Las declaraciones de Timochenko en la primera audiencia de la JEP - JEP Colombia - Justicia - ELTIEMPO.COM
JEP Colombia

Arranca la verdad de la Farc en la justicia especial para la paz

Este viernes, 31 de los máximos jefes de esa exguerrilla comenzaron a comparecer ante la JEP.

El día en el que la Farc se comprometió a decir la verdad sobre los secuestrosUnos 31 exjefes de la antigua guerrilla de las Farc comparecieron este viernes ante el tribunal de la Justicia Especial de Paz (JEP) por un caso que se centrará en encontrar la verdad en secuestros realizados en las últimas décadas. En la diligencia, los magistrados de la JEP le pidieron a los citados información de los secuestrados que nunca aparecieron.
Timochenko y Carlos Antonio Lozada

Carlos Ortega / EL TIEMPO

14 de julio 2018 , 09:21 a.m.

Rodrigo Londoño, Timochenko; Carlos Antonio Lozada y Pablo Catatumbo fueron los únicos exjefes guerrilleros que acudieron de manera personal al llamado de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el primer proceso, por secuestro, contra la cúpula de la Farc.

Jesús Santrich, quien está recluido en la cárcel La Picota desde que fue acusado por autoridades estadounidenses de conspirar para enviar cocaína a ese país, estuvo a través de videoconferencia. Y los otros 27 citados atendieron el llamado de la JEP a través de abogado, en solidaridad con Santrich, quien no obtuvo permiso de la Fiscalía para acudir personalmente, como él deseaba. El exguerrillero detenido y su defensa acusaron al Fiscal de obstruir la justicia al no otorgarle ese permiso.

Con 40 minutos de retraso, a las 3:10 de la tarde empezó la diligencia en la que se les notificó a los comparecientes y a sus representantes la apertura formal del proceso 001 en la JEP, en el que se relacionan secuestros presuntamente cometidos por la exguerrilla entre 1993 y 2012.

En la audiencia, Timochenko, jefe del hoy partido Farc, reiteró su compromiso con este sistema de justicia transicional diseñado por el acuerdo de paz.

“Estoy a su disposición con una profunda emoción por ver que se cristaliza ese sueño que tejimos en La Habana”, declaró Londoño, tras identificarse en la audiencia ante los cinco magistrados de la Sala de Reconocimiento de Verdad, instancia de la JEP que citó a la diligencia.

Asimismo, pidió perdón a las víctimas y señaló: “Haremos hasta lo imposible porque puedan conocer la verdad de lo ocurrido, asumiremos las responsabilidades que nos correspondan, contribuiremos hasta donde sea posible con su reparación y haremos todo cuanto esté a nuestro alcance porque hechos de esa naturaleza jamás vuelvan a repetirse”.

Timochenko, al finalizar, también se mostró incómodo con la exposición mediática que tuvo la audiencia. Él, quien será representado por el abogado Diego Martínez en el proceso por secuestro, fue el primero de los excomandantes de las Farc en llegar a la sala de audiencia. Atravesó el pasillo sonriente y con su puño derecho en alto.

Pablo Catatumbo, en el momento de identificarse en la audiencia, también reiteró su disposición a atender los llamados de la justicia de paz. “Manifiesto mi total disposición a comparecer a todas las diligencias a las que sea convocado en la JEP“, dijo. A este exjefe guerrillero, quien llegó con un ramillete de rosas rojas, símbolo del partido, le fue autorizado su retiro de la audiencia, a petición de su defensa, porque tenía un evento con reincorporados de la exguerrilla en Popayán, Cauca.

La Sala de Reconocimiento de Verdad procedió, tal como lo anticipó EL TIEMPO, a darles a conocer a los comparecientes y a sus abogados los informes que los sindican como responsables de secuestros y dio un plazo prudencial para dar respuesta a esos informes, entre ellos uno de la Fiscalía denominado ‘Retenciones ilegales de las Farc-EP’, que contiene más de 300 sentencias condenatorias, entre ellas 68 contra el estado mayor y el secretariado de la exguerrilla.

“El inicio de esta etapa es un acontecimiento histórico (...). La contribución a la verdad, que se inicia en este caso, es un pilar supremo para la satisfacción del derecho de las víctimas a obtener verdad plena sobre lo ocurrido”, dijo la magistrada Julieta Lemaitre, presidenta de la Sala de Verdad.

Luego de un receso decretado por los magistrados en la diligencia que se extendió alrededor de tres horas, la Sala resolvió que los exguerrilleros que no comparecieron personalmente, pero quienes firmaron poderes sin autenticar para sus abogados, serían representados en la diligencia por abogados del sistema autónomo de defensa (abogados de oficio) ante la JEP.

Se espera que en las próximas citaciones los exjefes guerrilleros rindan versiones voluntarias y respondan sobre los informes que les entregaron. En la JEP harán énfasis en datos para dar con el paradero de unos 40 secuestrados, mencionados en la base de la Fundación País Libre.

Timochenko, en nombre de la Farc, invitó a los otros actores del conflicto a comparecer para contar la verdad y así cerrar la página del conflicto.

Esta fue la declaración completa leída por Rodrigo Londoño y la Farc

La paz es el bien más valioso que puede disfrutar un pueblo. Conseguirla y conservarla es un derecho y un deber que consagra la Constitución Nacional en nuestro país. Después de medio siglo de confrontación armada, que dejó cifras de víctimas superiores a los ocho millones de compatriotas, las FARC-EP y el Estado colombiano firmamos el Acuerdo Final que selló la finalización de la guerra.

Desde las conversaciones que se cumplieron en La Habana a lo largo de cinco años, y con más convicción aún al estampar nuestras firmas en el Acuerdo, siempre nos animó la voluntad de dar cumplimiento a todas y cada una de las fórmulas pactadas. Hoy reiteramos ante el país y la comunidad internacional, nuestro propósito indeclinable de honrar nuestra palabra.

Que nadie pueda decir ni escribir jamás, que nuestro partido FARC faltó en lo más mínimo a los compromisos acordados. Esa es nuestra preocupación cotidiana y permanente. Por eso nos hacemos presentes hoy aquí, en atención a lo acordado en el punto 5 sobre víctimas del conflicto, Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que incluye la Jurisdicción Especial para la Paz. Queremos que se conozca la verdad y que haya justicia.

Nuestro interés por colaborar con la JEP, por comparecer ante ella, por responder con verdad plena, no puede ser puesto en duda. Treinta y dos mandos de nuestra antigua organización política militar, hoy en proceso de reincorporación, fuimos citados, personalmente o por medio de apoderado, ante la Sala de Verdad, Responsabilidad y Determinación de los Hechos y Conductas, mediante auto 002, con el objeto de ser notificados del informe N. 02 presentado por la Fiscalía, denominado “Retención ilegal de personas por parte de las FARC-EP”, el cual nos fue entregado para nuestro estudio y análisis. Cumplimos de buen grado con dicha citación.

Dentro del espíritu general con el que se pactó la JEP en La Habana y sus desarrollos legales, está el que esta Jurisdicción no debe ser objeto de espectáculos mediáticos. La diligencia de esta tarde fue concebida como de carácter reservado. Consideramos que la presencia de los medios en ella, su transmisión en directo y la filtración previa del informe de la Fiscalía a la prensa, constituyen una violación clara de lo acordado. La presunción de inocencia impone que nadie puede ser considerado culpable sin ser vencido previamente en juicio, con la observancia rigurosa de todas las normas de procedimiento. Rechazamos por tanto los linchamientos mediáticos en curso.

Por otra parte, la Jurisdicción Especial para la Paz es un mecanismo autónomo de justicia, que no depende para nada de las decisiones de la Fiscalía General de la Nación. Nuestra intención de acudir personalmente, se vio afectada por la arbitraria decisión del señor Fiscal General, de impedir la presencia de Jesús Santrich a la citación de la JEP. Por tal razón, y para sentar nuestra más enérgica posición contra la obstrucción de un procedimiento judicial por parte de la Fiscalía, nuestra decisión fue la de comparecer por medio de apoderados, con presencia personal de una reducida delegación de los mandos citados. Las resoluciones de la Jurisdicción Especial para la Paz no pueden ser desconocidas o burladas por ninguna autoridad.

La Jurisdicción Especial para la Paz es el mecanismo pactado por el Estado y las FARC, para dar tratamiento adecuado a las conductas consideradas más graves a lo largo del conflicto, las cuales no pueden ser objeto de amnistías o indultos. Se previó para todos sus actores y no solo para uno de ellos. Su propósito consiste en contribuir al resarcimiento de los derechos de las víctimas del conflicto y evitar la impunidad. Desde un principio nuestra posición fue la de responder por lo que debamos responder, como esperamos que respondan por sus hechos los militares y policías, los funcionarios públicos y los terceros civiles involucrados en la confrontación de manera grave.

No deja de resultar indicativo el hecho de que poderosos intereses en el país, se hayan opuesto en general a los Acuerdos de Paz, y particularmente al tema de la JEP. Se ha querido convertir esta, durante su paso por el Congreso de la República y las Cortes, y en el tratamiento conferido por los grandes medios, en una especie de tribunal de la Inquisición, en el que solo uno de los actores del conflicto, las FARC, sea sometido al escarnio y la condena, incluso desde antes de cumplirse los procedimientos pertinentes y por encima de lo que reza en los Acuerdos.

Voces y personajes que rasgan sus vestiduras por la presunta impunidad de las FARC, luchan con ardentía por evitar la comparecencia y la responsabilidad ante la JEP, de numerosos sectores untados de sangre y horror durante los años del conflicto, enriquecidos además por las violencias despiadadas promovidas desde sus despachos y mansiones. A todos ellos nuestra invitación a comparecer ante la JEP, a no oponerse a los que tienen el propósito de suministrar verdad, a expresar su voluntad de pedir perdón a sus víctimas, a repararlas, y por sobre todas las cosas, a cesar con toda actitud y conducta que impida su no repetición.

Nuestro partido lo dice con humildad. Vivimos y sufrimos una cruenta confrontación durante más de medio siglo. Llegamos a ella, movidos por los más altos principios de humanidad y de solidaridad con las víctimas de toda injusticia. Nos hallamos abocados a realidades dantescas, de las que seguramente brotaron daños, dolor, angustia y pérdidas irreparables a muchas familias colombianas y extranjeras. Pedimos perdón a todas ellas, haremos hasta lo imposible porque puedan conocer la verdad de lo ocurrido, asumiremos las responsabilidades que nos correspondan, contribuiremos hasta donde sea posible con su reparación, y haremos todo cuanto esté a nuestro alcance porque hechos de esa naturaleza jamás vuelvan a repetirse.

Por eso estamos aquí. Conscientes de que sólo de ese modo podemos sellar la página oscura de la violencia en nuestro país. Claros de que del mismo modo deben obrar los otros actores que agenciaron el odio, la muerte y el sufrimiento. Por eso instamos a esa Colombia dolida a moverse en defensa de la paz, de los Acuerdos de La Habana, a exigir la satisfacción de los derechos de todas las víctimas, y no solo de las que cuentan para ciertos victimarios. Estamos por un país diferente, en paz, reconciliado, como estamos convencidos que lo está la mayoría de nuestros compatriotas.
Muchas gracias.

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL DE LA FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMUN FARC
Bogotá, 13 de julio de 2018



REDACCIÓN PAZ
EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA