Sectores

Los aprendizajes como política económica

Columna de opinión de Rafael Hoyos, economista del Banco Mundial.

educacion

Las pruebas internacionales siguen mostrando dificultades de los jóvenes en competencias matemáticas y lectoras.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

23 de mayo 2018 , 11:08 p.m.

Quizá por haber sufrido grandes crisis económicas y altas tasas de inflación, actualmente, gobierno y sociedad en América Latina le dan la mayor importancia a la política económica.

El Estado invierte en institutos de estadística confiables para monitorear el desempeño de la economía y generar evidencia para tomar decisiones, los diarios destinan una sección al desempeño de la economía y los funcionarios en los ministerios de economía suelen ser expertos con la más alta preparación.

Sin embargo, hay una variable que no aparece en la lista de indicadores macroeconómicos de coyuntura, pero que es uno de los determinantes más importantes del crecimiento económico de largo plazo. Se trata de los aprendizajes que alcanzan niños y jóvenes en el sistema educativo, en especial en áreas fundamentales como la comprensión lectora y las matemáticas.

Contar con estas habilidades fundamentales es una condición necesaria para obtener un empleo estable en la formalidad, usar eficientemente las nuevas tecnologías, innovar y participar en procesos democráticos. En otras palabras, los aprendizajes son el corazón de la productividad, el motor del crecimiento económico

Jóvenes pierden productividad

Aunque casi todos los niños y jóvenes en edad de cursar educación básica están dentro del sistema escolar colombiano, eso no garantiza que aprendan. De acuerdo con la prueba Pisa 2015, la mitad de los colombianos de 15 años inscritos en el sistema educativo no tienen habilidades matemáticas y de comprensión lectora mínimas para ser productivos el día de mañana.

Sin estas habilidades, muchos de estos jóvenes abandonarán el nivel medio sin posibilidades de conseguir un empleo formal y pasarán largos periodos en el desempleo o la inactividad, reduciendo su productividad, empleabilidad e ingresos en el largo plazo. 

Los aprendizajes son el corazón de la productividad, el motor del crecimiento económico

Si sumamos la pérdida de productividad de cada uno de estos jóvenes a lo largo de su trayectoria laboral, el resultado es una tasa de crecimiento económico para Colombia menor que la alcanzable por el país si todos los niños y jóvenes adquirieran las habilidades necesarias durante su paso por el sistema educativo. ¿Cuál es el costo económico de tener un sistema educativo que deja a la mitad de los jóvenes colombianos sin los aprendizajes mínimos? De acuerdo con las investigaciones de Eric Hanushek, profesor de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, si el sistema educativo colombiano garantizara a todos los jóvenes colombianos aprendizajes mínimos, la tasa de crecimiento económico de largo plazo se incrementaría en 0,7 puntos porcentuales por año.

Proyecciones económicas estiman que durante los próximos 12 años, la economía colombiana crecerá 3,7 por ciento al año para llegar a un ingreso per cápita de alrededor de 33,7 millones de pesos en 2030.

Si el sistema educativo colombiano garantizara aprendizajes mínimos a todos los jóvenes que terminan la educación obligatoria, el país podría crecer al 4,4 por ciento anual y alcanzar un ingreso per cápita de 36 millones de pesos en 2030. El no tener en Colombia un sistema educativo que garantice el derecho a aprender de cada niño y joven le cuesta a cada colombiano 2’300.000 pesos por año o más de 9 millones de pesos a una familia típica formada por cuatro personas.

El discurso siempre le da un lugar privilegiado a la educación; los políticos reconocen su potencial para promover el crecimiento y la movilidad social, pero en los hechos, otras prioridades y objetivos se anteponen a la universalización de los aprendizajes. Colombia, como varios países de la región, está próxima a elegir el rumbo que tomará el país en los siguientes años.

Es un buen momento para que los ciudadanos, pidan a sus candidatos que hagan la universalización de los aprendizajes una parte integral de su política económica y social. En el largo plazo, no hay otra política más efectiva para proveer bienestar e igualdad de oportunidades.

Rafael Hoyos* 
* Economista principal del Departamento de Educación del Banco Mundial

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA