Capos del Valle se pasean en camionetas blindadas por Bogotá - Investigación - Justicia - ELTIEMPO.COM
Investigación

Capos del Valle se pasean en camionetas blindadas por Bogotá

La banda de ‘Sanandresito de la 38’ ofrecía escoltas a narcos. Alias Juano sería el contacto.

Captura de Januario Hernández

Januario Hernández, alias Juano, fue capturado hace tres semanas en un lujoso ‘penthouse’ cerca de Unicentro, norte de Bogotá.

Foto:

Archivo particular

Por: Unidad Investigativa
01 de diciembre 2018 , 10:57 p.m.

Camionetas blindadas, armamento de alto calibre, casas de lujo, vigilancia las 24 horas...

Esos servicios hacían parte del portafolio que la banda de ‘Sanandresito de la 38’ –bautizada así por las autoridades– les ofrecía a sus aliados de otras organizaciones criminales del país, con las que conformaron una especie de bloque.

Informes en poder de las autoridades señalan que estos servicios han sido usados por miembros de la llamada ‘Oficina’, que ‘exporta’ desde Medellín a Bogotá sicarios para alimentar la llamada ‘banda de los Rólex’. Pero, más recientemente, han acogido a herederos del clan del extinto capo del Valle Hélmer ‘Pacho’ Herrera.

Información conocida por este diario indica que alias W, un supuesto familiar de Herrera que ya pagó una condena en Estados Unidos, estuvo en Bogotá bajo protección de esta organización. Al parecer, se trata del mismo capo a quien hace pocas semanas se le incautó en Bogotá un cargamento de coca escondido en pulpas de fruta.

Tal como EL TIEMPO lo reveló hace dos semanas, la Fiscalía y la Policía tienen información según la cual uno de los jefes de finanzas de la ‘banda de Sanandresito’, es dueño de una empresa de vigilancia legal. A través de esta, habría movido a alias W y a otro sujeto conocido con el alias de Mao.

Parte de esta información fue revelada en las audiencias de legalización de captura y de medida de aseguramiento de miembros de la ‘oficina de Sanandresito’. En el mismo operativo fue capturado Jerson Triana, hijo del zar de las esmeraldas Horacio Triana, quienes habrían contratado a esa banda para asesinar a 13 personas, entre ellas socios y rivales.

Además de la alianza ilícita con el llamado ‘clan de los Triana’ y con bandas criminales de otras regiones, la operación de las autoridades dejó al descubierto nexos con el dueño de la coca de los llamados ‘narcojets’ que salieron del aeropuerto El Dorado en diciembre de 2017 y enero de 2018, rumbo a Londres.

Al parecer, el nexo con la mafia del Valle estaría a cargo de Januario Hernández González, alias Juano, señalado jefe de la estructura delincuencial y también capturado hace tres semanas.

Brujas y excentricidades

‘Juano’ fue localizado en el lujoso ‘penthouse’ de un exclusivo edifico del norte de Bogotá, ubicado a unas pocas cuadras del centro comercial Unicentro.

En el lugar fueron encontradas tanto armas como objetos religiosos que confirman que el señalado delincuente tenía una supuesta bruja de cabecera. De hecho, la pareja de uno de sus socios había avisado que la bruja les advirtió sobre su inminente captura.

‘Juano’ se movilizaba en una camioneta Nissan Infiniti, avaluada en más de 500 millones de pesos y con blindaje número 4 (de los más potentes) en las puertas. También poseía armas importadas de Estados Unidos con pintura pixelada y un revólver llavero.

Tras dos años de seguimientos y la interceptación de centenares de comunicaciones, se estableció que ‘Juano’ mantenía contactos directos con capos del Valle, con quienes coordinaba actividades criminales.

Según informantes, el nexo entre ‘Juano’ y la mafia del Valle es de vieja data. De hecho, las autoridades verifican información según la cual este comenzó a construir su perfil delictivo junto a alias Ulloa. Se trata de un antiguo narcotraficante que ayudó a sentar los cimientos del cartel de Cali junto con los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, a Orlando Henao y a Iván Urdinola Grajales.

Las autoridades establecieron que ‘Juano’ logró pasar varios años sin ser identificado. Para ello posaba como próspero comerciante e inversionista inmobiliario

A pesar de esos nexos, las autoridades establecieron que ‘Juano’ logró pasar varios años sin ser identificado. Para ello posaba como próspero comerciante e inversionista inmobiliario.

Fuentes cercanas al caso señalaron que se rastrean versiones que indican que miembros de la banda del Sanandresito estaría ayudando a blanquear dinero de un sujeto conocido en el mundo de la mafia con el alias de Coya, quien fue miembro del grupo delincuencial de los hermanos Calle Serna, ‘los Comba’.

Otro de sus aliados en el Valle de la ‘oficina de Sanandresito’ de la 38 es un reconocido narco que ya pagó una condena en cárceles de Estados Unidos por pertenecer a la organización de Diego Montoya, alias don Diego, y del también extraditado capo Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño.

La segunda fase

Las autoridades trabajan ahora en una segunda fase de esta operación para dar con los miembros de las bandas de otras regiones que trabajaban en coordinación con los sicarios de la 38.

Entre otros, está en la mira un narcotraficante paisa que estaría comprando bienes y minas del clan de ‘los Triana’ ante la inminente extradición de su cabeza, Horacio Triana, que ya fue firmada por el presidente Juan Manuel Santos, el pasado 15 de julio.

Tal como EL TIEMPO lo reveló, la justicia de Estados Unidos lo está requiriendo por narcotráfico. Y no se descarta que su hijo Jerson tome la misma ruta si se comprueba que en la lista de personas que el clan habría mandado matar se encuentra un ciudadano estadounidense.

Lo que sí está plenamente establecido es que iban a atentar, con un ‘rocket’ traído desde Venezuela, contra el llamado zar de las esmeraldas Hernando Sánchez.

Este ya había sufrido un atentado, en 2012, en un lujoso almacén de la zona T de Bogotá, en el que perdió un ojo y un riñón.

Ese episodio terminó poniendo tras las rejas a Horacio Triana, zar de las esmeraldas, como autor intelectual del frustrado atentado que, seis años después, querían repetir.

Van 21 capturas vinculadas en la primera fase

Durante cerca de tres días, y ante el Juzgado 27 de Garantías de Bogotá, la Fiscalía General de la Nación les imputó cargos a las 21 personas vinculadas a la llamada banda criminal de ‘Sanandresito de la 38’ y al llamado clan de ‘los Triana’. Uno de los imputados es Jerson Triana, hijo del capo esmeraldero Horacio Triana, quien deberá responder por los delitos de homicidio, concierto para delinquir agravado; tráfico, fabricación y porte de armas de fuego; tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; extorsión, desplazamiento y desaparición forzada. Las 21 capturas se ejecutaron tras un megaoperativo desarrollado en tres ciudades, incluida Bogotá.

Según la Fiscalía y la Policía, se le dio un duro golpe a la banda de sicarios que operaba desde 2000 como un residuo del bloque Capital de las Autodefensas, bajo el mando de Miguel Arroyave, alias Arcángel. Tanto Triana como las otras 20 personas negaron su responsabilidad en los delitos imputados, pero algunos ya colaboran.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.co
En Twitter: @uinvestigativa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA