Primer día de Yerry Mina en el Barcelona - Fútbol Internacional - Deportes - ELTIEMPO.COM
Fútbol Internacional

El agitado primer día de Yerry Mina en el Barcelona

Saludó a Messi y al resto de la plantilla. Hizo los exámenes médicos, se tomó fotos con el escudo.

Yerry Mina

Yerry Mina tomándose fotos con los hinchas del club.

Foto:

EFE

12 de enero 2018 , 07:43 p.m.

Yerry Mina estaba sentado en el banco de la cancha en la que estaba entrenando el equipo A del Barcelona.

Tenía un buzo gris con el escudo del Barcelona en el lado izquierdo. Cuando terminó el entrenamiento se paró, dio dos pasos y la plantilla vino a saludarlo.

Lionel Messi fue el primero. “¿Cómo va, Leo?”, le dijo Yerry,. “Bien, ¿vos?”, le contestó la máxima estrella del club catalán, con quien estrechó la mano derecha en dos ocasiones. En la cara del defensa caucano se notaba la admiración que le tiene.

Luego, el turno fue para el delantero uruguayo Luis Suárez; después vino el técnico Ernesto Valverde, quien lo miró de arriba abajo, tal vez admirado por su estatura: 1,95 metros. “Estoy muy contento”, le dijo el zaguero colombiano.

Giró a su derecha y se encontró con Ivan Rakitic, después le dio la mano a Thomas Vermaelen, con quien muy seguramente peleará la titular. Pasó Ousmane Dembélé y Mina le preguntó si hablaba español; el francés le respondió que no y le dio la espalda, pero, entre risas, el delantero le dijo: “Lo hablo bien”.

Por último, Jordi Alba, quien le dijo que se verían mañana (hoy) en el entrenamiento. “Bueno, sí señor”, contestó Mina, como si le estuviera respondiendo al profesor de la escuela en Guachené, Cauca, su pueblo.

Mina estaba contento, se le veía en su rostro, pero al mismo tiempo nervioso; era la primera vez que visitaba las instalaciones deportivas de su nuevo club, “el mejor del mundo”, como lo aseguró en el primer encuentro con los medios de comunicación del club.

Sus primeras 24 horas en Barcelona fueron agitadas. Llegó el jueves, se bajó del avión, se montó en una camioneta, fue a las oficinas del equipo, donde fue recibido por los dirigentes; se tomó fotos con ellos y habló del proceso de contratación.
Comió algo mientras veía en pantalla gigante el 5-0 que el Barcelona le propinó al Celta en la Copa del Rey.

Ayer volvió temprano al club, se realizó los exámenes médicos en el Hospital de Barcelona y en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

Fue al estadio Camp Nou y se tomó fotos en la tribuna principal. De ahí salió caminando hacia la tienda del club, fue la estand de las camisetas, cogió una y la llevó a la plancha de marcación para que le estamparan su nombre: Y. Mina.
La tomó en sus manos y se la mostró al fotógrafo, quien no perdió el tiempo y obturó la cámara. Estuvo en el museo del equipo, miró fotos, tomó un bolígrafo y firmó el libro de ilustres visitantes.

Es un orgullo indescriptible, siempre lo he soñado. Ahora tengo la oportunidad de estar aquí y compartir con grandes figuras, con las que espero compartir y ganar

Mientras posaba al lado del escudo del Barcelona, los flashes no dejaban de disparar: claro, era la oportunidad de tener una imagen de la nueva contratación.
“Es un orgullo indescriptible, siempre lo he soñado. Ahora tengo la oportunidad de estar aquí y compartir con grandes figuras, con las que espero compartir y ganar”, señaló.

Hoy se levantará, irá a la presentación oficial en el estadio y de allí partirá a la ciudad deportiva, entrará a la cancha con los demás y le cumplirá la palabra que le dio a Jordi Alba.



DEPORTES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA