Investigación

Las 227 llamadas por las que enviaron a la cárcel a Roberto Prieto

Según la Fiscalía, acomodó testimonios de gente de Odebrecht y de otro involucrado.

Roberto Prieto

Roberto Prieto salió desde los juzgados de Paloquemao. Un Juez ordenó enviarlo a la cárcel La Modelo.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

30 de mayo 2018 , 07:30 a.m.

Durante 180 días, investigadores del CTI de la Fiscalía interceptaron al menos 5 teléfonos celulares que Roberto Prieto Uribe, exgerente de la campaña Santos Presidente, activó a mediados de mayo de 2017.

Las 227 llamadas que sostuvo durante al menos seis meses fueron pieza clave para que el juez 45 de control de garantías de Bogotá lo enviara este martes a prisión por los delitos de tráfico de influencias, interés indebido en la celebración de contratos y enriquecimiento ilícito.

En las escuchas, a las que EL TIEMPO tuvo acceso, queda en evidencia que aunque Prieto insistía públicamente en su inocencia, de manera paralela cuadraba testimonios para torcer las investigaciones.

“En su ida a la Fiscalía le van a preguntar si tiene negocios con Impregilo, porque ellos van por el tema de Conalvías. A mí me preguntaron, pero yo me hice el güevón (sic) en eso”, se escucha a Prieto decirle a su amigo Eduardo Zambrano, en una charla del 5 de mayo del año pasado, a las 4:24 de la tarde.

Para ese momento, Prieto ya estaba siendo investigado por la supuesta exigencia de millonarias coimas para gestionar contratos ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Y esa conversación terminó por ratificar que Prieto exigió al menos 650 millones de pesos para influir en esa entidad y lograr que la construcción del puente de Plato (Magdalena) le fuera entregada a Yuma Concesionaria, liderada por las empresas Impregilo y Conalvías.

De hecho, EL TIEMPO estableció que el pago pudo ser mayor. En efecto, en un registro en enero pasado a las oficinas de Megaland, la firma que sirvió para mover la coima, se hallaron otros pagos relacionados con tarjetas de crédito y tiquetes aéreos.
Incluso, hace seis días, Gilberto Saldarriaga, dueño de Megaland, aceptó cargos por mover la coima a favor de Prieto.

A mí me preguntaron, pero yo me hice el güevón (sic) en eso

En otra conversación queda en evidencia que Prieto buscaba influenciar a Luis Fernando Andrade, en ese entonces director de la ANI, para que no lo implicara y para que quedara la impresión ante las autoridades de que si bien él abogó por los italianos de Impregilo, era para evitar que se fueran del país, porque se sentían maltratados.

En los audios, en poder de este diario, Prieto también comenta que está armando una estrategia con abogados y una candidata a la Procuraduría para librarse de las investigaciones en su contra.

Y se ufana de que Eleuberto Martorelli, expresidente de Odebrecht Colombia, lo había librado de responsabilidad en el caso del otrosí de la vía Ocaña- Gamarra. No obstante, se queja de que Andrade, a quien se refiere en términos despectivos, lo quería hacer ver como “el hombre de Odebrecht”: “De él me voy a desquitar”, le advirtió Prieto a una mujer con quien dialogó a mediados de 2017.

Y agregó que ya había logrado que se cayera el supuesto pago de un millón de dólares que Otto Bula dijo haberle hecho con dinero de la coima de la Ruta del Sol I.

Lo que me preocupa a mí es ese h.p. millón de dólares que entró y que no entró a la campaña. Eso es lo que me tiene reventado”, le comentó Prieto a su amigo Zambrano.
Filtración de información

En los audios también queda en evidencia que Prieto tuvo acceso a piezas procesales que hacían curso tanto en la Fiscalía como en el Consejo Nacional Electoral (CNE), que indagaba presuntos aportes irregulares de Odebrecht a las campañas de Óscar Iván Zuluaga y de Juan Manuel Santos.

Una de sus fuentes es una mujer llamada Sandra, quien dice tener información interna de la Fiscalía y le pide que le envíe un mensaje a los brasileños en el sentido de que las gestiones frente a la obra del túnel de La Línea “no están del todo caídas”.
En este punto, para la Fiscalía es claro que Prieto y sus amigos Andrés Giraldo y Eduardo Zambrano tenían interés y manejo sobre el contrato de construcción del túnel de La Línea.

También queda claro que Prieto tuvo injerencia en los testimonios que dieron directivos de Odebrecht sobre los aportes a campañas en Colombia. Incluso, se escucha a Eduardo Zambrano hablar sobre reuniones para acordar qué se iba a decir ante la Fiscalía y el CNE.

Uno de los puntos acordados fue que se insistiera en que los aportes a la campaña Santos 2010 le fueron entregados al Comité Financiero y no a Prieto. De hecho, se escucha agradecerle a Zambrano por las gestiones hechas en ese punto, pero le recomienda que aún falta cuadrar el tema de los afiches.

“Te tengo una prepago que te quite todos los dolores (...). Sardi está escondido en España y Consuelito (Caldas) ni aparece”, le dice Prieto a Zambrano, refiriéndose a miembros del Comité Financiero de campaña.

Lo que me preocupa a mí es ese h.p. millón de dólares que entró y que no entró a la campaña. Eso es lo que me tiene reventado

En otras de las charlas con Giraldo se habla de información que les estarían filtrando del CNE, desde donde les advirtieron que el testimonio de Martorelli sobre las encuestas que se hicieron con supuestas donaciones de Odebrecht no les servía como estaba. De hecho, hablan de un supuesto pago “para arreglar el asunto en el CNE”.

“Yo tengo una debilidad ahí (...) El tema es sobre las encuestas en la campaña, ahí me toca hacer un arreglo y hablar con una gente para cubrir el tema porque eso lo están manejando mal en el CNE. Eso no lo están controlando”, le advierte Prieto a Giraldo.

Y admite que también tenía problemas en el tema de los topes financieros y la publicidad en las campañas y que eso lo iba a cuadrar con una mujer, a quien contactó horas después y le pidió desaparecer información: Liliana Baena, de la firma Connecta, vinculada al exministro Tomás González.

La Fiscalía ventilará la totalidad de los audios en la etapa de juicio, en la que pedirá que se condene a Prieto e iniciará investigaciones paralelas contra los supuestos filtradores de información.

La evidencia es tan contundente que personas cercanas al investigado le aseguraron a EL TIEMPO que no se descarta llegar a un arreglo con la Fiscalía. Por ahora, buscan que a Prieto lo envíen a una guarnición militar y no a la cárcel Modelo, a donde lo mandó el juez de garantías.

Juez consideró que puede tratar de obstruir la justicia

“José Roberto Prieto tiene la capacidad de direccionar y dirigir una serie de actuaciones orientadas a que los testigos logren variar su versión”. Este fue uno de los argumentos que expuso el juez 45 de control de garantías para enviar a prisión al reconocido empresario.

En esos términos un juez de Paloquemao decidió el envío a la cárcel La Modelo de Bogotá del empresario, bajo la presunción de que estando en libertad tiene la capacidad y los contactos para afectar las investigaciones en su contra.

La Fiscalía construyó contra Prieto un caso que combina dos asuntos diferentes: por un lado, el supuesto pago ilegal de 650 millones de pesos que el consorcio Yuma le habría hecho llegar a Prieto por sus gestiones ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) en la licitación de la Ruta del Sol III.

Y por el otro, supuestas maniobras para tratar de afectar las investigaciones por los aportes no reportados de la firma Odebrecht a las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos en 2010 y 2014, de las que fue gerente.

No se trata de una investigación contra la campaña (esa es órbita de las autoridades electorales, pues los aportes no reportados no constituían delito para la época), sino específicamente contra Prieto Uribe.

Una de las piezas puestas a consideración del juez fue una interceptación de una llamada en la que Prieto habla de la destrucción de un material.

Sobre “esa directriz que se le da a la persona que atiende la llamada en Connecta, el contexto obedece a la situación financiera de la campaña para 2009, 2010 (...) esa información en efecto se procuró ocultar”, dijo el juez, y agregó que puede ser material que “favorece o no” la investigación en contra de Prieto en el caso Odebrecht.

En las sesiones anteriores el ente investigador había sostenido también que Prieto y su amigo Eduardo Zambrano supuestamente contactaron a uno de los expresidentes de Odebrecht Colombia para intentar manipular sus declaraciones ante las autoridades colombianas.

En la audiencia de este martes, la Fiscalía destapó evidencias según las cuales Prieto habría intentado, a través de terceros, contactar a miembros del CTI que llevan su caso.

En el capítulo de la Ruta del Sol III (que no tiene nada que ver con Odebrecht), el juez consideró que hay indicios fuertes según los cuales Prieto medió ante la ANI para que el consorcio Yuma lograra condiciones favorables en la construcción del puente de Plato (Magdalena), y que a cambio la firma de su amigo Zambrano recibió el contrato para hacer los diseños de la megaobra. De allí, dice la Fiscalía, salió un pago encubierto para Prieto.

Según el juez, Prieto sería “autor de tráfico de influencias para que se dispusieran los recursos para ese contrato y para lograr la adjudicación, para favorecer a empresa de Zambrano Caicedo”. En consecuencia, le dictó medida de aseguramiento en cárcel por tráfico de influencia de particulares, enriquecimiento ilícito e interés indebido en contratos.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
Twitter: @Uinvestigativa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA