Sectores

2,6 millones de robots en 2019 invitan al humano a prepararse

El futuro del mercado laboral depende de la inversión en primera infancia.

Cumbre Mundial de Robótica

Un visitante toma fotos de un prototipo durante la Cumbre Mundial de Robótica, que se celebró a mediados de octubre en Tokio.

Foto:

Behrouz Mehri / AFP

Por: Economía y Negocios
27 de octubre 2018 , 10:00 p.m.

El número de robots industriales que operan en todo el mundo está aumentando rápidamente. Para 2019 habrá 1,4 millones de nuevas máquinas, que se sumarán a las ya existentes, elevando el total a 2,6 millones en todo el mundo. En Alemania, Corea y Singapur –los más invadidos–, al igual que en España y el Reino Unido, el empleo industrial cayó un 10 por ciento.

Esto, más que una amenaza, implica un desafío inmediato para los gobiernos, en el sentido de poner más el ojo en el capital humano e invertir en la preparación de los ciudadanos y su protección social, de manera que puedan enfrentar la realidad que ya está andando, según la cual, al entrar en pleno furor la era robótica, la fuerza laboral del futuro solo aportará un tercio de la productividad que lograría si disfrutara de plena salud y estuviera recibiendo una educación de alta calidad.

Esta es la alerta que lanza el informe sobre ‘El trabajo del futuro’, del Banco Mundial, el cual es parte del análisis sobre desarrollo mundial realizado por este organismo internacional.

El banco destaca que no hay razón para ver una amenaza en algo que ya es conocido, pues la idea de que ‘las máquinas vienen a tomar nuestros trabajos’ no es nada nuevo. Ha sido una preocupación vieja que se repite cada vez que hay un cambio marcado en la innovación.

Ya sucedió en la era de la industrialización del tejido, a principios del siglo XVIII. En ese entonces, se elevó la productividad y también se temió que miles de trabajadores fueran arrojados a la calle. No obstante, el resultado fue distinto: “La innovación ha transformado los estándares de vida: subió la esperanza de vida, la atención básica de salud y la educación están extendidas, y la mayoría de la gente ha visto aumentar sus ingresos”.

Aunque la tecnología puede estar reemplazando a los trabajadores en algunas actividades, (esta) en general aumenta la demanda laboral

La realidad hoy es que el cambio tecnológico reemplaza el trabajo de rutina; se estima que en Europa ya se han creado más de 23 millones de empleos entre 1999 y 2016. “Aunque la tecnología puede estar reemplazando a los trabajadores en algunas actividades, (esta) en general aumenta la demanda laboral”, dice el informe.

Se despierta el ingenio

No existen aún mediciones precisas de cuánto empleo está en riesgo por la automatización, pero abundan las estimaciones. De hecho, desde 1930, uno de los economistas más conocidos (Keynes) dijo que la tecnología marcaría una época de ocio para el ser humano en cien años (2030).

Pero la automatización del trabajo parece que se adelantó a ese vaticinio. El reemplazo de la mano de obra humana por robots ya es una realidad en países en desarrollo como Bolivia y tiene cifras altas en economías avanzadas. En Japón, las previsiones de automatización van entre el 6 y el 55 por ciento. Entre tanto, las estimaciones colocan el 47 por ciento de las ocupaciones de Estados Unidos en riesgo de automatización.

Pero, muchos ejemplos también muestran que no hay nada que temer si se está preparado. Por ejemplo, “en vez de contratar oficiales de crédito tradicionales, JD Finance, plataforma ‘fintech’ líder en China, creó más de 3.000 puestos en gestión de riesgos o trabajos de análisis de datos para agudizar algoritmos para préstamos digitalizados”.

De igual manera, Andela, una empresa estadounidense que se especializa en capacitar desarrolladores de software, ha basado su modelo de negocio en la digitalización de África, para lo cual ha capacitado a 20.000 programadores de ‘software’ en África, utilizando herramientas gratuitas de aprendizaje en línea. Una vez calificados, los programadores trabajan.

La compañía apunta a capacitar a 100.000 desarrolladores de ‘software’ africanos para el 2024. El 90 por ciento de sus trabajadores están en Lagos (Nigeria), con otros en Nairobi (Kenia), así como en Kampala (Uganda).

Otro ejemplo está en Ghana con Farmerline, una plataforma en línea que se comunica con una red de más de 200.000 agricultores y les proporciona información sobre el clima y precios de mercado, mientras recopila datos para compradores y gobiernos. La compañía se está expandiendo para incluir créditos.

En qué prepararse

Según el informe, los robots están asumiendo miles de tareas rutinarias y eliminarán muchos empleos de baja calificación en economías avanzadas y en desarrollo. Pero, al tiempo, la tecnología está abonando el camino a empleos nuevos y modificados, aumentando la productividad.

El informe revela que en el futuro cercano, la fuerza laboral requerirá habilidades específicas que, por lo general, poco se potencializan. Se trata de una combinación de conocimientos tecnológicos con la capacidad de resolución de problemas y pensamiento crítico, así como habilidades blandas como la perseverancia, la colaboración y empatía.

Según el análisis del Banco Mundial, los niños que hoy están en la escuela primaria no conocerán trabajos que hoy realizan los adultos. Los trabajadores del futuro tendrán muchos empleos distintos a lo largo de sus vidas. “Esto significa que tendrán que ser aprendices de por vida”.

Ante esto, el Banco Mundial insta a los gobiernos a “hacer las reformas adecuadas, como terminar con los subsidios inútiles, mejorar regulaciones del mercado laboral y, globalmente, reformar las políticas tributarias”.

Esto, de cara a que los contratos de personas a largo plazo están desapareciendo, la automatización que reemplaza mano de obra rutinaria está avanzando, los patrones de producción tradicionales y nuevos modelos de negocios surgen con activos intangibles, solo se necesita una conexión de banda ancha para comercializar bienes y servicios. ¿Qué hacer ante ello?

Para el Banco Mundial, las soluciones están disponibles. Prepararse para la naturaleza cambiante del trabajo exige más inversión en el desarrollo de la primera infancia, que la escolarización se traduzca en aprendizaje y se utilice la educación terciaria (unificar la educación superior con la formación para el trabajo y el desarrollo humano), sin dejar de lado la necesidad de reforzar el aprendizaje de adultos con mayor eficacia.

Es probable que formar a la juventud tenga costos fiscales de entre el 6 y el 8 por ciento del producto interno bruto, pero la mayoría de los recursos fiscales requeridos probablemente podrán provenir de mejoras en la capacidad administrativa tributaria y cambios de política”, dice el informe. Lo cierto es que la automatización ocurre más pronto de lo que se esperaba, y lo peor que puede hacer un gobierno es hacerse el de la vista gorda.

Todos los empleos son vulnerables

Es imposible poner en cifras el nivel de desplazamiento laboral que están causando la automatización y robotización del mercado laboral. Lo cierto es que la necesidad urgente es migrar, pues los ejemplos de reducción en nómina son numerosos. Más de dos tercios de los robots se emplean en la industria automotriz, eléctrica-electrónica y metal, y, en general, la industria que produce maquinaria. Foxconn Technology Group, con sede en China, es el ensamblador de electrónica más grande del mundo. Redujo su fuerza laboral en un 30 por ciento cuando introdujo robots en el proceso de producción, porque son más baratos que la mano de obra humana.

Las tecnologías permitieron a la compañía Adidas establecer fábricas con robots para la producción de calzado: en Ansbach (Alemania) y en Atlanta (Estados Unidos). Esto llevó a la eliminación de más de 1.000 empleos en Vietnam.

En 2012, en busca de mejores costos, la multinacional tecnológica holandesa Philips Electronics cambió la producción de China a los Países Bajos.

Pero el cambio no es solo en la fabricación de productos. Algunos trabajos de servicio también son vulnerables a la automatización. Mobileye, de Israel, está desarrollando unidades de navegación para vehículos sin conductor. Baidu, la gigante de tecnología china, está trabajando con King Long Motor Group, de China, para presentar autobuses autónomos.

Analistas financieros que gastan mucho de su tiempo realizando investigaciones basadas en fórmulas también están experimentando recortes en los trabajos: Sberbank, el banco más grande de la Federación de Rusia, confía en la inteligencia artificial para tomar el 35 por ciento de sus decisiones de préstamo, y anticipa elevar esa tasa a 70 por ciento en menos de cinco años.

Los ‘abogados de robots’ ya han reemplazado a 3.000 empleados en el departamento legal de Sberbank. El número de empleados de ‘back office’ se reducirá a 1.000 para 2021, 59.000 menos que en 2011.

Ant Financial, una firma ‘fintech’ en China, utiliza ‘big data’ para evaluar los acuerdos de préstamo en lugar de contratar a miles de oficiales de préstamo o abogados.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA