Cortes

Abecé del expediente en el que ordenaron investigar a Álvaro Uribe 

La decisión involucra a más de 20 personas que tienen claves de presunta manipulación de testigos. 

Iván Cepeda

Iván Cepeda, senador del Polo Democrático, y Álvaro Uribe, expresidente y senador del Centro Democrático.

Foto:

Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO y EFE

23 de febrero 2018 , 11:41 a.m.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia que en 220 páginas expone las razones por las que rechazó una denuncia que el expresidente Álvaro Uribe hizo contra el senador Iván Cepeda y, por el contrario, ordenó investigar al senador del Centro Democrático porque supuestamente manipuló testigos, tiene al menos 20 nombres. 

Además de las interceptaciones legales que el alto tribunal hizo sobre los teléfonos de los involucrados en el caso, los personajes mencionados por el alto tribunal son claves para entender por qué la Corte decidió que Cepeda jamás intentó fabricar testimonios contra Uribe en sus denuncias por presuntos nexos con paramilitares, y por qué decide compulsar copias contra el expresidente. 

El caso comenzó con dos senadores en orillas opuestas: Iván Cepeda, del Polo Democrático y Álvaro Uribe, del Centro Democrático. Ellos son los protagonistas de la decisión luego de que, en el 2012 Uribe denunció a Cepeda porque supuestamente estaba yendo a cárceles para conseguir a exparamilitares que declararan en su contra, ofreciéndoles -según él- dinero y beneficios por esos testimonios. 

Los protagonistasÁlvaro Uribe
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez, senador y expresidente de la república, durante el debate de control político que le hizo Iván Cepeda en el Congreso. 

Foto:

Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

El caso en la Corte Suprema de Justicia arrancó en febrero del 2012, cuando el expresidente Álvaro Uribe Vélez denunció al congresista Iván Cepeda, afirmando que como miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, el 19 de agosto y el 11 de septiembre del 2011, el senador del Polo entrevistó a los exparamilitares Pablo Hernán Sierra García y Juan Guillermo Monsalve Pienda en las cárceles de Itagüí y Cómbita. 

Esos testimonios, que según Uribe fueron manipulados, fueron entregados por Cepeda a la Fiscalía. 

Para Uribe, Cepeda incurrió en los delitos de abuso de la función pública porque "falsamente se valió de sus funciones parlamentarias" para escuchar a los exparamilitares. También dijo que Cepeda era responsable de fraude procesal al pedirle a la Fiscalía que investigara los hechos, y lo señaló, además, del delito de calumnia por columnas que el senador del Polo escribió contando lo que le habían dicho los exparamilitares. 

En el proceso, Uribe llevó los testimonios de por lo menos cinco exparamilitares que supuestamente afirmaban cómo Cepeda los había presionado, pruebas con las que intentó justificar que el senador "dirige un cartel de falsos testigos" en su contra, reiterando que Cepeda les había ofrecido a presos beneficios jurídicos, económicos, medidas cautelares y ubicaciones fuera del país. 

También dijo que Cepeda visitó a Juan Guillermo Monsalve en 21 oportunidades, lo que a su juicio no correspondió a una labor humanitaria, sino a un "contubernio de Cepeda con esos testigos que ha entrenado para difamarnos a mi hermano Santiago y a mí". 

También dijo que no recuerda haber tenido contacto con Monsalve porque a la hacienda Guacharacas no regresó desde junio de 1983, cuando la guerrilla asesinó a su padre y sólo estuvo de paso en 1988. 

En el proceso Uribe también negó haber tenido contacto con cualquier miembro de la familia Monsalve. 

En septiembre del 2014, cuando Iván Cepeda hizo un debate de control político contra Uribe, el expresidente se ausentó afirmando que iba a llevar a la Corte varias pruebas, entre ellas dos testimonios obtenidos por un investigador privado contratado por el alcalde de Amagá (Antioquia), Wilser Molina, que mostraban la supuesta presión a testigos. 

Iván Cepeda
Iván Cepeda

Iván Cepeda, senador del Polo, durante el debate por paramilitarismo contra Uribe realizado en el Congreso en septiembre del 2014.

Foto:

Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Tras la demanda el senador del Polo Democrático aseguró ante la Corte que cuando se posesionó como representante a la Cámara, fue designado miembro de la Comisión Segunda del Congreso y fue comisionado por su partido para hacer parte de la Comisión de Derechos Humanos. 

Cepeda insistió en que nunca abusó de sus funciones porque las visitas que hizo a las cárceles y las entrevistas que tuvo con internos, se dieron en medio de su labor ante la crisis carcelaria del país. Aseguró que, incluso, en agosto del 2011 promovió un debate de control político sobre la situación en los centros penitenciarios por el hacinamiento. 

Cepeda dijo que en medio de esas labores recibió un escrito de Pablo Hernán Sierra García, quien le pidió que lo visitara porque tenía una grave denuncia. 

También dijo que tiempo después recibió un manuscrito de Juan Guillermo Monsalve pidiéndole también su visita porque después de que Sierra testificó, él y su familia fueron amenazados. 

Los dos encuentros fueron grabados y remitidos por Cepeda a la Fiscalía General para que investigara las declaraciones. 

Afirmó que por las condiciones de seguridad en las que quedaron los exparamilitares, volvió a visitarlos y que ante un atentado que Monsalve recibió contra su vida, citó al Fiscal y al Ministro de Justicia a un debate de control político. 

Cepeda dijo en el proceso que, por años, Uribe le ha tenido animadversión a él y a su familia, a quien ha señalado de ser guerrillera, por lo que en diferentes oportunidades ha tenido que "retractarse y pedirle perdón por las ofensas de las que lo han hecho víctima". 

Cepeda también negó haber visitado 21 veces a Juan Guillermo Monsalve, pues afirmó que fueron nueve. Y dijo que el único contacto que tuvo con la familia Monsalve se dio por el riesgo en el que quedaron tras las declaraciones del hijo. 

La Corte le dio la razón a Cepeda en que no es responsable de ninguno de los delitos señalados por Uribe. 

Según el alto tribunal "no abusó de sus funciones, no determinó a reclusos mediante sobornos para testificar falsamente en contra de Uribe, su hermano Santiago y otras personas, ya que como se verá enseguida, en primer lugar actuó dentro del marco constitucional y legal que su cargo le impone,
y en segundo término, al prueba acopiada muestra con suficiencia que no son ciertos los cargos que terminaron haciéndole a través de las declaraciones de varios exparamilitares que declararon en su contra". 

Los testigos de Cepeda contra UribePablo Hernán Sierra, exparamilitar del Cacique Pipintá
Pablo Hernán Sierra

Pablo Hernán Sierra, exparamilitar del frente Cacique Pipintá.

Foto:

Archivo

En la entrevista que Sierra le dio a Cepeda, el exparamilitar -que no se desmovilizó en Justicia y Paz- contó que a finales de los 90, concretamente cuando Álvaro Uribe era gobernador de Antioquia, "en la hacienda Guacharacas (de la familia Uribe Vélez) surgió el grupo que dio origen a esa estructura del bloque Metro". 

Según Sierra, "los señores Álvaro Uribe Vélez, Santiago Uribe Vélez, el señor Santiago Gallón Henao, el hermano de este, Pedro Gallón, los hermanos Luis Alberto Villegas Uribe y Juan Guillermo Villegas Uribe eran los jefes y los creadores de esa estructura". 

Agregó que Juan Guillermo Monsalve hizo parte de esa organización criminal y conocía los detalles del caso. 

Sierra fue entrevistado por cepeda en agosto del 2011, diligencia en la que, según le contó el exparamilitar a la Corte, habló sobre los presuntos vínculos de Álvaro Uribe Vélez y su hermano con el Bloque Metro de las Autodefensas. 

En la entrevista dijo que se vinculó a esta estructura en 1995 y que tras años de permanecer en silencio, decidió contar la verdad. Afirmó que buscó hablar con Cepeda porque era representante de la Comisión de Derechos Humanos  y que en ningún momento lo direccionó. 

Ante la Corte también contó que antes de ser paramilitar, fue comerciante de productos agropecuarios y sus padres tenían una finca en Barbosa (Antioquia). Aseguró que en el Bloque Metro fue fundador del cartel de la gasolina, con el que construyó válvulas para extraer ese recurso de Ecopetrol para financiar a las Auc. 

Dijo que en 1993 aspiró a la alcaldía de Santo Domingo "avalado por el movimiento Unionismo del doctor Luis Alfredo Ramos".

Sierra también le contó a la Corte que "la subasta ganadera realizada el 9 de febrero de 2002, para apoyar la campaña presidencia de Álvaro Uribe Vélez, la organizó él con el apoyo de Hernando Montes (presidente de Asogán)". 

Dijo que entre 1995 y 1996 la guerrilla del Eln hurtó 600 cabezas de ganado y unos caballos de paso fino y quemó la hacienda Guacharacas de los hermanos Uribe Vélez. Reiteró que "ese lugar fue la base principal de operaciones del bloque Metro" y que "la Convivir El Cóndor, creada por decreto de la Gobernación de Antioquia, auspició la actividad ilegal de esa organización". 

El exparamilitar le contó a la Corte que por medio de Juan Guillermo Monsalve se enteró que supuestamente Santiago Uribe "está vinculado con el enjuiciamiento que se le hizo a Darío Granda, alias 'Gigante', exmiembro del Eln, que después integró las filas del bloque Metro, porque había participado en el hurto de ganado a la finca". 

Sierra aseguró que la masacre de San Roque, ocurrida el 13 de julio de 1996, en la que hubo cuatro muertos, y otra ocurrida el 14 de septiembre de 1996, en el corregimiento del Nus, que dejaron como víctimas a Álvaro Carmona y otras tres personas, se dio "por comprar caballos hurtados en Guacharacas, cuyos cuerpos nunca aparecieron". 

En medio de un proceso contra Santiago Uribe contó los detalles de la muerte de alias Juan Pablo, guerrillero del frente Bernardo López Arroyave del Eln, porque, según su testimonio, "Álvaro Uribe, entonces gobernador de Antioquia, se enteró que montaba un caballo de paso fino hurtado en Guacharacas". Dijo que aunque las Autodefensas mataron a ese guerrillero, supuestamente la gobernación de Antioquia pagó una recompensa ofrecida por su captura a un informante de las Auc. 

También habló de un encuentro ocurrido entre 2005 ó 2006 con Óscar Arboleda, Manuel Ramiro Velásquez y el exgobernador Luis Alfredo Ramos para "tratar el tema de la ley de Justicia y Paz, en el municipio de Bello (Antioquia). 

El exparamilitar contó que que su amigo Juan Guillermo Monsalve "fue hostigado, incluso por su propio hermano, para que no hablara y no le causara problemas a la familia" y dijo que hacía por lo menos 20 días "los abogados de Álvaro y Santiago Uribe, Juan Guillermo Villegas y Santiago Gallón visitaron a los parientes de Juan Monsalve para que se comprometieran a desmentirlo". 

Por las declaraciones que ha dado ante la justicia, Sierra enfrentó dos investigaciones penales, pero tras comparecer al juicio, insistió en sus declaraciones y fue absuelto. En el otro proceso su caso fue archivado. 

Juan Guillermo Monsalve, exparamilitar de Antioquia

Según las declaraciones que Monsalve le dio a Iván Cepeda, desde los ocho años vivía con su familia en la hacienda Guacharacas porque su padre, Óscar Monsalve, era el mayordomo. 

Dijo que en 1994 Santiago Uribe tuvo problemas con la guerrilla, por lo que a los 6 meses quemaron la finca y mataron a un trabajador amigo suyo, por lo que tuvieron que salir de la propiedad. 

Contó que tras el robo de las reses, él participó en la recuperación y "por eso viene la masacre de San Roque" en la que supuestamente mataron a carniceros que compraron ganado robado por la guerrilla. 

Monsalve dijo que él y su familia trabajaron para el ganadero Juan Guillermo Villegas (amigo de Uribe) y que en 1996, cuando volvieron a Guacharacas, la guerrilla se los llevó para preguntarles por los actuales dueños de la finca. 

Aseguró que cuando los soltaron, empezó la conformación del Bloque Metro y con actividades criminales como "limpiar la zona, incursionaron en el negocio del narcotráfico -por cuenta de Alberto Villegas- y de la gasolina, con los contactos que hacía Juan Guillermo VIllegas, participando también Santiago Gallón". 

Contó que supuestamente presenció reuniones entre Santiago Uribe y Santiago Gallón con alias Jota y que en el 2002 "ayudaron en la campaña presidencial de Álvaro Uribe". Dijo que "el bloque Metro puso los carros para sacar la gente de las veredas, y ahí fue donde pintaron las paredes que decían: Álvaro Uribe AUC a la Presidencia (...) Don Juan me mandó (...) que llevara unos tarros de aerosol para que borrara eso porque Uribe se estaba metiendo en problemas porque le estaban dando mucha prensa a eso". 

Juan Guillermo Monsalve también dijo ante la Corte que su familia fue visitada por los Villegas (cercanos a Uribe) después de dar su declaración contra el expresidente y que les "habían filmado una declaración, que han sido presionados para descalificar el testimonio de él, y que al parecer uno de los abogados que acompañó a los Villegas era Jaime Granados". 

El exparamilitar afirmó que en septiembre del 2011 interpuso una denuncia en la Fiscalía afirmando que su familia había recibido "amenazas de muerte" y que debía retractarse, de lo que estaba diciendo Pablo Sierra y desmentirlo. 

El 24 de marzo del 2012 fue atacado con un cuchillo en su celda, por lo que ordenaron trasladarlo de cárcel. Y en marzo del 2013, según una denuncia, en la celda de Juan Guillermo Monsalve se encontró una sustancia "altamente venenosa". Un informe de Medicina Legal había concluido que la sustancia era "fluoracetato de sodio, un compuesto altamente tóxico que es usado como insecticida y rodenticida". 

Los testigos de UribeÓscar Monsalve Correa

En el proceso, los abogados de Uribe llamaron a declarar a Óscar Monsalve Correa, padre de Juan Guillermo Monsalve, y quien administró la finca Guacharacas. 

Según la declaración obtenida por Jaime Granados -abogado de Uribe-, Monsalve aseguró que él y su esposa recibieron dinero de Iván Cepeda, y les "ofreció asilo en Argentina y después llevarlos a Barranquilla", pero cuando Monsalve testificó ante la Corte, "dejó en claro que el congresista no le pidió nada a cambio de intervenir por la seguridad de su familia, y mucho menos le pidió hacer declaraciones en contra de Uribe". 

Monsalve dijo que administró Guacharacas entre 1986 y 1996, que conoció a Juan Guilermo Villegas como ganadero y político de la región del Nus. Dijo que nunca vio a Álvaro Uribe, pero sí a Santiago Uribe cuando iba a pagarles a los trabajadores. Negó que en la finca se hubiera presentado un hurto de ganado y de caballos. 

La Corte Suprema ordenó interceptar sus llamadas a través de un auto del 10 de febrero del 2015, y allí fue cuando encontró que el testigo no estaba en Supía, como decía, razón por la que se negaba a declarar inicialmente, sino en Bogotá. 

También encontró que estaba recibiendo llamadas de Juan Guillermo Villegas con las que él y su familia estaban siendo presionados. 

Tras escuchar las llamadas de la familia de Monsalve, la Corte concluyó que: "Las llamadas mencionadas dejan al descubierto que Juan Guillermo Villegas Uribe y otros han intervenido testigos para involucrar al doctor Iván Cepeda en la conformación de un supuesto cartel de falsos testigos, cuando lo que parece ocurrir es lo contrario, un complot, como lo señaló el defensor del congresista, para desprestigiar su labor legislativa y, de paso, las entrevistas lícitamente recogidas en ejercicio de sus funciones", dijo la Corte. 

El coronel Pedro Manuel Benavides

El 29 de mayo del 2013 el coronel Pedro Manuel Benavides declaró ante un fiscal que Alexander Amaya, un exparamilitar que ha testificado contra Santiago Uribe en el proceso por los '12 Apóstoles', y el coronel Meneses (principal testigo contra Santiago Uribe) lo llamó para pedirle que declarara en contra del hermano del expresidente. Según Benavides, Cepeda le ha hecho "ofrecimientos de dineros y garantías". 

Ramiro de Jesús Henao Aguilar y Gabriel Muñoz Ramírez

Sus testimonios fueron obtenidos en la cárcel de Itagüí por un investigaor privado (Obed Herrera), contrado por Wilser Molina, quien fue abogado del exparamilitar alias 'Memín', y posteriormente fue elegido alcalde de Amagá (Antioquia). 

En esos testimonios Henao Aguilar y Muñoz Ramírez aseguran que supuestamente Cepeda les había hecho ofrecimientos a cambio de declaraciones en contra de Uribe. 

Henao es un paramilitar privado de la libertad desde el 2014, y paga una condena de 40 años de prisión. Según Henao, Cepeda lo visitó en la cárcel y no le interesó la información que iba a darle sobre unas fosas, porque "lo que le interesaba era que declarara contra Uribe". 

Y Gabriel Muñoz Ramírez fue superior de Henao en el bloque Metro, de quien se convirtió en su amigo. Según Muñoz Cepeda le ofreció un mejor sitio de reclusión y asilo para él y su familia. 

La Corte dice que estos dos testigos incurrieron en contradicciones y que con esos dos personajes "se intentó distorsionar la verdad de lo ocurrido". El alto tribunal llamó la atención de que sus testimonios surgieron justo dos semanas antes de que Cepeda hiciera el debate de control político contra Uribe, por presuntos nexos con paramilitares, y "sus relatos son sustancialmente idénticos". 

Carlos Enrique Areiza

A finales del 2014 Areiza declaró contra Luis Alfredo Ramos en el juicio que la Corte lleva en contra del exgobernador de Antioquia por nexos con paramilitares. 

Pero el 19 de enero del 2015 se supo, a través de medios de comunicación, que Areiza  se había retractado y había dicho que Cepeda le había ofrecido 100 millones de pesos para incriminar a Ramos, Álvaro Uribe, su hermano Santiago, y a José Obdulio Gaviria. 

La Corte dijo que en medio de esta investigación, Areiza declaró con temor y dijo que en la cárcel lo abordó un abogado de nombre Juan Carlos, quien supuestamente le dijo: "deje de hablar mal de la gente de Uribe, ni de los amigos de él, no comprometa más la vida, no se amargue más la vida". 

Dice Areiza que por esa razón se comunicó con la sede de Pensamiento Colombia, en Bogotá, de José Obdulio Gaviria, y días después recibió dos visitas de Jaime Restrepo, en representación de las personas de esa organización. En esa oportunidad, aseguró, le pidió que firmara dos hojas en blanco. 

Según Areiza, accedió a esa solicitud y le escribió una carta a Ramos pidiéndole perdón porque supuestamente se había dejado influenciar de Pablo Hernán Sierra. 

Areiza negó que Cepeda le haya hecho ofrecimientos y dijo que lo único que le había dicho era que si tenía pruebas de involucrados en paramilitarismo, y si quería denunciar, él lo apoyaba. 

El alto tribunal entrevistó a Carlos Enrique Areiza Arango y tras esas diligencias,  ordenó investigar las conductas del Fiscal de la Unidad de Falsos Testigos y del juez 16 penal del Circuito de Medellín, por el “cuestionable preacuerdo con Areiza por el delito de falso testimonio”, en el cual se aceptó su retractación en lo dicho contra Ramos y por el que le dieron tres años de cárcel.

Areiza le dijo a la Corte que estaba en prisión domiciliaria por ese preacuerdo, pues supuestamente el fiscal “le propuso que si no aceptaba ese delito, le imputaba el de extorsión, por el que, al igual que el de falso testimonio, lo denunció la defensa de Ramos. Entonces terminó aceptándolo para preservar su vida y reiteró sus temores frente a su seguridad”, dijo la Corte y ordenó que se le brinde protección.

La Corte también ordenó investigar la presunta falsedad en una carta que supuestamente Areiza envió a esa corporación y en la que decía que Cepeda le había hecho ofrecimientos a cambio de declarar contra Ramos y los Uribe. Según la Corte, el documento, que para la Fiscalía y el juez fue prueba de la retractación de Areiza, “no se dio en el juicio y bajo la gravedad de juramento” sino que llegó por un correo cuya autoría Areiza desmintió ante el alto tribunal.

Alexander Amaya

La Corte lo llamó a declarar porque según el coronel Pedro Manuel Benavides, Amaya le había dicho que Iván Cepeda le había ofrecido dinero para que hablara contra los Uribe. 

Pero ante la Corte, Amaya negó cualquier contacto con Cepeda y dijo  que desde 1996 ha manifestado a la justicia "sus vínculos y los de Santiago Uribe con el grupo denominado 'Los 12 Apóstoles'. 

Amaya afirmó que nunca le hizo comentarios semejantes al coronel Benavides. 

Otros personajes clavesWilser Molina

Abogado del exparamilitar Luis Arnulfo Tuberquia, alias 'Memín', quien lo puso en contacto con los exparamilitares Henao y Muñoz. Para obtener su testimonio contrató a un exagente del DAS, Obed Herrera, pagándole honorarios de su bolsillo. 

Según Molina, se reunió con Uribe para contarle los ofrecimientos que supuestamente los dos exparamilitares habían recibido de Cepeda, pero nunca tuvo mayor contacto con el expresidente. 

Molina tambíen dijo que se desligó del asunto cuando fue elegido alcalde de Amagá, para el periodo (2016-2019) en representación del Centro Democrático. 

La Corte dice que el alcalde de Amagá "le mintó a la Corte en todo cuanto tiene que ver con las condiciones en que él se enteró de la grave información que tenían Ramiro de Jesús Henao y Gabriel Muñoz Ramírez", así como sobre "su escasa cercanía con los senadores Luis Alfredo Ramos y Álvaro Uribe". 

Según las llamadas interceptadas, se encontró que tenía conversaciones telefónicas con Álvaro Uribe "para tratar el tema de los testigos que le hacen señalamientos y la urgencia de buscar mecanismos para neutralizarlos, lo cual evidencia un grado de confianza y cercanía superior a lo normal". 

Ante el alto tribunal, Molina dijo que "como no contaba con los medios técnicos para cumplir el favor que le pidió el doctor Uribe, contrató y sufragó los gastos de un investigador privado, Obed Herrera, quien le requirió cumplir una serie de protocolos para justificar su ingreso a la cárcel". 

Juan Guillermo Villegas

El ganadero de Antioquia es investigado por presuntos vínculos con paramilitares. 

La Corte asegura que Villegas "controla los movimientos de la familia Monsalve Pineda (testigos claves en el caso), conoce a todos sus miembros, sabe de sus actividades o le deben informar de las mismas y de su ubicación". 

El alto tribunal también dijo que Villegas "los insta a declarar en el momento y en los ´terminos en que él lo define, previa preparación de un abogado" y llevó a que Óscar Monsalve, padre de la familia, negara el hurto de ganado en la hacienda Guacharacas. 

En el expediente están registradas varias llamadas de Villegas, -cuyo teléfono fue interceptado después de que la Corte encontró que era quien llamaba a la familia Monsalve-, con el expresidente Álvaro Uribe.

En una de esas llamadas quedó registrado cómo el expresidente tenía conocimiento de que los teléfonos de sus interlocutores estaban siendo interceptados. 

La Corte también hizo seguimientos y encontró que Villegas se reunió con Uribe en la 70, en Medellín, junto con Humberto Gómez Garro, y que el objetivo de esa reunión "estaba relacionado con el caso de testigos dispuestos a colaborarle al senador, incriminando falsamente a Iván Cepeda de hacerles ofrecimientos a cambio de declaraciones en su contra".  

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA