Sanciones a estudiantes deben ser adecuadas y proporcionales, dice la Corte - Cortes - Justicia - ELTIEMPO.COM

Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Cortes

Sanciones a estudiantes deben ser adecuadas y proporcionales

La Corte aseguró que aunque instituciones tienen autonomía, sus reglamentos deben respetar derechos.

Sanciones a estudiantes deben ser adecuadas y proporcionales

Corte pidió a universidades y colegios que les garanticen el debido proceso y la posibilidad de controvertir a los estudiantes que hayan incurrido en alguna infracción.

Foto:

istock

Por: Justicia
03 de abril 2019 , 09:26 p.m.

Aunque las universidades y los colegios gozan de autonomía para definir sus estatutos, filosofía, organización interna y dirección ideológica, las sanciones que contemplen para los estudiantes que cometen alguna infracción no pueden estar por encima de los derechos fundamentales y deben entender el contexto de cada caso.

Así lo estableció la Corte Constitucional al estudiar distintas tutelas en las que les recordó a los centros educativos que antes de aplicar una sanción –como la expulsión, o la pérdida de una materia– deben verificar que al estudiante se le hizo un proceso disciplinario, respetando el debido proceso, y se le brindó la posibilidad de controvertir, y la medida impuesta es la más adecuada y proporcional.

El tribunal afirmó que las sanciones deben estar expresamente catalogadas en el manual de convivencia, y cuando esto no sea así, se tienen que interpretar esos vacíos a favor de los estudiantes.

Rectores de universidades y colegios consultados por EL TIEMPO destacaron del fallo de la Corte que en cada caso se deben considerar los atenuantes y agravantes y que los reglamentos deben apoyarse en las garantías procesales y las sanciones, en la racionalidad y proporcionalidad.

La primera tutela que estudió la Corte fue la que presentó Jansely Lorena Díaz en contra de la Universidad Manuela Beltrán. La joven dijo que cursa sus estudios gracias a un crédito beca que le dio la Secretaría de Educación de Bogotá por obtener el puesto 12 a nivel nacional en las pruebas Saber 11.

Ella vive en la vereda Mochuelo Bajo, zona rural de Ciudad Bolívar, por lo que para asistir a la universidad debe salir con cuatro horas de anticipación. La joven, se lee en el expediente, llegó tarde varias veces a clase en el primer semestre del 2018. Al completar siete faltas perdió la materia de Laboratorio de Equipos, lo que bajó su promedio a 3,2. Pero lo exigido para mantener la beca era 3,5.

Al estudiar su caso, la Corte dijo que la Universidad vulneró su derecho a la educación y al debido proceso, ya que la materia que perdió era de tipo práctico y su reglamento nada dice sobre estas. Además, señaló, la institución no tiene pautas específicas para los casos en los que se llega tarde a clase, pues no está regulado un tiempo máximo de espera o las consecuencias de fallas reiteradas.

Pero más allá de lo normativo, el alto tribunal aseguró que la Universidad no tuvo en cuenta los problemas de movilidad de Díaz y le ordenó modificar su nota en la asignatura por un 3,86, que habría obtenido si no hubiera perdido por las fallas a clase.

La segunda tutela es de Hernán Darío Ospina contra la Universidad Santiago de Cali, porque consideró que vulneró sus derechos a la libertad de expresión, la protesta y la educación. Según el joven, que cursaba tercer semestre de derecho, a mediados del 2017 la Universidad tomó la decisión de cambiar algunas clases presenciales por sesiones virtuales. Esto llevó a que Ospina le concediera una entrevista a un noticiero local en la que se mostró inconforme con esas clases.

Permitir la censura y la exclusión de los usos discursivos implica que cada día crezca la ausencia de diálogo

Un mes después, el Consejo de la Universidad le abrió una investigación por supuestamente haber afectado el buen nombre de la institución, fue sancionado con la cancelación de la matrícula por dos periodos académicos.

Al estudiar su tutela, la Corte le dio la razón al joven –que había asegurado que su postura no había sido injuriosa– y señaló que la libertad de expresión es un derecho protegido, a menos que se trate de un discurso de odio, que incite a la violencia o la discriminación.

“(...) Los discursos que se caractericen por un tono y lenguaje fuerte son parte natural de los espacios comunitarios. Permitir la censura y la exclusión de los usos discursivos implica que cada día crezca la ausencia de diálogo”, dijo el alto tribunal, que consideró que sancionarlo por dar su opinión crítica frente a una política académica constituye una censura y dejó sin efectos la cancelación de la matrícula y le ordenó a la Universidad el reintegro inmediato de Ospina.

También ordenó darle vías de nivelación académica para ponerlo al día en las materias que dejó de recibir.

La última tutela que estudió la Corte es la de Juan Diego Suaza Gutiérrez, de 19 años, a quien la Institución Educativa Normal Superior de Pasca, en Cundinamarca, no le permitió matricularse en el 2018 para cursar décimo grado, por problemas de convivencia. Suaza dijo que nunca fue informado de un proceso disciplinario en su contra, ni de la expulsión o matrícula condicional, no obstante, la institución no volvió a vincularlo.

La Corte señaló que al negarse a expedirle una orden de matrícula sin fundarse en razones claras, la institución desconoció el manual de convivencia, el debido proceso y el derecho que el joven tenía de ser oído antes de notificársele una sanción. Para la Corte, no se aportaron pruebas que demostraran que a Suaza se le inició un proceso disciplinario, con el que se pudiera concluir que la sanción era educativa y necesaria para su formación escolar y hubo un “acto motivado”.

‘Parámetros personales no son objetivos’

Víctor Gómez, rector del colegio Gimnasio Moderno, sobre la decisión de la Corte Constitucional advierte que “los problemas personales, afectivos o familiares que llevan a los estudiantes a tener un bajo desempeño no siempre pueden ser 100 por ciento objetivos”.

Por su parte, Ricardo García, rector de la Universidad Distrital, afirma que las sanciones de las instituciones deben apoyarse en la razonabilidad, pero “a la luz de la autonomía” y para Carlos Mario Lopera, director del Observatorio de la Universidad Colombiana, esta decisión de la Corte “no significa que los planteles educativos no pueden expulsar a los alumnos, les exige es que haya un debido proceso”.

JUSTICIA@PazyJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA