Perfil de alias Chupeta el narco colombiano que testifica contra el Chapo - Conflicto y Narcotráfico - Justicia - ELTIEMPO.COM
Conflicto y Narcotráfico

'Chupeta', el capo a quien las cirugías no lo ayudaron a esconderse

El exnarcotraficante fue capturado en Brasil en el año 2007.

Juan Carlos Rodríguez Abadía, Chupeta

Juan Carlos Rodríguez Abadía, 'Chupeta', cuyo testaferro fue dueño del club San Fernando.

Foto:

Cortesía DEA.

Por: ELTIEMPO.COM - APP
06 de diciembre 2018 , 01:48 p.m.

Del joven apuesto y vanidoso que entró al Cartel de Cali en los años 80 ya no queda nada. Los excesos y todas las cirugías que se realizó para esconderse de las autoridades le están pasando factura. Ahora, Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, se ve demacrado, enfermo, acabado.

Un retrato suyo que se dio a conocer tras sus primeras intervenciones en el juicio contra el capo mexicano Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, en Estados Unidos, dejó en evidencia a un hombre flaco, con poco pelo y canas, una piel muy lisa y estirada, y un rostro con apariencia esquelética.

Según informes de prensa, el juez del caso advirtió al inicio de la comparecencia de Ramírez Abadía que este tenía "problemas de salud" y quizás sería necesario hacer varias pausas cuando estuviera dando su testimonio.

Alias chupeta

'Chupeta' (centro) rindiendo indagatoria en el juicio contra el 'Chapo'.

Foto:

Jane Rosenberg / EFE

La aparición

Muy lejos está esta versión de Juan Carlos Ramírez Abadía -nacido en Palmira (Valle del Cauca) el 16 de febrero de 1963- del joven narco que siempre gustó de hacer ejercicio y mantenerse en forma, y del hombre obsesionado con lucir la mejor ropa, tener joyas y ser dueño de los mejores caballos.

Precisamente su afición a los equinos fue la que le abrió las puertas del narcotráfico, a principios de la década de los 80 y después de haber pasado por la Armada Nacional.

Un informe de inteligencia de la Policía Nacional, dado a conocer en 1996, dice que ‘Chupeta’ se desempeñaba como montador de caballos de paso del narco Iván Urdinola Grajales y que gracias a esa labor se ganó la confianza del capo y formó su propia organización.

A mediados de los 80, mientras se consolidaba como uno de los capos más fuertes del Valle, intentó estudiar ingeniería industrial en la Universidad Javeriana de Cali, pero tenía claro que su fortuna y su poder se los daría el narcotráfico.

'Chupeta' era aún muy joven cuando se dedicó a montar laboratorios de producción y procesamiento de cocaína en el norte del Valle, organizó rutas internacionales para el envío del alcaloide y construyó una red de mulas muy poderosa para transportar pequeños cargamentos de droga.

En 1996, Ramírez Abadía tenía 33 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Su fortuna era de  20.000 millones de pesos.

Construyó alianzas con hombres como Hélmer 'Pacho' Herrera y Juan Carlos Ortiz Escobar, ‘Cuchilla’, ganó influencia en el negocio y fortaleció sus envíos de droga a México y Estados Unidos.

En 1996, ‘Chupeta’, por cuenta propia, se entregó a las autoridades para responder por narcotráfico, enriquecimiento ilícito y testaferrato.

En ese momento tenía 33 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Su fortuna era de 20.000 millones de pesos 
y estaba representada en criaderos de caballos, empresa de medicamentos, ganaderías, constructoras, negocios turísticos, empresas de seguros, inmobiliarias, edificios y sitios de veraneo.Tenía bienes en Cali y el Valle, y negocios en el eje cafetero, Bogotá y San Andrés.

En ese momento, fue condenado a 24 años de cárcel. Durante su paso por la prisión, Ramírez Abadía siguió controlando sus negocios y enviando droga al extranjero.

Cuatro años después, por temas de rebaja de pena, quedó libre y en el 2004 desapareció por completo.

Chupeta

En 1996, 'Chupeta' fue condenado a 24 años de cárcel. Pagó solo cuatro.

Foto:

EFE

La captura

El 7 de agosto del 2007, las autoridades brasileñas realizaron una operación contra una red internacional de lavado de dinero. Iban por la cabeza de la organización, quien vivía en una mansión a las afueras de la ciudad de Sao Paulo.

La sorpresa fue mayúscula cuando el capturado reveló su verdadera identidad: era Juan Carlos Ramírez Abadía... No obstante, no se parecía en nada al ‘Chupeta’ que había desaparecido de Colombia en el 2004.

Durante la diligencia judicial, reveló que había llegado a Brasil en el 2005, con 16 millones de dólares, y que se había realizado varias cirugías para ocultar su verdadero rostro: se adelgazó, desvaneció su pómulos, se hizo partir el mentón, se ensanchó la quijada, se perfiló la nariz y se estiró la frente.

Para pasar inadvertido, también usaba una identificación a nombre de Marcelo Javier Unzué, un médico argentino, de 44 años. Su esposa de ese momento, la colombiana Jessica Paula Rojas, tenía un documento venezolano con el nombre de Ana Mella.

Cuando fue capturado en el 2007, 'Chupeta' tenía 44 años y su fortuna se calculaba en 1.800 millones de dólares.

Al momento de su captura, tenía 44 años y su fortuna se calculaba en 1.800 millones de dólares. Además, según los reportes policiales brasileños, siempre se mostró con intenciones de ayudar a la justicia, y entregó información y las caletas que tenía escondidas.

‘Chupeta’ tenía muchas propiedades en Brasil: mansiones, lujosos carros blindados, una hacienda ganadera, hoteles, empresas y hasta una casa en la playa.

“Para ocultar los bienes que iba comprando, convenció a muchas familias pobres para que los inmuebles figuraran a nombre de ellas -dijo en su momento la revista Semana-. Las autoridades brasileñas descubrieron que se trataba de una red de testaferros de un hombre que fungía ser solo un vendedor de carros. Ese era 'Chupeta'”. 

En el 2008, fue extraditado a Estados Unidos, donde debe responder por el envío de 400 toneladas de cocaína, entre 1989 y 2007.

Chupeta

Cuando fue capturado en Brasil, 'Chupeta' aseguró que se había hecho varias cirugías para no ser reconocido.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El juicio

Seguramente los cargos en su contra y la necesidad de buscar una rebaja de pena lo llevaron a convertirse en uno de los testigos de la Fiscalía de Estados Unidos en el juicio que se lleva a cabo contra un capo mucho más importante: Joaquín Guzmá Loera, alias 'el Chapo', su socio para ingresar en suelo norteamericano miles de kilos de cocaína.

'Chupeta' reveló que el primer encuentro de ambos fue en 1990, en Ciudad de México, y que Guzmán le había asegurado que él era “el más rápido” para ingresar droga en Estados Unidos y que tenía las rutas más seguras.

Entre 1990 y 1998, según Ramírez Abadía, trabajaron juntos. Desde Colombia enviaba la droga -siempre de la más pura- en aviones o barcos y el ‘Chapo’ se quedaba con el 40 o el 45 por ciento de lo que dejaba cada kilo de cocaína.

El ‘Chapo’ le pedía llevar la carga hasta México y él después la hacía cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Una vez allí, el colombiano volvía a tener control sobre parte de la droga, para comercializarla en Nueva York.

'Chupeta' reveló varios nombres de los personajes a los que Guzmán tuvo que corromper para lograr sus maniobras mafiosas. Pero también abrió su caleta de violencia y corrupción en Colombia. 'Chupeta' dijo con detalles que había matado o mandado a matar a más de 150 personas; que había comprado a policías, jueces, políticos y periodistas, y que había sobornado a agentes de la DEA con prostitutas y regalos, incluso después de su extradición.

Este capo perdió sus facciones, pero no parece haber perdido su memoria.

ELTIEMPO.COM - APP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA