Galería
Más Regiones 22 de julio de 2018 , 01:42 a.m.

Las 4 mejores fotos de viaje, según National Geographic

Las imágenes participaron en el concurso Travel Photographer of the Year, dividido en 3 categorías. 
NATGEO 1
National Geographic.

‘Formación’
Elegida por los internautas como la mejor en la categoría naturaleza.

Tomada por el alemán Niklas Weber en Camaronal (Costa Rica). Cada día, decenas de carros se detienen cerca del puente sobre el río Tárcoles, en la provincia de Puntarenas, para observar los cocodrilos que se agrupan unos 20 metros más abajo (se calcula que el río tiene unos 25 cocodrilos por kilómetro cuadrado). La novedad de esta imagen es que fue tomada con un dron, desde un ángulo muy atractivo. “Mi corazón latía como loco –recuerda Weber–. Por un lado, me asustaba que le pasara algo al dron y, por el otro, estaba feliz por ese momento único”.

NATGEO 2
National Geographic.

‘Sirena’
Ganadora del Gran Premio, dotado con 10.000 dólares.

La foto, inscrita en la categoría naturaleza, fue tomada por Reiko Takahashi cerca de la isla de Kumejima. Esta mujer, que hasta el año pasado trabajaba como ingeniera de semiconductores y ahora se dedica a la fotografía submarina, cuenta que la imagen corresponde a la cola de un ballenato de la especie jorobada o yubarta, que por un momento se separó de su madre para saltar y chapotear cerca de los buzos.

NATGEO 3
National Geographic.

‘Otro día lluvioso en Nagasaki (Japón)’
Ganadora en la categoría ciudades. 

Tomada por Hiro Kurashina. Se trata de una vista de la calle principal de la ciudad japonesa de Nagasaki captada desde un tranvía, explica el fotógrafo. En su opinión, esta imagen tranquila contrasta con los congestionados centros urbanos de ese país, como Tokio y Osaka. Cada uno de los ganadores en las tres categorías (naturaleza, ciudades y gente) recibió 2.500 dólares.

NATGEO 4
National Geographic.

‘Cultura del té’
Ganadora en la categoría gente

Tomada por Alessandra Meniconzi, de Suiza, en Ölgiy (Mongolia). La fotógrafa acompañó a una familia kazaja en su viaje desde el campamento de invierno hasta el de primavera. Según Meniconzi, el té es uno de los atributos de la hospitalidad de este pueblo. “No es solo una bebida –advierte–, sino una mezcla de tradición, cultura, relajación, ceremonia y placer”. La mujer que aparece en la foto se llama Damel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA