Investigación

Las cuentas de Medimás que no le cuadran a la Procuraduría

Directivos dicen que sus indicadores vienen mejorando y que socios inyectaron $481 mil millones.

Medimás

La Contraloría detectó que en 5 meses, el 40 por ciento de la contratación de Medimás se dio con las firmas con las que tiene vínculos, como las antiguas empresas del grupo Saludcoop.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

12 de agosto 2018 , 11:40 p.m.

“Esta es una bola de nieve. Medimás no cumple los requisitos, no tiene la red para operar, y lo que va a pasar es que sus socios no van a pagar por la compra. No hacer nada es lo peor para los afiliados”.

Esa advertencia que hace el procurador Fernando Carrillo a las autoridades de la Salud en Colombia resume la crítica situación que amenaza a Medimás, la EPS que hace un año compró la operación del liquidado Grupo Saludcoop (en ese momento, Cafesalud) y, según el Ministerio Público, amenaza hoy con repetir la debacle del emporio del detenido ‘zar’ de la salud Carlos Palacino.

La Procuraduría le pidió a la agente liquidadora de Saludcoop que revierta la venta. Con cerca de 500.000 usuarios menos que cuando empezó su operación e indicadores críticos, como un incumplimiento del 42 % en procedimientos vitales como la diálisis, Medimás será sin duda una de las papas calientes para el gobierno del presidente Iván Duque.

Aunque la EPS asegura estar poniéndose al día y que en junio recibió una inyección financiera de sus socios por 481.000 millones de pesos (ver nota anexa), el último lío que le salió a Medimás es que también está incumpliendo con las cuotas de pago de diez mil millones de pesos mensuales acordadas con el Gobierno.

El Ministerio Público ha advertido que los accionistas deben por lo menos 24.000 millones de pesos correspondientes a cuotas de mayo, junio y abril de este año. La Procuraduría cuestiona que aunque se suponía que los socios iban a pagar con sus recursos los 1,4 billones por los que se vendió Cafesalud, lo que están haciendo es cubrir gastos con dineros de la UPC, es decir, la plata que les llega del Estado por cada afiliado.

Del valor total de la venta se descontaron 600.000 millones correspondientes a deudas con varias de las IPS que compraron, si bien el organismo de control sostiene que la deuda de Cafesalud era solo de 140.000 millones.

Procuraduría y Contraloría aseguran que el modelo de negocio hizo que, finalmente, al sistema no entraran recursos que aliviaran los pasivos del sector salud. A eso se suman los cuestionamientos a los cambios accionarios en Medimás después de lograr quedarse con el negocio.

La venta estuvo condicionada a que la Supersalud aprobara un plan de reorganización institucional. En el caso de Nueva EPS (que reemplazó al Seguro Social), ese proceso se demoró dos años. Medimás lo logró en dos meses.

Para presentarse como proponentes de la compra, los socios acreditaron la experiencia de 1,5 millones de usuarios atendidos en los últimos tres años por el Centro Nacional de Oncología (Oncólogos), que según las condiciones del negocio debía tener el 50 por ciento de las acciones de la nueva entidad. Por un acuerdo privado que la Procuraduría ha calificado de defraudatorio, ese porcentaje se modificó y finalmente, tras peleas internas, terminaron sacando de sus accionistas a Oncólogos. Eso significa que el socio por el cual fue posible la acreditación de la experiencia médica de Medimás y poder quedarse con Cafesalud ya no está más en la sociedad.

La Procuraduría y la Contraloría le han pedido al Gobierno la intervención forzada, y a la Fiscalía que indague las irregularidades en la venta y el mal uso de recursos. También, que se aclare si los antiguos socios de Carlos Palacino terminaron, por medio de sofisticadas maniobras, recuperando el control de la EPS que fue la más grande del país y terminó convertida en el referente del saqueo a la salud en Colombia.

Contraloría y Procuraduría admiten que la intervención de Saludcoop no solo no sirvió para solucionar los líos de esa EPS, sino que incluso terminó replicando varias de las malas prácticas

Las presuntas acciones y omisiones en el proceso de estructuración y ejecución del proceso de venta de las acciones de Cafesalud EPS S. A. habrían conducido a la adjudicación de la venta a una organización que no poseía las condiciones técnicas, administrativas ni financieras necesarias para operar como entidad promotora de salud”, dice la carta de la Procuraduría a la liquidadora. Y agrega que “la irregular operación de Medimás ha puesto en riesgo la salud y la vida de sus afiliados”.

El último informe de la Supersalud muestra que la EPS tiene “una tendencia negativa en la recepción de peticiones, quejas y reclamos desde agosto del 2017 (cuando nació) hasta mayo del 2018”. En ese periodo ha acumulado 73.250 quejas, sobre todo por las restricciones para acceder al servicio. Además, tiene dos fallos sancionatorios (uno por 2.300 y otro por 1.500 millones de pesos) y ha perdido el 9,18 por ciento de sus afiliados.

Lo que tendrán que evaluar las autoridades del sector salud es si el remedio de reversar la venta no terminaría siendo peor que la enfermedad. Contraloría y Procuraduría admiten que la intervención de Saludcoop no solo no sirvió para solucionar los líos de esa EPS, sino que incluso terminó replicando varias de las malas prácticas de la época de Palacino.

La Contraloría señala que los 200.000 millones que el Estado le inyectó a Cafesalud durante la intervención difícilmente serán recuperados por los colombianos.

Perdió 2 millones de usuarios

En su mejor momento, en la década pasada, Saludcoop llegó a tener 6 millones de usuarios. Como consecuencia del uso indebido de la plata de la salud en gastos suntuarios e inversiones ajenas al negocio, la EPS fue intervenida y liquidada en el 2015. La Contraloría le impuso a la EPS una condena fiscal de 1,4 billones de pesos que nunca se pagó y la Fiscalía, por su lado, señala a Carlos Palacino de haber desviado al menos 600 mil millones de pesos de la EPS.

En ese momento, Cafesalud (también del Grupo Saludcoop) heredó 5 millones de afiliados que no logró atender de manera eficiente. Cafesalud mantuvo millonarias deudas con las IPS y una de sus dificultades, explican fuentes de la Contraloría, consistió en que no hubo ningún control sobre lo que les pagaba a clínicas y hospitales.

Así fijaron contratos mensuales con IPS (por 1.500 o 2.000 millones de pesos), sin que al final del mes tuvieran que justificar cuántos pacientes realmente habían atendido. “Cobraban lo 5mismo, ya fuera que atendieran a 1.000 o a ninguno”, explicó un investigador. Aunque esos contratos con precios fijos no están prohibidos, limitaron la capacidad de Cafesalud de controlar sus pagos.

La Contraloría cuestiona la gestión del interventor Guillermo Grosso, quien fue presidente de Cafesalud entre noviembre del 2015 y marzo del 2016. Por eso pidió a la Fiscalía que investigue un presunto detrimento de 2.029 millones de pesos por usar recursos de la salud en la compra de activos fijos, muebles y enseres que no tenían que ver con el servicio. Además, dice que en su administración hubo pérdidas de 80 mil millones, que, según el Ministerio de Salud del pasado gobierno, son en realidad un “error contable”.

El rosario de irregularidades y las malas decisiones tomadas en la crisis de Saludcoop, Cafesalud y Medimás han hecho que, según los organismos de control, a pesar de las intervenciones, liquidaciones y ventas, siga siendo inviable la empresa que por años fue la más grande del sector salud.

Saludcoop llegó a tener 45 empresas y encontró la forma de tercerizar casi todos los servicios con empresas que eran del grupo y cuyos costos estaban por encima de los del mercado (la llamada integración vertical). Esa práctica, dicen documentos de la Contraloría, podría estar replicándose de nuevo en Medimás, que ha contratado millonarios servicios con antiguas firmas del grupo empresarial creado por Palacino.

La posición de la EPS

Según Medimás, no obstante ser la aseguradora más joven del país, sus resultados son favorables y en estos meses ha “consolidado una efectiva prestación del servicio de salud” para los afiliados.

Afirmó que desde agosto hasta la fecha, ha gestionado el cierre del 98 por ciento de recursos, quejas y reclamos, y que en el último año ha prestado 52 millones de servicios básicos. También niega dificultades económicas, y asegura que en junio logró una capitalización de 481.000 millones de pesos.

Néstor Orlando Arenas, presidente de Medimás, dijo que le han pagado a la red prestadora de salud 3,5 billones de pesos y ha consolidado la operación en 520 municipios. La EPS sostiene que la tasa de tutelas está en 1,7 por cada 100.000 afiliados.

Sobre la venta y los líos financieros y administrativos en la transición de Cafesalud a Medimás, la EPS asegura que los actuales administradores no son quienes están llamados a dar una respuesta sino PresNewco, el consorcio que realizó la compra y que hoy no figura en los papeles de la que hoy es la segunda EPS más grande del país.

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA