Finanzas Personales

La reforma se recompone gravando más los dividendos: Kalmanovitz

El economista y excodirector del Banco de la República, partidario de tener un IVA generalizado.

Salomon Kalmanovitz

Salomon Kalmanovitz, excodirector del Banco de la República

Foto:

Andrea Moreno.EL TIEMPO

Por: Economía y Negocios
06 de noviembre 2018 , 08:54 p.m.

¿Hasta donde se es rico o se es pobre o de clase media en Colombia? Ese es el viejo dilema que vuelve cada vez que hay en el país una nueva reforma tributaria (ley de financiamiento en esta ocasión) y que se encendió tan pronto como se destapó la propuesta en la que el Gobierno plantea universalizar el IVA a la canasta básica de los colombianos, lo cual le daría 1,1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); quitarle carga a las empresas en la misma proporción (1,1 % del PIB), y gravar los dividendos de las personas naturales.

En este último punto, según el economista y excodirector del Banco de la República Salomón Kalmanovitz, la propuesta se hizo “con demasiada modestia”.

La polémica desatada alrededor de la reforma parece mostrar que tendrá que ser modificada. ¿Qué le cambiaría para recomponer ese bloque de propuestas?

En general, la reforma no es ambiciosa en recursos, porque en el país se requiere más plata para infraestructura, ciencia y tecnología, universidades públicas. Pero, además, el recaudo está sustentado en el impuesto a las ventas, IVA. Los 14 billones por los que va el Gobierno equivalen a 1,5 puntos del PIB; el IVA pone 1,1 por ciento (más de $ 11 billones), y la clase media aporta 0,2 por ciento de ese porcentaje.

Para recomponer la reforma en términos de equidad -sin afectar ingresos e inclusive, obteniendo más- se les debería cobrar a los dividendos lo mismo que le están cobrando a la clase media alta -el 37 por ciento- y permitirles algunas deducciones.
Que los grandes grupos empresariales del país pongan 37 por ciento de todos los dividendos que reciben. Allí es donde está la plata, no en los gerentes ni subgerentes de las compañías (clase media alta). Ahí también hay plata, pero no tanto. El grueso está en la élite.

Es inaudito que los dividendos paguen 5 ó 10 por ciento y no el 37 con el cual ‘clavan’ a la clase media. Al contrario, deberían pagar más que la clase media porque tienen mucho más. Eso sería verdaderamente progresivo.

Es decir, ¿se está sacando plata de donde no es?
En los países de la Ocde el impuesto de renta de las personas aporta 8,5 puntos del PIB. En Colombia es 1 punto y llega a 1,5 con la reforma del 2016. Aquí podríamos llegar, si quisiéramos emular a estos países con los que ahora nos codeamos, a un 8 por ciento del PIB, que es el promedio de ellos. Suecia o Finlandia recaudan 10 o 12 por ciento. Ahí está la plata. Búsquenla ahí, no la busquen donde no la hay, donde le meten mucho peso a las personas que ya cargan con pesados impuestos, donde el sector informal es amplio y la productividad es muy baja. Esa gente que se gana dos salarios mínimos todavía es bastante pobre. Les da durísimo pagar un IVA del 18 por ciento a la canasta.

Es inaudito que los dividendos paguen 5 ó 10 por ciento y no el 37
con el cual  ‘clavan’ a la clase media

Entonces, ¿quién debe pagar impuestos y quién no?
Todo mundo debe pagar impuesto en el país. Me parece bien que exista un IVA generalizado, universal, pero que hubiera mucho más por el lado de las rentas empresariales, por los excedentes que no están contribuyendo. Son los sectores que más contratan con el Estado. No es justo que no estén tributando con todo su potencial.

Se ha estimado que a la gente a la que le van a devolver el IVA que paga es a aquella que tiene ingresos hasta 800 mil pesos. ¿Usted cree que se recompondría la propuesta del IVA si se amplía ese rango a los que ganan hasta 3 salarios mínimos?
Eso ayudaría, pero entonces ya no serían 4 millones sino 8 millones de hogares. Tendrían que devolver más.

En ese escenario, ¿de dónde podrían salir los ingresos que se requieren?
Según mis cuentas, aplicando a los dividendos la misma tasa que le aplican a la clase media se obtendrían 5 puntos del PIB. Pero, vaya y tenga el poder político para imponerlo. Esto se llama poner disciplina a las élites. Eso no lo va a hacer este Gobierno.

¿Es factible económicamente, pero políticamente no?

Pero uno debe acariciar la idea de que algún día va a haber aquí, como en todas partes, como ocurre en Chile, disciplina para las élites. Uno debe poder ponerlas a financiar un Estado grande que, a su vez, es garantía para el propio desarrollo de esas mismas élites.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA