Sectores

Ajustan el plan de la regasificadora del Pacífico

Proyecto no entrará en el 2021 sino en el 2023. Ganador construirá planta y gasoducto hasta Yumbo.

regasificación

Los gremios sostienen que hay que impulsar la producción nacional y no solamente tener en la agenda proyectos de regasificación. El gas no convencional (fracking) daría tranquilidad para unos 30 años.

Foto:

Jaime Moreno / Archivo EL TIEMPO

Por: Ómar G. Ahumada Rojas
11 de septiembre 2018 , 08:22 p.m.

Tras la última calibración de la oferta y demanda de gas natural para el periodo 2018-2027, y luego de analizar los posibles escenarios de incorporación de nuevos recursos en los próximos años, el Gobierno, a través de la Unidad de Planeación Minero Energética, reiteró la necesidad de construir una planta de regasificación en Buenaventura, pero definió asimismo ajustes al proyecto.

Un documento de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), que quedó en firme en los últimos días, mostró que para febrero del 2021 habría un déficit teniendo en cuenta las declaraciones de producción del 2017 y los escenarios de demanda, situación que sin tener en cuenta el consumo de las térmicas de la costa Caribe, postergaría dicha situación de forma constante a partir de septiembre del 2022.

Y tras hacer un análisis de la necesidad de la planta de regasificación del Pacífico frente a los posibles hallazgos en el mar Caribe y la puesta en producción de estos, la Upme mantuvo la recomendación de hacer la convocatoria para la construcción de esta nueva infraestructura, pero con cambios relevantes derivados de las complejidades de la construcción y producto de los comentarios de los agentes del sector.

En este sentido, la entidad plantea ahora modificar la puesta en operación de la planta para septiembre del 2023 (ya no para el 2021), para lo cual la adjudicación debería hacerse, a más tardar, en el segundo trimestre del 2019.

“Si bien los resultados del balance de gas natural 2018 identifican una posible insuficiencia de gas entre febrero del 2021 y septiembre del 2022 (…), la ruta crítica de construcción de la infraestructura de regasificación la define el gasoducto Buenaventura - Yumbo, para el cual se estima, incluyendo licenciamiento ambiental, consulta previa y construcción del mismo, en mínimo cinco años”, señala el documento.

Un solo proyecto

Adicionalmente, y como resultado de los comentarios de diferentes interesados, la Upme decidió integrar los dos proyectos (planta y gasoducto) en una sola convocatoria para la selección de un inversionista que los diseñe, construya, opere y les haga el mantenimiento respectivo.

Una de las principales ganancias es que se mitigan los riesgos por desfases de los dos proyectos en variables como el presupuesto, plazo, alcance y la gestión social, al tiempo que se traslada el riesgo al inversionista.

Si bien la decisión puede reducir el número de interesados, se vieron más oportunidades y fortalezas que debilidades y amenazas.

Asimismo, aunque una consultoría realizada con la firma Sener Pacífico encontró que la tecnología más adecuada y viable es una unidad flotante igual a la de Cartagena, ante la posibilidad de obtener menores costos para los usuarios, la Upme decidió que la convocatoria no va a exigir una tecnología definida, sino que cada inversionista podrá proponerla según su experiencia y resultados de su ingeniería básica y detallada.

Pero sí deberá cumplir los parámetros técnicos estándares, como el almacenamiento, regasificación, ebullición del gas, llenado de cisternas e inventario mínimo, entre otros.

El tercer cambio en el proyecto consiste en que se exigirá que la planta siempre tenga un inventario de gas licuado mínimo del 20 por ciento de su capacidad, teniendo en cuenta que a comienzos de este año hubo un derribamiento de torres que llevan energía desde Antioquia hasta la Costa, y las térmicas tuvieron dificultades para generar, lo que pudo haber traído apagones.

Para Orlando Cabrales Segovia, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgás), lo importante es que antes de iniciar la convocatoria la Comisión de Regulación de Energía y Gas defina quiénes pagarán la infraestructura.
Teniendo en cuenta la situación de Hidroituango, el gremio señala que las térmicas del centro del país deberían respaldar su energía con el gas importado que llegue por el Pacífico.

“Tiene sentido que la regasificación del Pacífico entre en el 2023 siempre y cuando las térmicas del interior se respalden no con diésel que es más costoso y contaminante, sino con gas natural importado y, por lo tanto, paguen por la disponibilidad de esa nueva infraestructura. Nuestro argumento gana más fuerza por la próxima subasta del cargo de confiabilidad como consecuencia del aplazamiento de Hidroituango, que hace que el país requiera en el mediano plazo una expansión del parque de generación”, aseguró.

Llamado a acelerar la toma de decisiones relevantes

Este martes, en la presentación del Informe del Sector del Gas Natural 2018, representantes de la industria, expertos y el Gobierno llamaron la atención para que el país acelere las decisiones necesarias para impulsar la exploración, buscando viabilizar proyectos como Orca, hallazgo costa afuera en La Guajira, y los yacimientos no convencionales, con los que el panorama de autosuficiencia cambiaría sustancialmente.

El presidente de Naturgás, Orlando Cabrales, señaló que siempre se ha hablado de los no convencionales, pero la gestión pública es muy lenta, al tiempo que la exploración está a la mitad de los niveles del 2011-2012 y con precios favorables no ha reaccionado rápido. Por su parte, el viceministro de Energía, Alonso Cardona, reiteró que no se puede dejar de lado todo el total potencial en el subsuelo.

Gas Natural Informe

El viceministro de Energía, Alonso Cardona (der.), dijo que las percepciones con falta de información no son la mejor manera de abordar el tema del gas no convencional.

Foto:

Cortesía Promigás

“En ningún momento el sector se niega a reconocer las preocupaciones de origen ambiental y social. Lo que pasa es que negarse a considerar el potencial, la necesidad y conveniencia de la autosuficiencia energética, solo con percepciones de falta de información o normatividad que asegure la sostenibilidad ambiental, no es la mejor manera de evaluar el tema”, aseguró.

Según el documento, este año se cumplen dos décadas del shale gas (extraído mediante fracking), una de las revoluciones más importantes en el mundo de la energía y que ha llevado a que la producción de gas natural en Estados Unidos haya subido 30 por ciento en ese periodo, y a que su economía haya crecido 40 por ciento.

“Colombia tiene reservas estimadas por 20-40 terapiés cúbicos de shale (equivalente a 20-30 años de reservas de gas), lo cual cambiaría radicalmente el panorama energético del país”, señaló el reporte.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA