Europa

¿Por qué para los alemanes el 9 de noviembre es un día inolvidable?

La caída del Muro de Berlín y la Noche de los Cristales Rotos, dos hechos que marcaron su historia.

Conmemoración en Alemania

El régimen nazi acabó en un asesinato mecanizado de seis millones en los campos de concentración y exterminio.

Foto:

John Macdougall / AFP

Por: Berlín (AFP)
09 de noviembre 2018 , 11:05 a.m.

La Alemania nazi en el siglo XX marcó diferentes acontecimientos en la historia del país el 9 de noviembre, entre ellos, abdicó el káiser, se vivió la terrible Noche de los Cristales Rotos y cayó el Muro de Berlín.

Ante la Cámara de los Diputados, el presidente de la República, Frank-Walter Steinmeier, conmemoró este viernes "un día ambivalente que encierra la oscuridad y la luz (...) un día de contradicciones" porque este año marca el centenario del nacimiento de la república alemana pero también los 80 años del pogromo nazi de la Noche de los Cristales Rotos.

1918: El último emperador
Frank-Walter Steinmeier

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, da un discurso para celebrar el aniversario de la República del 9 Noviembre.

Foto:

Hayoung Jeon / EFE

En noviembre de 1918 en Alemania reinaba un clima revolucionario. Se acercaba su derrota en la Primera Guerra Mundial. El emperador Guillermo II, en el poder desde 1888, se vio confrontado a un motín en la Marina y a la instauración en todo el país de consejos de obreros. Abdicó el 9 de noviembre.

"¡Viva la República alemana!". Ese día el socialdemócrata Philipp Scheidemann anunció desde el balcón del Reichstag en Berlín el nacimiento de lo que se convertiría en la República de Weimar. Dos días más tarde, Alemania firmó un armisticio que puso fin a la Gran Guerra en la que murieron casi 10 millones de personas. Los alemanes vivieron como una humillación las condiciones de la paz, que según los historiadores fueron una de las causas de la Segunda Guerra Mundial.

1923: intento nazi de golpe de Estado
Estrella de David

La estrella de David, símbolo asociado al judaísmo, en la sinagoga de Worms, Alemania, durante una conmemoración.

Foto:

Ronald Wittek / EFE

El 9 de noviembre de 1923 Adolf Hitler, a la cabeza del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) y partidarios suyos, como Heinrich Himmler, Hermann Göring y Rudolf Hess, intentaron tomar el poder mediante un golpe de Estado que comenzó en una cervecería de Múnich.

Hitler se subió a una silla y disparó al techo antes de proclamar el final del "gobierno de los criminales de noviembre", un término utilizado por los detractores del Armisticio.

La policía y los militares abortaron esta intentona golpista. Hitler fue detenido. Fracasó en su intento pero usó el juicio para ganar popularidad y propagar su odio a los judíos. Fue un mito fundador del futuro Tercer Reich. Fue condenado a cinco años de cárcel de los que purgó nueve meses durante los cuales escribió "Mein Kampf" (Mi lucha).

1938: la Noche de los Cristales Rotos
La Noche de los Cristales Rotos

La Sinagoga de Zurich se ilumina para conmemorar el 80 aniversario de la Noche de los Cristales Rotos, en Zurich (Suiza).

Foto:

Ennio Leanza / EFE

El 9 de noviembre de 1938 el pogromo contra los judíos, bautizado Noche de Cristal o Noche de los Cristales Rotos, se extendió por Alemania. "Constituye una ruptura sin equivalente con la civilización, la caída de Alemania en la barbarie", consideró este viernes Frank-Walter Steinmeier.

Lo que se presentó como una reacción espontánea al asesinato de un miembro de la embajada alemana en París a manos de un judío polaco, en realidad fueron actos antisemitas dirigidos desde lo más alto del Estado, exactamente 15 años después del fallido intento golpe de Estado de la cervecería.

Miembros de las SA, de las SS y de las juventudes hitlerianas destruyeron en todo el territorio del Reich los lugares de culto judíos y los escaparates de las tiendas propiedad de judíos. Al menos 90 judíos murieron y 30.000 fueron deportados a campos de concentración.

Esta explosión de violencia marcó, según los historiadores, el comienzo de la campaña de exterminio de los judíos. Muchos alemanes conmemoran esa noche con ofrendas florales en las "Stolpersteine", miles de placas de latón incrustadas en cubos de cemento con los datos de las víctimas. En 2017, 16 de estas placas fueron robadas, lo que hizo temer un resurgimiento del antisemitismo.

1989: caída del Muro de Berlín
Conmemoración en Alemania

La caída del Muro de Berlín es un hito alegre en la historia alemana, que termina con 28 años de separación de la Guerra Fría.

Foto:

Ralf Hirschberger / AFP

El 9 de noviembre de 1989 se produjo casi accidentalmente la caída del Muro levantado en 1961 y convertido en el símbolo de la Guerra Fría entre occidentales y soviéticos.

Ese día un miembro del Politburtó del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED, por sus siglas en alemán), Günter Schabowski, anunció en rueda de prensa nuevos derechos de circulación para los alemanes del este. "Que yo sepa, inmediatamente", respondió a un periodista que le preguntó cuándo entraban en vigor estos derechos.

Su respuesta hizo que miles de personas se precipitaran hacia los puestos de control, tomando desprevenidos a los guardias que acabaron levantando las barreras. La caída del muro se produjo sin derramamiento de sangre.

Algunos de estos acontecimientos disuadieron a las autoridades de convertir el 9 de noviembre en el día de la fiesta nacional. Optaron por el 3 de octubre, fecha de la reunificación de Alemania en 1990.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA