Retos del acuerdo de paz tras dos años de su firma - JEP Colombia - Justicia - ELTIEMPO.COM
JEP Colombia

Iglesia dice que polarización afecta la reconciliación nacional

Piden que se incluya al Eln en acuerdos de paz para garantizar éxito de proceso.

Foro perspectivas de acuerdo de paz a dos años de su firma

Foro perspectivas de acuerdo de paz a dos años de su firma

Foto:

Juan David Blanco / EL TIEMPO

Por: Justicia
13 de diciembre 2018 , 08:20 p.m.

“Dar seguimiento y cumplimiento a la política de reconciliación, paz y convivencia que nace de la firma del acuerdo de paz con la otrora guerrilla de las Farc, (...) sumado a dar cabida a otros actores como el Eln, es uno de los grandes retos de la sociedad colombiana para lograr una verdadera reconciliación”.

Así lo afirmó monseñor Héctor Fabio Henao, director de Pastoral Social y presidente del Consejo Nacional de Paz, durante la instalación del foro ‘Perspectivas del acuerdo de paz a dos años de su firma’.

Monseñor Henao recalcó que es importante fortalecer la política de Derechos Humanos en el país para mantener la democracia y la “dignidad humana”, para que no se repitan los hechos atroces que han marcado la historia de Colombia.

“Hay que vaciar la memoria de las cosas malas, hay que abrir una nueva memoria que permita la verdadera reconciliación, aprender a escucharnos el uno al otro. Nos hemos acostumbrado a debatir sin escuchar, por eso uno de los grandes retos como sociedad es escucharnos”, aseguró el prelado de la Iglesia católica.

Nos hemos acostumbrado a debatir sin escuchar, por eso uno de los grandes retos como sociedad es escucharnos

De igual forma, señaló que algo que está afectando la reconciliación y la convivencia es la polarización que se registra en el país. “Los debates que no dan cabida al análisis sino al enfrentamiento porque cada parte afirma tener la razón sin escuchar al otro”, señaló.

El presidente del Consejo Nacional de Paz afirmó que es importante apoyar los programas productivos y de desarrollo social que se han llevado a los espacios territoriales donde se encuentran los excombatientes de las Farc. “Allí he encontrado una nueva esperanza, una oportunidad de construir paz desde la cotidianidad. Estos espacios territoriales han venido funcionado desde antes que se diera la coyuntura del ‘Paisa’. Hay que mantenerlos y fortalecerlos”.

Por su parte Consuelo Corredor, coordinadora del Centro de Investigación y Educación Popular, Cinep, durante la instalación del foro se refirió a la importancia del componente internacional que está verificando el cumplimiento de los acuerdos alcanzados entre Gobierno y Farc.

“Sumado al tema de los Derechos Humanos es muy importante como sociedad que apoyemos el programa de reincorporación de los excombatientes, esa es la base de lograr que el proceso de paz se fortalezca y concrete”, dijo la señora Corredor.

Es muy importante como sociedad que apoyemos el programa de reincorporación de los excombatientes, esa es la base de lograr que el proceso de paz se fortalezca y concrete

De igual forma, hizo un llamado a la sociedad colombiana para que actúe como veedora en que los compromisos o acuerdos logrados hagan parte del Plan Nacional de Desarrollo porque allí “es donde realmente se está jugando la implementación de los acuerdos y que el acuerdo realmente dé el cierre al ciclo de violencia que se ha vivido en Colombia”.

La delegada del Cinep señaló que si bien es cierto que las cifras de homicidios se ha reducido en el país tras la firma del proceso de paz, no se puede negar qué hay algunos puntos geográficos donde la violencia persiste y el índice de muertes se ha incrementado, punto en el que llamó la atención para ser atendido con prioridad.

El foro ‘Perspectivas del acuerdo de paz a dos años de su firma’ está dividido en cuatro partes. El primero hará un análisis sobre las ‘Claves territoriales para la implementación’; el segundo grupo se referirá a las ‘Oportunidades en el acuerdo para el cierre de los ciclos de violencia.

Los otros dos puntos de trabajo estarán centrados en ‘los Compromisos del acuerdo final en el Plan Nacional de Desarrollo’, y finalmente los ‘Principales retos para la implementación y la construcción de una paz estable y duradera’.

El foro está organizado por la secretaría técnica de Verificación del Acuerdo de Paz compuesto por Cinep, Cerac y Kroc Institute, tres organizaciones expertas en temas de violencia y conflicto en Colombia.

Claves territoriales para la implementación

Darío Restrepo, profesor universitario, señaló que para cumplir con la implementación de los acuerdos en las regiones es importante la representación política de los territorios, y también que haya “mayor inversión en cada zona, no debe usarse el mismo presupuesto nacional. Aquí debe haber una partida propia en las zonas que fueron más afectada por la violencia, donde hay un gran atraso”.

Debe haber una partida propia de inversión en las zonas que fueron más afectada por la violencia, donde hay un gran atraso

Esos son los grandes retos para que realmente se concrete el proceso, “sin olvidar el gigante problema que tiene el país por la presencia de la coca y otros grupos al margen de la ley como el Eln, son temas qué hay que incluir en este proceso”, puntualizó el académico.

“La implementación de paz no puede ser racista, y en Colombia la gente es racista, no solo por el color de la piel sino por la forma de referirnos al otro. Por eso hay que darle un enfoque diferencial al cumplimiento de los acuerdos”, dijo Bibiana Peñaranda, representante desde la inclusión de género del proceso y quien participa en el panel ‘Claves territoriales para la implementación”.

Peñaranda señaló que el enfoque diferencia es importante incluirlo en la implementación de los acuerdos Gobierno - Farc porque es darle cabida a una serie de culturas que deben ser incluidas, desde aceptar las diferencias sexuales en cada persona, así como la participación de personas con discapacidades físicas.

Por su parte Gonzalo Murillo, experto en el tema de la paz desde el sector empresarial señaló que es importante dentro de la implementación de los acuerdos afianzar la letra de no repetición de los hechos de violencia, “donde no solo es la inversión social y la generación de empresa, aquí debe haber un compromiso de reparación integral del territorio que comprometa a todos los sectores para que se dignifique a las víctimas “.

Disidencias y actuación del Estado 

Durante el segundo panel, ‘Oportunidades en el Acuerdo para el cierre de los ciclos de violencia’, Wilfredo Cañizares de la fundación Progresar alertó sobre el incremento de homicidios de líderes sociales y su victimización en el departamento de Norte de Santander y la zona de frontera con Venezuela. Dijo que  la situación es crítica, por lo que hablan de una emergencia humanitaria.

Para Norte de Santander el desarme del frente 33 de las Farc fue un paso trascendental, “pero no ha significado nada en el tema de seguridad, porque tenemos el registro de 11 líderes asesinados en el Catatumbo a manos del Eln, Epl o las disidencias y a corte de noviembre tenemos registrados 50 líderes amenazados”, dijo Cañizares.

El analista reportó que en la región del Catatumbo se registra una desaparición forzada cada cuatro días, por lo que le han pedido al Gobierno que declare una alerta en la zona.

Señaló que la violencia y criminalidad en la región se da por la lucha de los grupos al margen de la ley por las cerca de 30 mil hectáreas de coca y la presencia de los emisarios de los cárteles mexicanos, “el 70 por ciento de la coca que se da en el Catatumbo se la llevan los mexicanos, y no sale por la frontera con Venezuela, sale por rutas diseñadas por los mexicanos, el cartel de Sinaloa que es el gran comprador”, aseguró el representante de la Fundación.

El analista señaló que la situación que se vive en Norte de Santander donde hay disidencias de las Farc evidencia la necesidad de enfrentar el crimen organizado con nuevas políticas para acabar la violencia en el país.


Kile Johnson, analista para Colombia de International Crisis Group dijo qué hay que entender que las disidencias no tienen una ideología política, y que en un trabajo de campo realizado en Tumaco con la ‘Guerrillas Unidas de Colombia’, “pudimos evidenciar que tienen muchas zonas grises, no tienen claro de qué se trata la palabra ideología”.

Jonhson afirmó que las ideologías y modos de pensar en las disidencias son distintas de acuerdo a la zona de injerencia, si están en Guaviare o Nariño.

“Por ejemplo ‘Guacho’ tiene una ideología muy cercana a la ‘Daniel Aldana’ (donde milito), le es fácil matar líderes sociales”, puntualizó.

Johnson dijo que hay que ver que las disidencias no están en desacuerdo con la paz, pero sí con las Farc, (se presentan como la verdadera guerrilla ), y su desconfianza frente a las promesas del Estado, haciendo que “énfasis en el cumplimiento del Estado”.

Por su parte la directora de proyectos de América, Instituto para las Transiciones Integrales, Martha Maya señaló que lo más importante del acuerdo es que se diseñó una hoja de ruta para terminar los ciclos de violencia en el país.

“Esa hoja de ruta entra en vigencia en medio de una absoluta polarización del país. Sumado a la legitimidad, esa falta de legitimidad no permite avanzar como sociedad colombiana en creer en lo pactado”, afirmó Maya.

La analista, que participó en la redacción del acuerdo de paz, recalcó que la hoja de ruta diseñada es la base para darle una oportunidad a los acuerdos logrados con las Farc para enfrentar y neutralizar las amenazas latentes y los factores que pueden atentar a la estabilización del país.

Otro de los aspectos tratados en el foro fue el papel de la Fuerza Pública, y su versión sobre los hechos de violencia que protagonizaron para conocer la verdad y que las víctimas sean reparadas.

Alexandra González, representante del Movimiento de Víctimas de Crímenes del Estado afirmó “que gracias a la recuperación de la memoria se ha podido demostrar que si hay víctimas del Estado, el el año 2005 lo negaban, hoy no pueden hacerlo”.

González señaló que aún falta mucho por demostrar ya que frente al Estado se le da el estatus de que actúa legítimamente y no se reconoce que actuaron dentro de una estrategia criminal, “acusado directamente de masacres, desplazamiento forzado y muerte selectivas a través de su componente Ejército. Si bien está la JEP, sus actuaciones van a quedar en la impunidad, así eso equivalga a la impunidad en la guerrilla”.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA