidad de la eurozona: sin reglas compartidas y políticas coordinadas, el euro, entre otras cuestiones, es insostenible.

Italia es la prueba de que sin avances hacia una unión cada vez más estrecha, una desintegración silenciosa puede estar a la vuelta de la esquina.

Lucrezia Reichlin BOLONIA
Copyright: Project Syndicate, 2018.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA