Sectores

Poinsettia, la mata con el espíritu de la Navidad

Durante este final de año se venderán en Colombia cerca de 400.000 ejemplares de esta planta.

Poinsettia

En Colombia se espera para en 2018 una cifra cercana a las 400.000 unidades producidas y comercializadas.

Foto:

EFE

Por: Juan Carlos Domínguez
15 de diciembre 2018 , 06:16 p.m.

Desde mediados del mes pasado comenzaron a notarse en los comercios, como supermercados, floristerías y mercados en general, las poinsettias, cuyos colores (rojo y verde) avisan de la llegada de la temporada de fin de año.

Estas, sin duda, son las más apetecidas por esta época en casi todo el mundo católico.
Según análisis de la Asociación Colombiana de Viveristas (Colviveros), solo en los Estados Unidos se vendieron en el 2017 más de 65 millones de plantas, que generaron ventas por más de 500 millones.

En Colombia se espera para en 2018 una cifra cercana a las 400.000 unidades producidas y comercializadas, un mercado valorado en algo más de 10.000 millones de pesos.

Para Jairo Cadavid Ossa, presidente de Colviveros, la denominada planta de la Navidad, aunque es originaria de México, genera en Colombia importantes ingresos en el campo. El gremio estima que, al descontar los gastos de producción, regalías, logística y comercialización, una tercera parte de las ventas a precios del consumidor beneficia a las cerca de 35.000 familias productoras que en el país dependen de la producción y comercialización de plantas ornamentales.

“Las que están floreciendo esta Navidad vienen de plantas madre que llegaron a esta finca hace dos años; estas llegan a su estado óptimo un año después de sembradas y de ellas se obtienen los esquejes que se siembran durante el mes de julio”, explicó Juan Humberto Espejo, cultivador de poinsettias de la zona del Tequendama, en Cundinamarca.

“De cada planta madre se logran unos 80 esquejes, que se convertirán en igual número de matas”, señaló Espejo, quien es agrónomo de profesión.

Entre cuatro y cinco meses después, para la temporada decembrina, estas ya han crecido, comienzan a florecer y, al mismo tiempo, a cambiar sus hojas de color.

La planta es originaria de México y llevada a los Estados Unidos, donde se patentó y se le hicieron trabajos de modificación genética, y en Colombia son una fuente importante de ingreso para pequeños productores de ornamentales.


JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA