Latinoamérica

Haddad, el ‘plan B’ de Lula, es todavía una incógnita en Brasil

Tras impedimento por TSE, expresidente les pidió a seguidores apoyar a su exministro de Educación.

Lula renuncia y Haddad será candidato a las presidenciales en BrasilEl encarcelado expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva designará este martes a su compañero de fórmula Fernando Haddad para reemplazarlo como candidato a las elecciones de octubre, ante la imposibilidad legal de mantener su propia candidatura.
Fernando Haddad

Nelson Almeida / AFP

Por: Internacional y AFP
11 de septiembre 2018 , 10:46 p.m.

Después de los intentos del expresidente brasileño preso, Luiz Inácio Lula da Silva, por llegar nuevamente a la presidencia de Brasil el próximo 7 de octubre, este desistió y le abrió el paso a su fórmula vicepresidencial, Fernando Haddad, un político de origen libanés que desde este martes, con la aprobación de Lula, empieza la carrera por la cinta de la presidencia.

La decisión fue aprobada en una reunión de la dirección nacional del Partido de los Trabajadores (PT) en Curitiba, la ciudad donde el dirigente histórico de la izquierda purga una pena de doce años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

"No ha sido una opción, ha sido una imposición. Estamos obligados a tomar una decisión porque hoy es el último plazo dado arbitrariamente por la justicia electoral", dijo en un video en Facebook el diputado y miembro de la dirección nacional del PT Paulo Pimenta, sin explicitar cuál había sido la decisión adoptada. "Lula tiene total confianza en Haddad", un excalcalde de Sao Paulo y exministro de Educación, de 55 años, agregó Pimenta.

Haddad, que ahora es el representante de Lula en los próximos comicios electorales de Brasil, es un economista que empezó su carrera de reconocimiento político en el año 2005 al ser Ministro de Educación del país suramericano durante el gobierno de Lula y parte del mandato de la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016)..

Al renunciar como ministro, se dirigió a las votaciones locales, pues en el año 2012, fue elegido como alcalde de São Paulo al registrar más del 55,94  por ciento de los votos válidos.

A lo largo de su vida, Haddad ha dedicado su trayectoria al servicio público, pues fue jefe de personal de la Secretaría de Desarrollo Económico y de Hacienda del municipio de São Paulo, consultor de la Fundación Instituto de Investigaciones Económicas y uno de los asesores del Ministerio de Planificación, Presupuesto y Gestión.

Las posibilidades se ven a la mano, pues el Partido de los trabajadores (PT) ganó las últimas cuatro elecciones presidenciales, dos con Lula (2002 y 2006) y dos con Rousseff, destituida en 2016 por el Congreso, bajo la acusación de manipular las cuentas públicas.

Así que, después de varias reuniones, de acuerdo con el anuncio de Haddad, este será el nuevo abanderado del PT, quedando abiertas las posibilidades a un considerable apoyo ciudadano, como el que tenía Lula antes de desistir.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) invalidó el 1 de septiembre la candidatura de
Lula, de 72 años, a causa de su situación judicial, y emplazó al PT a designarle un reemplazante antes de este martes a las 7 pm (hora local), so pena de quedar excluido de los comicios del 7 de octubre.

Convencer al electorado

Este abogado, con maestría en economía, doctor en filosofía y profesor de ciencias políticas se alzó en las últimas semanas como el portavoz de Lula en las calles y ahora, a menos de un mes de las elecciones, deberá convencer a los electores de que es el "elegido" del exmandatario.

Haddad necesita transferir a su terreno los votos de Lula, pero el antiguo "niño prodigio" del PT no cuenta con el carisma y la proyección nacional que caracterizan a su padrino político, preso desde abril por corrupción.

Como "heredero" de Lula, Haddad ha intentado en las últimas semanas dejar en un segundo plano su perfil de intelectual de izquierdas para intensificar su papel de militante y aproximarse a las clases populares y a los movimientos sociales, entre las que Lula tiene un gran apoyo.

Para ello visitó recientemente, por orientación de Lula, varias fábricas del cinturón industrial de Sao Paulo, donde cuarenta años antes su mentor lideró una huelga de trabajadores en plena dictadura militar. Allí, como en la mayoría de sus actos políticos de relevancia, estuvo acompañado por su mujer, Ana Estela Haddad, una profesora de odontología con quien lleva más de veinte años casado y tiene dos hijos.

Fernando Haddad

Fernando Haddad, ahora candidato a la presidencia de Brasil.

Foto:

EFE / Paulo Fonseca

Denuncia por corrupción

De sus años como alcalde, Haddad fue denunciado recientemente, en plena campaña electoral, por corrupción en base a la confesión realizada por el empresario Ricardo Pessoa, expresidente de la constructora UTC Ingeniería.

Según la acusación, UTC habría pagado una deuda de 2,6 millones de reales (alrededor de 626.500 dólares) de la campaña de Haddad en 2012 a cambio de ser favorecido con contratos públicos.

El extitular de Educación ha atribuido la denuncia a una "persecución" política que busca impedir el regreso del Partido de los Trabajadores al poder, un discurso que ha sido repetido en numerosas ocasiones por su mentor, al que visita semanalmente en la cárcel.

REDACCIÓN INTERNACIONAL CON AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA