Empresas

Evasión y beneficios tributarios, las dos cajas que se deberían abrir

Analistas creen que en estas dos bolsas habría recursos para robustecer ley de financiamiento.

proposicion

Debate a la ley de financiamiento en primer debate en las comisiones económicas del Congreso.

Foto:

Cortesia Minhacienda

Por: Economía y Negocios
09 de diciembre 2018 , 06:01 p.m.

Carlos Ghosn, presidente del grupo Nissan y Renault, logró destacarse en el mundo más con la evasión de impuestos que con el hecho de haber salvado a la compañía automotriz de la quiebra.

Su nombre salió a relucir hace un par de semanas, tras su arresto por ocultar al regulador bursátil de Tokio alrededor de 39 millones de euros en compensaciones que recibía de la marca nipona durante los últimos 5 años. A la sanción se le agrega, además del escarnio público, la decisión de la junta directiva de la compañía de anunciar su despido.

Su caso es apenas uno de los que ilustran la manera que tienen los países desarrollados del mundo para aplicar la sanción moral a evasores de impuestos, pero en Colombia, el secreto tributario, establecido por ley, levanta una cortina de humo sobre los que están detrás de la abultada cifra de evasión que afecta la economía y conduce a crear cada dos años una nueva reforma tributaria para completar las finanzas públicas.

Es así como la tasa de evasión del IVA más reciente, estimada por la Dian para el año 2017, está en el 23 por ciento. Esto implica que durante ese año se habrían dejado de recaudar casi 17 billones de pesos, aproximadamente 1,8 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, es decir, más de dos veces la cifra que obtendría la reforma tributaria o ley de financiamiento, a la que le falta solo el paso por las plenarias, tras lograr el sí en primer debate en comisiones.

Los ajustes que le han realizado hasta ahora al proyecto han tocado muchos temas, incluso el de la evasión, pero, para algunos analistas, el abordaje de este flagelo es tímido en comparación con su tamaño.

Los expertos también critican los beneficios tributarios, de donde se podría obtener una abultada suma de dineros públicos si se enfocaran de forma adecuada.

Lo cierto es que, reforma tras reforma, la evasión y los beneficios tributarios son las dos cajas que todos quisieran abrir, pero para ello se requieren grandes inversiones en la Dian y voluntad política para lograrlo.

Debate para plenarias

Aunque unos estiman que el debate que le falta a la ley de financiamiento en plenarias sería más rápido que el que se hizo en las comisiones económicas, hay quienes aún tienen la esperanza de que se abran de nuevo las compuertas para abordar las posibilidades financieras que se obtendrían al torcerle el pescuezo a la evasión.

Esto, sin desconocer que el proyecto incluye varios avances, según lo expresa el senador Richard Aguilar. “Se incluyeron muchas cosas. Por el lado del garrote está la penalización a la defraudación fiscal. Como va hasta ahora, tendrá cárcel de 3 a 15 años. Arranca con defraudación desde 200 millones hasta más de 6.800 millones de forma gradual”.

La otra apuesta para fortalecer el control de la evasión es la modernización de la Dian (artículo 85), donde “se les da facultades –sobrepasando los topes de la Ley 617– para tener más funcionarios, lo que daría un recaudo adicional de 5 billones de pesos”, indicó Aguilar.

La Dian tiene la mitad de los funcionarios que necesita, está rezagada en tecnología. En consecuencia, con leyes y sin herramientas, van a caer sobre los mismos contribuyentes

En este sentido, hay que recordar que la modernización de la Dian se ha incluido en al menos las tres últimas reformas y aún persisten las dificultades. Por ello, para Carlos Mario Lafaurie, de la firma PriceWaterhouseCoopers, el tema de la evasión en la ley de financiamiento, si bien incluye aumento de la penalización, hay que advertir que no solo basta con leyes, pues se requieren herramientas para aplicarlas, y no las hay. “La Dian tiene la mitad de los funcionarios que necesita, está rezagada en tecnología. En consecuencia, con leyes y sin herramientas, van a caer sobre los mismos contribuyentes”.

En el proyecto de ley de financiamiento se tiene a la factura electrónica como una aliada antievasión, de no ser porque, según expresa Carolina Porto, de la firma Actualícese, “es un buen mecanismo de control, pero aún no está estructurada la plataforma”, sin dejar de lado que los plazos para aplicar la obligatoriedad se han extendido un par de veces.

Zanahoria más telescopio

Para atacar la evasión también se introdujo en la ley de financiamiento un poco de zanahoria. Según Aguilar, “está el principio de favorabilidad y la determinación de procesos por mutuo acuerdo, lo que le va a permitir a la Dian recaudar recursos mayores”.

La favorabilidad implica que sanciones que son del 160 por ciento puedan pasar a ser del 50, o las de 100 por ciento pueden llegar a ser del 25 por ciento, dependiendo de la etapa procesal. Esto permitirá incentivar el cumplimiento de la obligatoriedad tributaria y traería recursos estimados en unos 500.000 millones de pesos a la bolsa pública.

De los beneficios tributarios

Los beneficios tributarios son visibles en el proyecto de ley de financiamiento, pues uno de los grandes componentes es abrir posibilidades para que el sector empresarial mueva el aparato productivo del país.

Es así como, según una condensación de las gabelas, hecha por el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, “se redujo el impuesto de renta de las compañías, del 33 al 30 por ciento; se les da la posibilidad de descontar el 100 por ciento de inversión en bienes de capital para la reconversión industrial; se les descuenta el 50 por ciento del ICA; se les reduce el impuesto por renta presuntiva, desde 1,5 por ciento a 0, de forma gradual; 5 años con un impuesto de renta para la industria creativa; 0 por ciento de impuesto de renta para el sector agroindustrial durante 10 años, y una atractiva propuesta para megainversiones de más de 300 millones de dólares, que consiste en que en vez de pagar 33 por ciento de renta tendrán una tarifa del 27 por ciento”.

Desde 1959 nunca se realiza una evaluación de la conveniencia de los beneficios tributarios

Si bien, desde la perspectiva del Gobierno, esto permitirá mover la economía y hacerla crecer a tasas superiores al 4 por ciento, con el consiguiente efecto en generación de empleo y más bienestar para los ciudadanos, hay muchos críticos que estiman que se beneficia a las empresas y se carga a la clase media.

La Red de Justicia Tributaria, por ejemplo, señala que existen 233 beneficios tributarios, muchos de los cuales ya cumplieron su labor de estimular a un sector y se han ido quedando en el panorama.

“Desde 1959 nunca se realiza una evaluación de la conveniencia. Los beneficios tributarios no llegan a las pequeñas y medianas empresas, que son el 95 por ciento de las compañías en el país. Según Acopi, el 52 % de las utilidades empresariales están en el 0,73 % de las empresas. Así que los beneficios serán para menos de 10.000 empresas de 1’300.000 que hay en Colombia”, indica Mario Valencia, de la Red de Justicia Tributaria.

Esta semana será clave

Carolina Porto, de Actualícese, agrega que otro punto del cual puede agarrarse la ley de financiamiento para generar equidad y obtener recursos es el IVA exento, lo que a todas luces no suena justo puesto que el productor y prestador de servicios cobra el IVA, pero como está exento (es decir, su tarifa es cero) recupera IVA que, en teoría, pagó el consumidor.

Y el parlamentario John Milton Rodríguez, que aún aspira a abonar terreno para que se tenga en cuenta el potencial recaudatorio de los beneficios tributarios, señala que daría mínimo entre 3 y 6 billones de pesos.

Estos serían dos puntos claves para abordar en el debate final de la ley de financiamiento que se dará esta semana en plenarias del Congreso.

Lo que ya está aprobado en primer debate

* Dividendos tributarán cuando sean superiores a $ 10,3 millones.

* Impuesto al patrimonio para personas con más de $ 5.000 millones.

* Más tarifas de renta a personas naturales con ingresos mensuales promedio superiores a $ 40 millones.

* IVA plurifásico a cervezas y bebidas azucaradas.

* Rebaja en impuesto de renta a empresas, hasta el 30 %.

* Se crea el impuesto simple para simplificar la obligación tributaria.

* Fomento al emprendimiento de la economía naranja y del sector agropecuario.

Lo que se ha caído

* Gravamen a pensiones.

* IVA a la canasta familiar.

* Impoconsumo del 8 % a motos de menos de 200 c. c.

* IVA a los trabajadores independientes.

* Gravamen al ahorro pensional.

Con las sumas y restas que ha tenido la ley de financiamiento, el recaudo va en $ 7,5 billones.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA