Deportes

Cinco conclusiones de la ida de los cuartos de final

Cuatro partidos que no provocaron ni frío ni calor.

27 de noviembre 2017 , 10:08 p.m.

El comienzo de la lucha por la estrella de diciembre resultó ser una prolongación de buena parte de la fase todos contra todos. Cuatro partidos que, salvo a los hinchas de los equipos que jugaron esos encuentros, no provocaron ni frío ni calor; escasos en emociones. Partidos típicos de finales, dirían algunos. Pero así se viene jugando en el fútbol colombiano hace rato. ¿Qué dejaron los encuentros de ida de los cuartos de final? Acá, cinco conclusiones que dejaron estos 360 minutos de ‘fútbol’.

Un arranque con muchas precauciones defensivas. La principal preocupación de los ocho equipos que vimos entre el sábado y el lunes fue neutralizar al rival, no tanto atacar. Cerraron las bandas, llenaron de gente la mitad del campo. Por eso salieron partidos planos, sin emociones. El único que ganó fue Tolima, el único que se preocupó en serio por atacar.

Un aporte más al torneo con menos goles de la historia. La fase todos contra todos dejó un pobre promedio de 2,13 goles por partido, que, si hubiera terminado el torneo en ese momento, sería el peor de la historia: superaría el 2,14 de la Liga 2015-II. Ahora, los partidos de ida le dieron una palada más de tierra a la ilusión de subir esa cifra: bajó a 2,10.

Nacional ganaba, pero no gustaba; ahora no gana... Si había disgusto con el juego de Nacional, pues no se notaba tanto: el equipo ganaba y llegó a ser líder. Pero, en Ibagué, el equipo de Juan Manuel Lillo llegó a cuatro partidos sin anotar gol, algo que no le pasaba desde el 2009. Sí, no jugó Dayro Moreno, pero en los tres encuentros anteriores sí fue titular...

La cabeza de serie resultó ser una ventaja relativa. Ninguno de los cabezas de serie pudo ganar. Tres de ellos, Junior, Santa Fe y Millonarios, lograron sacar empates por fuera de sus estadios. En el caso de Millos, el planteamiento resultó ser como si estuviera a cientos de kilómetros de su sede. Y en el de Junior, solo tuvo a sus estrellas juntas durante 10 minutos.

Lo del Tolima ya no es sorpresa, y es para tener en cuenta. Alberto Gamero, que comenzó el año con un fracaso en el Junior de Barranquilla, regresó a un lugar en el que se siente cómodo, Ibagué. Tolima no pierde hace 11 jornadas, le ganó bien a Nacional y pudo haber sacado mayor diferencia. A Tolima siempre le ha faltado algo en las finales. ¿Le alcanzará esta vez?

El torneo de Ascencio

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA