Investigación

La alerta por los tentáculos de ‘Guacho’ en el sur de Bogotá

Sus emisarios están contactando a afrodescendientes asentados en Kennedy. Abrirán investigaciones.

La alerta por los tentáculos de ‘Guacho’ en el sur de Bogotá

La Policía ya ha hecho varias incursiones en María Paz, una de las ollas más grandes.

Foto:

Policía

30 de julio 2018 , 07:15 a.m.

Las llamadas empezaron a llegar a finales del año pasado, desde municipios como Llorente, Barbacoas, El Charco y Tumaco (Nariño).

La propuesta era una sola: por dos millones de pesos mensuales les pedían a jóvenes afrodescendientes que recibieran cargamentos de cocaína provenientes del sur del país para venderlos, en dosis personales, en líneas de microtráfico abiertas en varias zonas del sur de Bogotá.

Los receptores de las llamadas tienen un denominador común: son muchachos desplazados de entre 15 y 19 años que viven en barrios como Patio Bonito, María Paz, Casa Blanca, Tintal, Roma, Britalia y Bellavista.

Así se lo aseguraron dos líderes de la zona a Héctor Olimpo Espinosa, viceministro de relaciones políticas del Ministerio del Interior, en un conversatorio sobre alternativas de lucha contra el delito y el consumo, el pasado 26 de junio. Y se lo repitieron después en su despacho, con nombres, coordenadas y otras pruebas.

EL TIEMPO habló con uno de esos líderes y estableció que ya hay varios jóvenes que aceptaron entrar al negocio del narcotráfico al menudeo por una mensualidad, y que la tentadora oferta viene directamente de hombres de la estructura armada de Walter Arizala, alias Guacho, disidente de las ex-Farc.

Recuerde que aunque estamos acá, nunca perdemos el contacto con la gente de Llorente, Barbacoas, Tumaco y otras zonas de influencia de alias ‘Guacho’

“Las autoridades creen que hombres con camuflado y fusil están recorriendo la localidad para llevarse a los muchachos. Eso es ser ingenuos. Lo hacen a través de llamadas con sus allegados. Recuerde que aunque estamos acá, nunca perdemos el contacto con la gente de Llorente, Barbacoas, Tumaco y otras zonas de influencia de alias ‘Guacho’ ”, les explicó a reporteros de este diario el líder social.

La banda de María Paz

Y agregó que a los muchachos les están proponiendo, además, que ayuden a conseguir armamento; y a un par, incluso, le llegaron a pedir que también les consiguiera mujeres.

Dimos la alarma porque hay casos en donde una madre ya perdió a uno de sus tres hijos y quiere proteger a los otros dos”, agregó el líder. Además, aseguró que ya hay un puñado de muchachos que aceptó la “tentadora oferta” y ahora pertenecen a la línea de microtráfico que funciona en María Paz, al lado de Corabastos.

“Algunos de nuestros muchachos están en el costado sur del coliseo Cayetano Cañizares. Allí hay decenas de ventas callejeras y entre esa mercancía usted ya sabe lo que se mueve”, agregó el informante del Ministerio.

En efecto, en esa zona de la ciudad la Policía Metropolitana de Bogotá completa cuatro operativos en serie, dentro de un dispositivo contra una de las ollas más grandes de microtráfico.

Es conocida como ‘el Cartuchito’ y opera en los barrios María Paz y el Amparo. De hecho, en una de las intervenciones realizadas por 400 uniformados de la Policía, en asocio con la Secretaría de Seguridad y la Alcaldía, se capturaron a 15 personas por tráfico de droga y se incautó coca y marihuana.

Ese día fueron rescatados 200 menores, incluida una pequeña indígena ecuatoriana. Las denuncias en manos del Ministerio del Interior, sin embargo, señalan que la población más vulnerable es la de afrodescendientes. Además, que de los dos grandes asentamientos que hay en Bogotá –en Suba y en la localidad Kennedy–, el del sur es la de mayor exposición.

“En Suba están los desplazados del Chocó, pero a este lado están los del sur del país, área de influencia de las disidencias. Si bien entre los desplazados hay mandatarios locales y muchos maestros, la gran mayoría son jóvenes sin oportunidades que salieron huyendo de la guerra cocalera en la región”, explicó un asesor del viceministro Espinosa.

Éder Escobar, alcalde de Barbacoas, admitió que hoy registran la tasa de homicidios más alta del departamento: 26 este año. También dijo que “el desplazamiento es cosa de todos los días. Si bien algunos están saliendo para Bogotá, otros optan por Cali o Pasto”.

Al respecto, los denunciantes aseguran que Bogotá ni siquiera sabe cuántos afrodescendientes hay en su perímetro, lo que desencadena en una falta de políticas públicas para suplir sus necesidades y evitar que sean reclutados por grupos ilegales.

“Antes Bogotá era una oportunidad para trabajar y estudiar. Pero ahora hay cientos de muchachos que se ganan la vida en las ventas callejeras y que son presa fácil de bandas de microtráfico locales y las que ahora quieren armar desde Nariño”, explicó el líder comunitario.

Según el censo nacional de 2005, la colonia llegaba a cerca de 95.000 afros. Y hace cuatro años surgió otra cifra de la Alcaldía: 115.088, concentrados especialmente en Bosa, Suba, Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Engativá y Kennedy.

Pero sus líderes dicen que la cuenta ya sobrepasó los 700 mil debido al desplazamiento silencioso de la población en Nariño, por los enfrentamientos entre grupos armados que van tras el botín de los narcocultivos.

La versión oficial

EL TIEMPO se comunicó con Leonardo Alexander Rodríguez, alcalde local de Kennedy, quien aseguró que se trata de una situación de magnitud metropolitana.

En esta localidad no tenemos información. En los consejos locales de seguridad no se han presentado quejas o denuncias concretas

“Las averiguaciones y denuncias están en conocimiento y gestión de la Secretaria de Seguridad y la Policía Metropolitana. En esta localidad no tenemos información. En los consejos locales de seguridad no se han presentado quejas o denuncias concretas”, explicó.

La Policía Metropolitana hizo un pronunciamiento similar.

No tenemos información sobre este tipo de reclutamiento ni tampoco sobre afrodescendientes desaparecidos en los últimos tres meses. Pero no desestimamos las denuncias del Viceministerio. De hecho, no descartamos que bandas locales estén actuando a nombre de ‘Guacho’, para atemorizar a la ciudadanía”, señaló una fuente autorizada.

Y la Secretaría de Seguridad dijo: “No tenemos conocimiento de ninguna denuncia formal, por parte del Gobierno o de la comunidad sobre presuntos reclutamientos de grupos armados ilegales. Cualquier funcionario que tenga información sobre algún hecho delictivo debe ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes”.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA