Sectores

‘No daría importancia alguna a caída de las bolsas’: Carlos Végh

Para el jefe del Banco Mundial, Colombia podría sacar más frutos de la reforma tributaria.

Carlos Végh

El uruguayo Carlos Végh se refirió a la coyuntura global.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

14 de febrero 2018 , 06:19 a.m.

El año comenzó bien. Con precios del petróleo al alza y mejores perspectivas de crecimiento, según el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Incluso, el Fondo mejoró el pronóstico para Colombia.

Pero cuando iban cinco semanas auspiciosas, vino el derrumbe de las acciones y el petróleo comenzó a patinar. El uruguayo Carlos Végh, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, analiza esos fenómenos y la estrechez en las finanzas de países como Colombia.

Recuerda que los bancos centrales de exportadores de petróleo, como Colombia y Brasil, subieron sus intereses para atender primero la estabilidad de precios y de la tasa de cambio, con el riesgo de golpear el crecimiento

Si la respuesta de Colombia y Brasil fue similar, ¿por qué Brasil entró en recesión y Colombia no?

Colombia tuvo un choque negativo muy fuerte, pero siempre tuvo un manejo macroeconómico prudente: continuó con reformas estructurales; hizo la reforma tributaria; están con el proyecto de infraestructura. El ministro Cárdenas se ha tomado la regla fiscal muy en serio. Se cumple. En cambio en Brasil, la situación fiscal es muy floja. Tienen que dedicar entre 7 y 8 por ciento del producto a pagar intereses de la deuda. Las pensiones se comen buena parte de los impuestos. A lo que se suma una gran inestabilidad política. A Brasil, el choque los agarró ya con dificultades domésticas serias.

¿Las mejores perspectivas con que arrancó el año aliviarán la estrechez de las cuentas públicas?


Siempre habrá un poco de alivio: “Más vale ser rico y sano que pobre y enfermo”. Pero ¿cuánto alivio? Diría que no mucho. Si el producto sube un poco más eso ayuda a la política fiscal porque las bases impositivas son muy susceptibles al crecimiento. Pero el efecto no va a ayudar mucho.

Las materias primas se han recuperado un poco, muy lejos de la década de oro 2003-2013. El entorno es ligeramente favorable, pero el crecimiento no va a venir del entorno exterior. Lo que va a pasar es que el entorno no nos va a perjudicar. La región creció 1,1 por ciento, pero son tasas muy modestas. Un punto no es para tirar “manteca al techo”. Si queremos hacer la consolidación fiscal, la región tiene que olvidarse de depender de los factores externos, y buscar y reforzar las fuentes de crecimiento propias, profundizando las reformas estructurales: pensiones o infraestructura, que es clave porque se pierde mucha competitividad con Asia.

La recuperación que usted describe no da para ahorrar


Exactamente. Y pasa en toda la región, menos en Chile, que el fisco ahorra en épocas de bonanza menos de lo que debería. La regla de oro debería ser ahorrar todos los ingresos temporales. Si usted está convencido de que le sube el petróleo en forma permanente, gaste hasta el último peso. Pero si no, debe ahorrar eso. Diría que hay que pecar por ver los ingresos adicionales más temporales de lo que quizás sean. En ese sentido, Colombia ha seguido una política fiscal conservadora, lo que está bien.
Es un ‘autoseguro’ que uno saca por si calcula mal qué tan temporal o permanente es. Es clave porque cuando llega la época mala puede ser tarde. Es como el tipo que iba en la motoneta a 120 kilómetros por hora y acaba en urgencias con todo roto. Yo no le puedo decir “esto te pasó por ir a 120”. ¡Ya es tarde!

¿Y el olfato qué le dice? ¿Los precios vistos del petróleo qué tan temporales son?

¡Ah, si uno tuviera la bola de cristal! Muchos ministros de Economía sufrirían menos. No está solo la oferta y la demanda, sino también elementos geopolíticos en Medio Oriente o en Venezuela, imposibles de predecir. Si me ponen un revólver en la frente y me obligan a un pronóstico, diría que 60 dólares es un nivel que podría sostenerse, pero con una incertidumbre que podría ser importante.

En esta situación fiscal apretada, ¿cómo gastar en aspectos importantes como educación o infraestructura?

Hay que evitar que el peso del ajuste caiga en la inversión pública. Esa inversión no tiene gente que salga a las calles a protestar. Hay que tratar de recortar en áreas que no son sociales, porque se ha logrado mucho en reducción de pobreza y desigualdad.

Hay que mantener esos fondos y cortar en gastos –como hizo Macri en Argentina, que decidió rebajar en la planilla pública–. En impuestos hay mucho por hacer. La reforma que hizo Colombia ha sido excelente. Pero se le puede sacar más frutos. Hay impuestos chicos que no recaudan nada. Bajar la tasa empresarial para fomentar más la actividad productiva.

¿Cuando dice que se le puede sacar más frutos, se refiere a insistir con otra reforma?

No. En la medida en que la economía crezca habrá un efecto mayor en los ingresos tributarios. Piense en los tres puntos en que subió el IVA. El consumo es muy sensible al crecimiento del producto. Hay países en los que si el producto sube un punto, el consumo sube 2,5 o tres puntos. Eso ocasiona un incremento muy importante en los ingresos por IVA. Lo mismo con el recorte del impuesto a las empresas. Es algo que lleva tiempo. La reforma aún es joven. No estoy pensando en una reforma adicional, sino que si en el 2018 Colombia crece 2,9 por ciento, con lo que se hizo con las tasas de la reforma va a generar ingresos tributarios adicionales muy importantes.

Estábamos celebrando las perspectivas más optimistas para el mundo, y, en Colombia, las alzas del petróleo... ¡y se derrumbaron las bolsas! ¿Eso que pasó tiene algún nexo con la vida real?

Yo no le daría ninguna importancia. Siempre me llama la atención el interés exagerado de la prensa financiera en las bolsas. Los precios de las acciones reflejan el valor descontado de todos los ingresos futuros de la empresa. Un cambio muy pequeño de un analista, como se toma sobre tanto tiempo, provoca un cambio importante. Los activos financieros quizás son los más volátiles. Incluso con esta baja, la bolsa de Nueva York está un 20 por ciento más arriba de las elecciones de noviembre del 2016. Eso es lo que hacen las bolsas o los tipos de cambio: suben y bajan.

MAURICIO GALINDO
Editor de Economía y Negocios
@galmau

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA