Diego Maradona va por el ascenso con Dorados en el fútbol mexicano - Fútbol Internacional - Deportes - ELTIEMPO.COM
Fútbol Internacional

La mano de Maradona tiene a Dorados a tiro del título

Llegó a México a mediados de septiembre y sacó al equipo del fondo de la tabla de la segunda.

Diego Maradona

Diego Maradona, exfutbolista argentino.

Foto:

AFP

Por: DEPORTES
01 de diciembre 2018 , 06:27 p.m.

Diego Armando Maradona llegó a Dorados de Sinaloa en medio de bombos, platillos, sirenas y cumbias. No porque despertara mucha confianza como entrenador, sino por lo que representa su figura, su mítica presencia. Sin embargo, el exfutbolista no llegó de paseo. Hoy acapara la atención del fútbol mexicano, ya que logró llevar a su equipo a la final del torneo apertura de segunda división y lo tiene a punto de lograr el título, es decir, medio boleto al ascenso. Le bastará con un empate este domingo (9:30 p. m.), en la final contra Atlético San Luis.

Diego Maradona ha sido una sensación en el estado de Sinaloa, y en general en todo México. Partido a partido han sido habituales sus arengas, su ritual de ir a cantar con la afición, de bailar cumbias en el camerino, de motivar a sus futbolistas como si cada partido fuera el más importante, una final cada ocho días. Con esa idea llegó el argentino, debutó con triunfo frente a Cafetaleros, una victoria que despertó mucha expectativa en la ciudad. Un par de derrotas consecutivas minaron el entusiasmo. Pero Diego siguió con su show y con su fórmula. Hoy, después de 14 partidos, Dorados tiene un rendimiento imponente: 10 victorias, dos empates y solo dos derrotas. Lo tiene soñando con el ascenso, para lo cual deberá quedar campeón hoy y esperar al ganador del primer semestre de 2019.

El pasado jueves, Dorados, que tiene en su plantilla a dos colombianos (Juan Galíndrez y Santiago Ramírez), ganó el partido de ida de la final, de local, 1-0, con gol de Edson Rivera. En ese partido, Maradona fue expulsado por discutirle al árbitro. Por eso esta noche no podrá estar en la línea, junto a sus dirigidos, alentándolos; le tocará a la distancia y apelará a charla motivacional previa, la que todos ya conocen.

“Los chicos están haciendo que me sienta jugador de fútbol todavía, quiero meter piques y enganches. Eso es imposible porque lo mío ya fue”, ha sido una de sus frases durante este paso por los Dorados.

El argentino Luis Islas, auxiliar técnico de Maradona, aseguró antes del partido que el equipo está listo para buscar el título del Ascenso. “Nos sentimos confiados en que vamos a ganar; nosotros siempre buscamos los partidos, pero un empate en San Luis nos corona”, dijo Islas.

Callando bocas

Maradona no ha dejado de ser Maradona. Es polémico, venenoso en sus apuntes, eufórico en sus festejos. Los hinchas lo idolatran. Los jugadores rivales se toman fotos con él. Y sus dirigidos viven un momento que nunca pensaron. El colombiano Juan Galíndrez le dijo a EL TIEMPO. “A Diego lo veía como un gran exponente del fútbol. Era bonito verlo en videos de YouTube: sus calentamientos, sus jugadas. Fue un histórico y un grande para los que amamos el fútbol. Ahora que lo tengo al lado es imposible no quererlo, con esa energía que nos da, con las ganas que tiene y, sobre todo, la humildad”.

Diego Maradona

Diego Maradona, entrenador de Dorados de México.

Foto:

AFP

Pero no con todos es igual. Desde su estadía en México ha tenido un par de peleas con periodistas y ha dado declaraciones polémicas, hacia la Conmebol, hacia la Asociación de Fútbol Argentino, hacia los árbitros. “Que me gane el árbitro no me gusta, que me ganen en la cancha”. Recientemente tuvo un altercado con un reportero. “¿Has callado bocas?”, le preguntó el periodista: “Sí, la tuya por ejemplo”, le dijo Diego. “Me gustaría que se den cuenta de que vinimos a trabajar, que no vinimos de vacaciones. Porque yo los miro a ustedes y creyeron desde el primer momento que nosotros veníamos a veranear. Yo no vengo de veraneo, estoy en la final de la liga”, afirmó. Maradona ha tomado tanto vuelo en México que ya se especula con que iría a otro club de los grandes, como América.

Las excentricidades

Dorados de Sinaloa pertenece a la familia Hank, uno de los grupos económicos más importantes de México y que son propietarios de buena parte de los casinos de la ciudad. También tienen inversión en deportes. Manejan a los Xoloitzcuintles de Tijuana y a los Dorados, en el que dieron el gran golpe de opinión con la traída de Maradona. La poderosa familia ya saca frutos de su apuesta.

Maradona duerme en el séptimo piso del Hotel Lucerna, uno de los más lujosos de Culiacán, donde es custodiado las 24 horas por guardias privados. Hace poco recibió un Chevrolet Camaro color azul como obsequio por las buenas presentaciones del equipo. Sin embargo, el argentino poco se deja ver en público.

Este domingo, aunque esté sancionado, la atención está en Maradona, que metió su mano en Dorados para llevarlo a la final y estar a tiro del título.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA