Hubo mil casos más de agresiones por riñas reportadas en el 2018 - Delitos - Justicia - ELTIEMPO.COM
Delitos

Hubo mil casos más de agresiones por riñas reportadas en el 2018

Desenlace fatal por intolerancia en Medellín evidencia que ese problema sigue. 

Riñas bogotá

Esta riña se presentó en la avenida Boyacá con calle 26

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Justicia Y Paz
28 de enero 2019 , 09:18 p.m.

La intolerancia sería la principal razón por la cual un hombre que conducía una motocicleta en Medellín persiguió un automóvil, enfrentó a sus ocupantes y les disparó. Dos jóvenes murieron en el hecho y otra persona resultó herida.

Según las autoridades, esto se dio luego de que el carro golpeó la moto en la parte trasera. El choque se habría producido debido a que el motociclista frenó ante un reductor de velocidad. Tras un altercado entre los ocupantes del vehículo y quien manejaba la motocicleta, este último empezó una persecución mientras les disparaba.

Las víctimas mortales del hecho ocurrido el sábado pasado en la capital antioqueña fueron identificadas como Kevin González Echavarría, de 30 años de edad, y Deyvi Julián Marín Arcila, de 22.

Pero este tipo de casos de intolerancia no son nuevos en el país y han encontrado en las riñas una de sus manifestaciones más comunes.

Este tipo de agresiones, según cifras de Medicina Legal se han venido incrementando en los últimos dos años.

El exdirector de la Policía general (r) Luis Ernesto Gilibert pone sobre la mesa el grave problema del “alto nivel de intolerancia” que vive el país. A su juicio, “aquí no hay tolerancia para nada. La gente vive en un ambiente hostil en todo momento”.

Las cifras oficiales señalan que mientras que en el 2017 se reportaron 75.922 casos de violencia interpersonal por altercados, la cifra preliminar llegó a 76.910 en el 2018.
En 2018 se reportó un aumento, por lo menos en lo que tiene que ver con las revisiones médico-legales por riñas evaluadas por el Instituto de Medicina Legal.

El general Gilibert señala que la mayoría de los casos de intolerancia, como el ocurrido en Medellín –donde el año pasado murieron 51 personas por riñas–, se dan en el transporte público o en el tránsito de las ciudades.

“A los colombianos se les acaban muy fácil las palabras, y cuando eso ocurre pasan a las manos, a los hechos”, dice.

Los reportes indican que en los últimos tres años, los altercados en el país cobraron la vida de por lo menos 2.400 víctimas.
Y si bien las agresiones aumentaron en el 2018, el número de fallecidos tuvo un leve descenso. El año pasado, 802 personas murieron en riñas, mientras que en el 2017 fueron 821.

En todo caso, según el experto en seguridad ciudadana Daniel Mejía, las agresiones por altercados pueden ser más elevada en Bogotá que en Medellín, donde los homicidios se incrementaron el año pasado no por este fenómeno, sino por la disputa entre bandas criminales.

En efecto, los registro de Medicina Legal muestran que en la capital del país, 141 personas perdieron la vida en medio de agresiones por intolerancia. De acuerdo con Mejía, el alcohol y las sustancias psicoactivas juegan un papel importante en las discusiones que desencadenan este tipo de actos violentos. “Muchas veces son familiares o personas que bajo los efectos de estas sustancias terminan ocasionándose lesiones o incluso llegando al homicidio”, dijo Mejía, quien fue secretario de Seguridad de Bogotá.

Según el experto, la situación se podría mitigar si se hicieran campañas de prevención frente al comportamiento de las personas y al consumo responsable de alcohol. También advirtió sobre la necesidad de controlar el expendio de estas bebidas adulteradas, pues también guardan relación con hechos violentos.
“El consumo de alcohol adulterado crea unos efectos farmacológicos muy diferentes y torna más violentas a las personas”, agrega Mejía.

Para él, es importante también orientar a los ciudadanos “con el fin de que aprendan a comportarse. Las disputas no se van acabar, y la gente debe solucionarlas de una manera civilizada. La prevención y la cultura ciudadana del país juegan un papel fundamental”, resaltó el experto.

Para el general (r) de la Policía Gilibert, el valor de la tolerancia “tiene que estar en los programas de educación, en la primaria, el bachillerato, muy a fondo para poder hacerle entender a la gente que
las situaciones de malestar y problemas que evidencian a diario no tienen que generar reacciones contra otras personas”.
Gilibert afirmó que según su experiencia, los altercados se evidencian en el país desde muy tempranas horas de la mañana.

“A las ocho de la mañana ya hay un montón de gente alterada porque el trasporte público no es fluido, no es bueno y es inseguro, eso hace que la gente se vaya tornando intolerante”, agregó.


REDACCIÓN PAZ Y JUSTICIA
Twitter: @PazyJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA