Las caletas subterráneas en las que clan Úsuga esconde su fortuna - Conflicto y Narcotráfico - Justicia - ELTIEMPO.COM
Conflicto y Narcotráfico

En caletas subterráneas los Úsuga David esconden millonarias sumas

Los hermanos de 'Otoniel', jefe máximo del 'Clan Úsuga', se encargan de la red de testaferros.

Caletas de los Úsuga

En canecas de leche alcanzaban a enterrar hasta 1.250 millones de pesos

Foto:

Operación 'Agamenón' Policía Nacional

29 de abril 2018 , 12:30 p.m.

Camionetas 4x4 de alta gama acondicionadas con un moderno sistema de caletas, fueron usadas durante al menos cuatro años para mover por el país la millonaria fortuna del ‘Clan Úsugua’ proveniente de actividades ilegales de narcotráfico y la minería ilegal.

Investigadores de la Dijin señalaron que el encargado del traslado de la plata que servía para pagar los gastos de ‘nómina’ de la red criminal, el pago de sobornos y la reserva que era escondida’, era Ángel Eusebio Úsuga David, ‘Chengo’

'Chengo' capturado esta semana en el Urabá antioqueño, es el hermano mayor del máximo jefe del ‘Clan’, Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel.

Las autoridades llegaron a él luego de meses de inteligencia en los que realizaron seguimientos a costosas botellas de licor importado que eran llevadas por sus lugartenientes al lugar en el que se escondía.

La Policía logró documentar que cada dos o tres meses se hacían los movimientos de la plata de la red. Incluso de locales y apartamentos de Bogotá y Medellín se almacenaba la plata que luego era empacada al vacío e impermeabilizada para evitar que se dañara al ser enterrada en los predios dominados por ‘Otoniel’ y sus hombres.

El punto de llegada de las camionetas era el Urabá antioqueño, una de las zonas del país en el que el narco aún mantiene su poder.

Al momento de la captura de ‘Chengo’ asegura la Policía, estaba coordinando el envío de la nómina de los grupos que aún le son fieles a ‘Otoniel’. Por el constate asedio de los uniformados, los pagos están retrasados varios meses lo que ha ocasionado deserciones.

“Esta captura, la de ‘Chengo’, debilita aún más esta estructura dedicada al narcotráfico, porque él estaba encargado en la actualidad de manejar el componente financiero, no solo de la red, sino de la familia”, dijo a EL TIEMPO el general Jorge Luis Vargas, director de la Dijín y el componente de ‘Agamenón II’.

‘Chengo’ es señalado de tener el control de la línea de testaferros que ha servido en los últimos siete años para ocultar las multimillonarias ganancias de la red. En 2015 las autoridades lograron judicializar a tres integrantes de la familia de ‘Otoniel’ quienes estarían manejando las caletas (durante los operativos se les incautaron más de 18 mil millones de pesos en efectivo) y es cuando el turno le toca a ‘Chengo’.

“La investigación concluyó que él compró en zona rural de Turbo cerca de 12 fincas a donde habría ido a parar parte de la plata que hoy por cuenta de su captura ya no estaría disponible para la organización.

En la zona la Policía y Fiscales de extinción de dominio ya han ocupado 789 bienes de la familia Úsuga David avaluados en más de 608 mil millones de pesos.

Esta captura, la de ‘Chengo’, debilita aún más esta estructura dedicada al narcotráfico, porque él estaba encargado en la actualidad de manejar el componente financiero

Caletas de los Úsuga

A la menor de los Úsuga, Nini Johana el día de su captura se le incautaron más de 8 mil millones de pesos en efectivo

Foto:

Operación 'Agamenón' Policía Nacional

El pacto de los hermanos Úsuga David

Juan de Dios (muerto por la Policía Antinarcóticos en enero de 2012) y Dairo Antonio Úsuga David decidieron en su momento ser las cabezas de la estructura criminal que heredaron de Daniel Rendón Herrera, ‘Don Mario’, capturado en abril de 2009.

Con la muerte de Juan de Dios, ‘Otoniel’ asume el brazo armado y con sus siete hermanos concluyen que estos se encargaran de las finanzas y designan a la menor de la familia, Nini Johana, para que orqueste la estrategia que les permita lavar las astronómicas cifras que en dólares les llegan por los cargamentos de coca que en esa época alcanzaban a enviar a Estados Unidos y Europa.

La logística la basaron en la compra de pequeños y medianos predios en el Urabá, donde la gran mayoría de las fincas viven de la siembra de plátano. “Compraban predios vecinos. Pagaban el triple del valor por hectárea para hacer muy rentable el negocio y además, le proponían a quien se los vendía que se quedará trabajando la tierra, recibiendo además un pago por presentarse como el mayordomo de la finca”, dijo el general Vargas.

Ante el exceso de liquidez, Nini Johana copiando el modelo de la guerrilla de las Farc, decide esconder el dinero en caletas subterráneas, para lo cual trazan líneas de guía en cada predio adquirido y empiezan la titánica misión, sobre la base de que solo la familia conocerá dónde están enterradas.

Los investigadores lograron establecer que el dinero impermeabilizado, preferiblemente de 50.000 pesos, era guardado en cantinas metálicas, aproximadamente 1.250 millones de pesos por cantina, las cuales eran enterradas.

La primera vez que capturaron a la menor de los Úsuga, en diciembre de 2013, ella cargaba en efectivo cerca de 8 mil millones de pesos. Esa captura género gran malestar en la familia y hasta división por tratarse de la más joven de los hermanos.

De inmediato delegan la responsabilidad en Víctor Úsuga, conocido como ‘Muelas’, uno de los sobrinos de ‘Otoniel’, quien se encarga de mantener el cuidado de las caletas y de facilitar el efectivo a la red criminal.

‘Muelas’ es capturado en marzo de 2014 y se encuentran 10.470 millones de pesos, en dos caletas que estaba custodiando.

Siguiendo la saga asume el control de los testaferros y caletas, la esposa de ‘Otoniel’, Blanca Madrid Benjumea, quien integra a su hermana María. Las dos son capturadas por la Policía en febrero de 2015 cuando se adelanta una redada contra los financieros del ‘Clan’ logrando la captura de 13 personas.

En actualidad Blanca tiene el beneficio de la casa por cárcel, y cumple su condena en una lujosa casaquinta, avaluada en más de 1.000 millones de pesos en Cali.

Con la captura de 'Chengo', los analistas de ‘Agamenón II’ concluyeron que alias ‘Cuarentano’, uno de los hermanos, ya habría recibido instrucciones de ‘Otoniel’ para activar la red financiera.

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA