EL TIEMPO

Historia del Carnaval de Negros y Blancos.

Por El Tiempo

Esta tradición fue declarada patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad por la UNESCO en 2009.

Foto:
EL TIEMPO

Sus orígenes se remontan a celebraciones de las culturas indígenas agrarias de los Pastos y Quillacingas a su dios de la luna, al cual pedían amparo en los cultivos.

Foto:
EL TIEMPO

Posteriormente, estas celebraciones recibieron elementos de las festividades españolas y africanas por el contacto con estas culturas.

Foto:
EL TIEMPO

Luego se agregaron otros elementos como el talco, la música y las carrozas con gigantescas esculturas construidas por los artesanos.

Foto:
EL TIEMPO

La fiesta en Pasto comienza con el precarnaval el 28 de diciembre, también conocido como el día del agua. En esta fecha, todos salen a las calles a mojar a las demás personas.

Foto:
EL TIEMPO

El precarnaval sigue el 30 de diciembre con la Serenata a Pasto, cuando se escuchan los mejores tríos de cuerdas de la región andina, y termina el 2 de enero con el desfile de colonias.

Foto:
EL TIEMPO

Para los más pequeños está el carnavalito, un espacio para que los niños entre los 6 y 14 años muestren su creatividad y herencia cultural.

Foto:
EL TIEMPO

El 4 de enero se lleva a cabo el desfile de la Familia Castañeda como preludio al carnaval. Este surge de la historia de la llegada de una familia que fue invitada por un grupo de pastusos a las fiestas en el año 1928.

Foto:
EL TIEMPO

El 5 de enero es el Día de los Negros, en el que las personas salen a las calles a pintar de negro a las demás personas de pies a cabeza. En la ciudad se organizan tablados con orquestas.

Foto:
EL TIEMPO

Finalmente, el 6 de enero es el Día de los Blancos. La fiesta comienza con el desfile de carrozas y termina con las personas echándose unos a otros talco blanco.

Foto:
Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO