Deportes

El golf colombiano perdió el año… (Opinión)

La tarea es bien dura para nuestra Federación. Estaremos vigilantes de lo que se haga en el futuro.

27 de noviembre 2017 , 10:09 p.m.

Al terminar el primer semestre escribí que el golf colombiano había tenido una pésima temporada. Albergábamos la expectativa de que en la segunda mitad del año nuestros jugadores podrían reencontrarse no solo con las victorias, sino con un mejor juego. Lamentablemente no fue así, e incluso podemos decir que el recorrido fue peor. Completamos un año muy malo para el golf colombiano.

No había escrito esta nota teniendo la esperanza de que nuestros jugadores pudieran repuntar en un torneo en el que han sido protagonistas en los últimos 20 años, la Copa Los Andes, el campeonato suramericano de mayores de golf aficionado. Y qué mal nos fue. El equipo masculino tuvo una actuación lamentable, al terminar en la quinta casilla, algo que deja mal la categoría del golf nacional: siempre habíamos peleado los primeros lugares con los argentinos. Las damas, que han sido estrellas en su categoría, lograron un tercer lugar que aparenta ser bueno, pero que tampoco es el sitial de las jugadoras colombianas.

Camilo Villegas recuperó su tarjeta, pero era lo menos que podía hacer. Villegas es un jugador de categoría y no la está mostrando en los últimos años. Nuestro nuevo exponente en la ‘gran carpa’, Juan Sebastián Muñoz, no pudo con el rigor del PGA Tour y terminó perdiendo su tarjeta. Tendrá que volver a remar, y bien duro, en un circuito muy complicado como es el web.com Tour.

En el PGA Tour Latinoamérica tampoco se logró el objetivo. Ninguno de los nuestros terminó entre los cinco que se hacen con la tarjeta para el web.com Tour. Cuatro de ellos conservaron su tarjeta en ese circuito, en puestos intermedios, y esa no es la meta.

En las damas, María José Uribe tuvo uno de sus peores años en el LPGA. No se encontró durante toda la temporada.
Y las aspirantes en el Symetra Tour tampoco lograron el paso a la máxima categoría.

Los aficionados, a nivel internacional, muy poco de importancia. Alguien me podrá decir que nuestros profesionales ganaron en los Juegos Bolivarianos, pero esas justas son de un nivel muy pobre. Jamás se podrá medir allí el rendimiento de nuestros jugadores en ese circuito.

Así las cosas, el momento es preocupante. La Federación Colombiana de Golf tendrá que tomar cartas en el asunto. Deberá modificar políticas obsoletas y darle un nuevo aire al golf en nuestro país.

Es preocupante que tengan equivocaciones como la elección de las canchas para los nacionales infantiles. El hermoso campo David Gutiérrez, del club Los Lagartos, fue demasiado riguroso para traer a los niños a la competición. Tuve la oportunidad de ver ganar allí, en la catego ría 14-15 años, a Juan Camilo Vela e Isabella Gómez Yerten, dos muy buenos prospectos, pero no se pueden quedar ahí. Hay que seguir estimulándolos para que en el transcurso de su vida golfística, hasta que lleguen a los 18, puedan llegar con mayor solidez a las universidades estadounidenses. Uno habla con los niños y todos tienen ganas de llegar, de ser profesionales en un futuro. Los que algo entendemos de esto sabemos lo difícil que es llegar. Lo que no podemos es cortar alas: hay que dejarlos volar y la Federación tiene que ayudar.

Me preocupa, por ejemplo, que la Federación haya tomado la decisión de no apoyar y sacar de su calendario los torneos juveniles e infantiles que realizan particulares en forma responsable. Esos torneos son una gran ayuda para el regente del golf en Colombia. La institución debe estar presente en dichos certámenes. Ojalá pudiéramos tener, como lo hay en todos los países desarrollados en el golf, torneos de este tipo por lo menos cada 15 días, con premios atractivos que en muchos casos los consiguen los organizadores privados. ¿Para qué está entonces la página web y la revista de la Federación si no es para apoyar estos torneos? Curiosamente, aparecen los torneos infantiles y juveniles de Estados Unidos y de otras partes del mundo y quieren salir de los más importantes, que son los nuestros.

Triste, pues, el año que termina para el golf colombiano. La tarea es bien dura para nuestra Federación. Estaremos vigilantes de lo que se haga en el futuro, porque un nuevo aire hay que darle a nuestro querido deporte.

Pasando a otro tema, esta semana la expectativa en el golf mundial es enorme. Todos tendremos nuestros ojos en el Hero World Challenge, donde reaparecerá el más grande golfista de los últimos tiempos, Tiger Woods. Junto a 17 invitados de primerísimo nivel, Woods tratará de nuevo de estar en contienda después de sus últimas cirugías de espalda. Es increíble: su bastón está ahí. En los últimos nueve años, varios han tratado de tomarlo y no lo han conseguido. Qué bueno sería que Tiger volviera y nos deleitara por unos años más con esa magia y ese talento que nos entregó desde 1996, cuando se hizo profesional, hasta su última victoria en el US Open en 2008.

Llegando al ‘green’

GERMÁN CALLE
Para EL TIEMPO

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA