Corte ordena reintegro de un empleado de banco Sudameris despedido por tener VIH - Cortes - Justicia - ELTIEMPO.COM

Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Cortes

Corte ordena reintegro de un empleado discriminado por tener VIH

Aseguró que el hombre fue presionado por un banco para que dejara su cargo.

Martillo de juez

La Corte Suprema le ordenó al banco pagar al empleado los sueldos y prestaciones que dejó de recibir desde el 2014. 

Foto:

Martín García

Por: Justicia
16 de abril 2019 , 09:01 p.m.

La Corte Suprema de Justicia le ordenó al Banco GNB Sudameris S.A. reintegrar a un empleado que fue discriminado laboralmente y fue despedido por tener VIH. 

En su decisión., la Sala Laboral de la Corte recordó que la dignidad humana y la igualdad de los trabajadores no son negociables, por lo que le ordenó al Banco reintegrar al empleado que fue presionado para renunciar. El banco también tendrá que pagar los salarios y prestaciones sociales que el empleado dejó de recibir desde noviembre del 2014, con base en una asignación mensual de 1,6 millones de pesos. Además, tendrá que hacer los respectivos aportes a la seguridad social en salud y pensión. 

Paro la Corte, el banco no logró desmentir un primer fallo en el que se consideró que antes de la renuncia del empleado, "fue sometido a un ambiente de discriminación por razón de su condición médica, reflejado en varias conductas disuasivas y anormales en cualquier ambiente de trabajo". 

El alto tribunal hizo esta afirmación al resolver un recurso de casación que interpuso el banco contra una primera decisión del Tribunal Superior de Bogotá que había favorecido al empleado.

En ese proceso, el hombre que interpuso la demanda aseguró que el banco lo despidió de forma injusta y lo obligó a dejar el trabajo en el que se desempeñaba, situación que llevó a que quedara por fuera del Sistema de Seguridad Social, lo que impidió que pudiera seguir con su tratamiento médico en las mismas condiciones de antes.  

El hombre contó que el primero de febrero del 2008 suscribió un contrato de trabajo con el Banco, inicialmente como cajero para luego ser jefe de alistamiento con un sueldo de 720.000 pesos. A finales de ese año le informó a sus jefes y compañeros de trabajo que desde el 2007 padecía VIH-Sida, y que esa era la causa de constantes malestares e incapacidades. 

El 27 de diciembre del 2009 al empleado lo promovieron al cargo de auxiliar de ventas por su buen desempeño y cumplimiento de las metas, hasta mayo del 2014, cuando fue reubicado en un cargo administrativo como analista de riesgo profesional, tras una reestructuración del banco. En ese momento, según el proceso, al empleado no se le asignaron funciones específicas, no se le suministró un carné ni se le dieron las claves de acceso a las plataformas de la empresa. Luego, en julio, fue citado por el área de recursos humanos para negociar su despido sin que se llegara a un acuerdo. 

Tras esa situación, asegura, comenzó a ser acosado laboralmente lo que lo llevó a renunciar el 31 de octubre del 2014, "con la convicción que era la única opción que tenía ya que el banco no estaba dispuesto a ubicarlo ni a darle funciones". Testigos en el proceso aseguran que el despido se dio pese a su conocido estado de salud, lo que permitía inferir que en esa decisión hubo razones discriminatorias pues no había ninguna otra prueba que permitieran llegar a una conclusión diferente. 

El empleado asegura que en noviembre fue citado por la entidad bancaria para llegar a una conciliación ante el Ministerio de Trabajo, pero le pidieron que no hablara de su estado de salud. Así, aseguró que el 13 de noviembre, ante el desespero que le daba pensar que ya no podría hacer nada, aceptó una suma de 17 millones de pesos para conciliar. 

Finalmente, el hombre aseguró en la demanda que aunque ha intentado conseguir otro empleo, cuando se enteran de su enfermedad no le brindan esa posibilidad. 

Una de las pruebas que la Corte tuvo en su caso consistió en que el banco se negó a practicarle un examen de egreso al empleado cuando se retiró, en octubre del 2014. 

En el proceso, el banco aseguró que la renuncia se dio por voluntad del empleado y que tanto la empresa financiera como el hombre habían llegado a una conciliación en el Ministerio del Trabajo, dirimiendo el conflicto laboral. Sin embargo, la Corte aseguró que el banco no desvirtuó la discriminación que llevó a la renuncia del empleado, y en ese proceso de conciliación nunca informó su situación de salud. 

JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA