Fútbol Internacional

Pelé: de El Campín a la Comisaría/Viaje en EL TIEMPO

17 de julio de 1968: el día que Pelé 'expulsó' al arbitro.

PELE

Con corona en la cabeza y sosteniendo un cetro, Pelé saluda al público después del partido de despedida, en São Paulo, Brasil, el 11 de julio de 1971, donde el equipo local derrotó a Austria 1-0.

Foto:

Afp Forum

23 de julio 2018 , 07:00 a.m.


El vuelo que llevaría a Pelé y al Santos de Brasil a Lima (Perú), tuvo que ser aplazado hasta que los brasileños solucionaron la demanda que en su contra se generó, luego del partido frente a la Selección Colombia.

24 horas después de la llegada a Bogotá y frente a 60 mil eufóricos espectadores, el pitazo anunció el inicio del partido amistoso como preparatorio para los Olímpicos de México, que se llevarían a cabo en octubre de ese mismo año.

La tan esperada noche del 17 de julio de 1968, miles de fanáticos se congregaron en el estadio El Campín, de Bogotá, para ver a Edson Arantes do Nascimento, quien ya era considerado el ‘Rey’.

La primera anotación llegó al minuto 4, por parte de los visitantes; Colombia logró empatar al minuto nueve y ahí se generó la primera disputa. Los brasileños reclamaron fuera de lugar, pero el árbitro colombiano Guillermo ‘El Chato’ Velásquez no lo aceptó. El jugador Antonio Lima, delantero del Santos agredió y escupió al juez, quien además de expulsarlo, también lo golpeó haciendo que abandonara el campo en camilla, luego de 14 minutos de trifulca.

El partido continúo, pese a que los ánimos estaban exaltados. En los minutos 17 y 23, dos goles más empataron de nuevo el reñido partido.

Pasados 35 minutos de iniciado el accidentado juego, llegó el momento que pasó a la historia: Pelé reclamó de manera airada un penalti, pero ‘El Chato’ hizo caso omiso desatando la furia del astro, quien insultó al juez y hasta le ‘mentó la madre en portugués’, según declaró el mismo Velásquez posteriormente.

El árbitro no dudo en expulsar al ídolo, generando la furia de los jugadores, las directivas y los aficionados que pagaron un alto precio para ver a Pelé en acción. Mientras los brasileños golpeaban a Velásquez, el público exigía el reintegro del astro.

PELE

Así registró EL TIEMPO en su edición del 18 de julio de 1968, los bochornosos hechos registrados en el estadio El Campín, de Bogotá.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El agredido árbitro abandonó el escenario y fue reemplazado por el juez de línea Omar Delgado, quien luego de consultar, incluso con el mismo ‘Chato’, decidió que Pelé regresara al juego.

Para sustituir a Delgado, se contó con la colaboración del acreditado juez chileno Mario Canessa que se encontraba en la tribuna disfrutando del partido y quien debido al imprevisto tuvo que asistir el juego en saco y corbata, por no portar el debido atuendo deportivo.

Ya en el segundo tiempo, el Santos tomó ventaja y Pelé anotó dos goles más, finalizando el encuentro 2-4 a favor de los visitantes. El partido terminó, el público se marchó y cuando parecía haber terminado todo, los jugadores fueron requeridos por las autoridades colombianas, luego de que al parecer el agredido árbitro instaurara una demanda por agresiones físicas.

Los jugadores fueron desviados del hotel a la Comisaría del Norte, donde el Inspector Isaac Cadena Medina se dispuso a hacer cumplir la ley en el caso de agresión que le generó 25 días de incapacidad a ‘El Chato’.

Guillermo 'El Chato' Velásquez

Guillermo 'El Chato' Velásquez, árbitro colombiano, a la izq. durante el partido entre Colombia y Santos. A la derecha, luego de ser agredido por el jugador brasileño Lima. 

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Pelé y ‘El Chato’ se reconcilian

En el despacho del comisario, narró EL TIEMPO en su edición del 18 de julio de 1968, Pelé y Velásquez se saludaron de manera cordial y cuando el jugador dirigiéndose al árbitro le dijo: “qué lamentable todo esto…”, ‘El Chato’ le respondió: “Contra ti no tengo nada Pelé, porqué acataste la orden de expulsión, pero no puedo dejar mi dignidad de árbitro y de ciudadano por el suelo, ante la agresión que me hicieron algunos de tus compañeros”.

Luego de este cruce de palabras, tanto el árbitro como el jugador se despidieron amablemente, dando por terminado el accidentado encuentro.

Pasadas las 3 de la mañana del 18 de julio hubo una conciliación: los brasileños aceptaron su culpabilidad, ofrecieron disculpas verbales y escritas, y aunque el agredido no pidió indemnización alguna, le fueron entregados 18 mil pesos colombianos de esa época para compensar el tiempo que iba a estar cesante. Lo que no superó ‘El Chato’, fue la falta de apoyo de parte de la Federación Colombiana, al desautorizar su decisión y reintegrar al expulsado futbolista.

Los jugadores tuvieron que esperar hasta el 19 de julio para finalmente abandonar el país.

PELE 1968

Pelé (centro) llegó a la Comisaría del Norte, en Bogotá, junto a los demás jugadores del Santos, de Brasil.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El ‘Rey’ Pelé

Edson Arantes do Nascimento, nació el 23 de octubre de 1940 en el municipio de Tres Corazones, en Brasil. Inició su carrera futbolística en el Ameriquinha, un equipo de barrio que se destacó en la ciudad. Luego entró a formar parte de las divisiones inferiores del equipo del Banquinho y de ahí dio un gran salto al ser aceptado en uno de los equipos más importantes de Brasil, el Santos.

Aunque su padre había sido futbolista, Pelé, que según dicen obtuvo ese apodo por jugar a ‘pie pelado’, no contaba con el apoyo materno y durante su adolescencia trabajó en una fábrica de zapatos, ya que su madre no veía el fútbol como una profesión, sin embargo, el joven empezó a ser conocido por su destreza deportiva y en 1957 logró ser convocado para el seleccionado nacional. Su consagración fue al siguiente año en el Mundial de Suecia, cuando con 17 años de edad consiguió el primero de sus tres títulos mundialistas, además de Chile 1962 y México 1970.

Mi madre me dijo: no juegues al fútbol. Tu padre jugaba y se lesionó, y ahora no puede mantener a la familia

                                                                                                                                     manifestó Pelé.

Con 831 partidos oficiales jugados y un total de 760 goles, sin contar los amistosos con lo que se asegura serían 1.282 goles en 1.366 encuentros deportivos, de los cuales 95 tantos fueron con la Selección Brasil, Pelé es considerado el ‘Rey’.

En julio de 1971, con solo 30 años de edad, la gloria del fútbol se retiró de las canchas, luego de 15 años de ser jugador activo y tras conseguir importantes logros, entre ellos:

- 107 partidos internacionales con la selección brasileña
- 95 goles que lo convirtieron en el mayor goleador de la selección brasileña
- 7 goles en una Copa Intercontinental
- 3 goles en una final de un Mundial de Fútbol.
- 17 años: Campeón más joven en la historia de los mundiales
- 760 goles en el fútbol profesional del mundo
- 3 veces campeón del mundo.

El éxito no es un accidente. Es trabajo duro, perseverancia, aprendizaje, estudio, sacrificio y, sobre todo, el amor por lo que está haciendo o aprendiendo a hacer

                                                                                   Esta es una de las frases célebres de Pelé.

PELÉ EN BOGOTÁ 1968Partido entre la Selección Colombia y Santos de Brasil. Bogotá, julio 17 de 1968.
PELE

Portada de EL TIEMPO, julio 18 de 1968.

ÁNGELA FORERO Y ADRIANA RODRÍGUEZ VEGA
EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA