Sectores

Los estudiantes extranjeros temen a Trump

Escuelas de negocios de EE. UU., preocupadas ante pérdida de alumnos por ola xenófoba.

Temor de estudiantes por ir a Estados Unidos

Una escultura frente a la Escuela Sloan de Gerencia del MIT, en Cambridge (Estados Unidos).

Foto:

Bloomberg

06 de agosto 2018 , 09:18 p.m.

A los estudiantes no les gusta Donald Trump. Y si son de fuera de Estados Unidos, menos todavía. Lo han dejado patente al prescindir de seguir estudiando en ese país. El 75 por ciento de las escuelas de negocios estadounidenses han visto cómo las solicitudes de estudiantes extranjeros para cursar su programa estrella, la maestría en administración de empresas (MBA), de dos años de duración, sufrían un claro retroceso. En el caso del MBA de un año, la caída se ha registrado en la mitad de las instituciones.

Son datos de GMAC, organización encargada de gestionar los exámenes preceptivos para entrar en las escuelas de dirección mundiales, para el curso que acaba de concluir (2017-2018).

En el resto de las maestrías, a las que tradicionalmente acuden más alumnos foráneos (de finanzas, tecnología y contabilidad), los descensos también han afectado a más de la mitad de los centros de formación. “Los acontecimientos políticos recientes pueden proporcionar pistas para la disminución de la demanda”, indica la institución.

Y, aunque las estadísticas oficiales de educación aún no reflejan estas caídas (las últimas disponibles corresponden al curso 2016-2017), las de visados de estudios sí mostraron una disminución del 17 por ciento en 2017.

No solo eso. Las escuelas de negocios norteamericanas reconocen el recorte. “Se están produciendo descensos de hasta el 20 por ciento en los visados de estudiantes extranjeros”, advierte Mauro Guillén, director de The Lauder Institute de Wharton School. “Descensos que tienen que ver con el miedo que da la ola xenófoba capitaneada por el presidente de Estados Unidos, además de las trabas para conseguir un visado de trabajo una vez concluido el MBA”.

Carlos Murrieta, de origen mexicano y director general de Pémex Transformación Industrial, ha decidido cursar su MBA en España. Pero EE. UU. era su primera opción hace un año, cuando empezó a preparar su proceso de aplicación a tres prestigiosos centros: Georgetown, Foster School of Business y Chicago Booth.

Descensos que tienen que ver con el miedo que da la ola xenófoba capitaneada por el presidente de Estados Unidos

Entonces comenzaron las amenazas del presidente estadounidense a Corea del Norte –explica por teléfono Murrieta, desde Corea del Sur–, una tensión bélica que al ejecutivo le hizo cambiar de opinión y mirar hacia Europa.

“Influyó en mi decisión de conocer otras escuelas europeas. En México, lo natural es ir a Estados Unidos a cursar formación de posgrado. Aunque cada vez se tiende más a Europa por la calidad de vida y la apertura de sus países. Además, el odio hacia los mexicanos de Estados Unidos no parece que vaya a acabar”, asegura.

México, al igual que Brasil o Perú, ha dejado de exportar muchos alumnos allí, en beneficio de Europa y Canadá.

Y, efectivamente, la política migratoria del país más poderoso del mundo no tiene visos de ir a flexibilizarse. Al contrario. De ahí que los alumnos internacionales sigan prescindiendo de este destino para formarse en gestión empresarial. También, de cara al curso 2018-2019. Una situación que impacta menos en las grandes escuelas, aprecia Guillén, “aunque si continúa la tendencia, podrían verse afectadas”, prevé. No hay que olvidar que los alumnos internacionales aportan unos 39.000 millones de dólares a la economía del país.

La publicación especializada en escuelas de negocios Poets & Quants ha recabado los últimos datos respecto al curso que viene. E insisten en esta caída. Salvo los cinco líderes (Harvard, Stanford, Chicago Booth, Wharton y Tuck School of Business), la mayoría de los 25 primeros centros de formación de directivos han bajado, sobre todo Stern School of Business (Universidad de Nueva York), que pierde casi 10 puntos porcentuales, y Columbia Business School, que pasa del 48 al 43 por ciento de extranjeros en sus aulas. De las 30 siguientes en la clasificación, 19 han reducido sus estudiantes internacionales, en especial la escuela Mays (Universidad de Texas), que ha perdido el 40 por ciento, o el Terry College of Business (Universidad de Georgia), donde caen un 32 por ciento.

Por ahora, China, India y México son los países que más se están resistiendo a enviar alumnos a Estados Unidos, pero las restricciones en los visados –indica Josep Franch, decano de la española Esade Business School– afectará el reclutamiento de estudiantes de las grandes escuelas estadounidenses en mercados como Irán, Pakistán, Siria, Sudán… Y la segunda derivada, continúa, van a ser las dificultades al contratar a graduados con visados extranjeros para trabajar en Nueva York, Chicago o Los Ángeles.

Las escuelas de negocios estadounidenses están muy preocupadas por la situación creada por Trump, agrega Franch. Las opciones de trabajo para los estudiantes internacionales están disminuyendo, y los principales competidores de las mejores escuelas de negocios están sacando partido a esta ola antiinmigración. “Canadá también se está aprovechando. Es una oportunidad de oro para atraer el talento global”, opina.

© CARMEN SÁNCHEZ-SILVA
Ediciones El País, SL 2018
En Twitter: @el_pais

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA