Se fue Delio Gamboa, la Maravilla del fútbol - Fútbol Colombiano - Deportes - ELTIEMPO.COM
Fútbol Colombiano

Se fue Delio Gamboa, la Maravilla del fútbol

Este es el perfil que escribió el subeditor de Deportes de EL TIEMPO en su libro Jueguen, muchachos.

Maravilla Gamboa y otros cracks del fútbol en ColombiaTras la muerte del delantero nacional, José Orlando Ascencio hace su propia selección de estrellas que jugaron en el país y que aparecen en su libro, '¡Jueguen, muchachos!'
Delio Gamboa

Archivo particular

Por: José Orlando Ascencio
24 de agosto 2018 , 12:22 a.m.

Al contrario de lo que muchos creen, a Delio Gamboa Rentería el apodo de Maravilla no le llegó por su extraordinario juego, por la elegancia para manejar la pelota, por su capacidad para anotar goles.

El mote le cayó por herencia. Un hermano suyo, Santiago, también futbolista, se destacó, antes que Delio, en el fútbol aficionado de Buenaventura, especialmente por su pegada. Cada vez que llegaba a una charla, decía: “Qué maravilla esto, qué maravilla aquello”. Y los amigos le empezaron a decir así, Maravilla. Y cuando Delio empezó a jugar, quedó bautizado.

Delio fue el jugador más importante del fútbol colombiano en la década del 60. Brilló especialmente en Millonarios, al que le ayudó a conseguir el tetracampeonato (1961, 62, 63 y 64). Pero su talento comenzó a verse desde mucho antes. En la cancha Baraya, en Buenaventura, se juntó con otro brillante atacante, Marino Klinger, con el que hicieron una carrera casi paralela. Pero mientras tanto, tenía que trabajar duro.

Trabajaba como referencista en el puerto: debía anotar el número de referencia de cada bulto que llegaba y ponérselo, uno por uno. Así obtenía el apoyo para seguir con el deporte.

En 1956 integró una famosa delantera, la ‘llave negra’, con Klinger y Alberto ‘Cóndor’ Valencia, que brilló en 1956, bajo el mando del húngaro Jorge Orth, en la selección del Valle del Cauca, que terminó ganando el campeonato nacional, en Medellín, con goleada incluida en la final a Antioquia (4-1).

Pero el partido que lanzó a la fama a Orth, al equipo y a Delio fue un amistoso contra River Plate, el 27 de enero de 1957. En un extraordinario documental sobre su vida, Una maravilla de viaje, realizado por Juan Carlos Díaz Giraldo en 2003, Delio recordó: “Para nosotros era muy difícil, estábamos enfrentando a jugadores muy buenos, jugadores de primera línea. El comienzo fue muy difícil, ese era un equipo al que no le ganaba nadie”.

La crónica del diario Intermedio, al día siguiente, destacó el logro del equipo criollo, que hizo gozar a 20.603 espectadores en el estadio Pascual Guerrero: empató 2-2, con goles, cómo no, de Klinger y Gamboa, y pudo haber ganado. “Se ha dicho en alguna ocasión que la historia del fútbol colombiano se ha dividido en dos grandes porciones, antes de la venida de un jugador argentino de renombre y después de su arribo al país. Pero lo realmente definido, si es que quiere hacerse reminiscencia meritoria, será hablar en lo sucesivo del fútbol colombiano antes de la selección del Valle y después de ella”, escribió el corresponsal Joaquín Marino López.

Delio Gamboa

Delio Gamboa fue un verdadero ídolo.

Foto:

RYNEL RUIZ / EL TIEMPO

Inmediatamente, los clubes profesionales se interesaron en él: curiosamente, no salió para ninguno de los equipos de Cali, sino para Atlético Nacional, con el que debutó en 1957. Ese mismo año estuvo en el Campeonato Suramericano de Mayores, en el que la Selección Colombia logró su primer hito: le ganó 1-0 a Uruguay. En ese torneo, Gamboa anotó tres goles, uno a Argentina y dos a Ecuador.

En 1959, Efraín ‘Caimán’ Sánchez, que jugaba en el Atlas, lo recomendó para jugar en el Oro de Guadalajara. Estuvo dos años en México, y en ambos se destacó como el mejor jugador extranjero del campeonato. En 1961, por pedido de Gabriel Ochoa Uribe, volvió al fútbol colombiano para actuar con Millonarios al lado de Klinger, que ya estaba en el club desde 1957, y del experimentado Carlos Arango Medina. Pero también, como número 10, jugó los dos partidos en los que Colombia eliminó a Perú y obtuvo la casilla para el Mundial de Chile.

En la Copa del Mundo no le fue bien. Se lesionó en el primer partido, frente a Uruguay: quedó con un tobillo inflamado y no pudo jugar más. Tuvo que soportar las críticas de la prensa, que afirmaba que Maravilla no quería jugar por miedo. Ochoa, a su regreso a Millonarios, lo ayudó a salir de ese mal momento. La lesión estaba más que comprobada.

A comienzos de 1964, Ochoa se fue de Millonarios, peleado con los directivos, y el plantel, dirigido al final por el Caimán, completó el tetracampeonato. Pero el médico aceptó una oferta del archirrival del club azul, Santa Fe, y pidió a Gamboa como refuerzo. Para 1966, Maravilla cruzó de vereda y también salió campeón. Klinger llegaría a Santa Fe un año después.

Maravilla se fue a Once Caldas en 1968, luego pasó al Tolima y en 1973 volvió a Millonarios, con el que llegó a la semifinal de la Copa Libertadores. El mejor jugador de la década del 60 debía entregar la posta. Ya en Millos despuntaba Willington Ortiz, que recibiría esa herencia.

A Millos le entregó todo. Una noche, en un partido contra Independiente en la Copa Libertadores, terminó como arquero luego de una anécdota inverosímil. El portero azul era Senén Mosquera. El juez chileno Juan Silvagno pitó un penalti. El encargado de ejecutar estos cobros era Ricardo Elbio Pavoni, un histórico zaguero uruguayo. Senén le dijo: “Te voy a tapar el penalti, estás acabado”. Efectivamente, Mosquera lo atajó, pero Silvagno ordenó repetirlo.

Senén subió la apuesta: “Lo voy a tapar, ¡y me voy!”. Pavoni cobró, Mosquera volvió a tapar ¡y se salió de la cancha! Delio se paró en el arco, atajó los últimos cinco minutos, y no le marcaron gol. El amor por el fútbol lo llevó hasta a eso, a ponerse en un puesto que no era el suyo. Una Maravilla.

‘Era excepcional, fue uno de los más grandes de la historia’

La muerte de Delio ‘Maravilla’ Gamboa sacudió el fútbol colombiano. Varios clubes y la Dimayor expresaron sus condolencias por su partida, y quienes conocieron parte de sus hazañas recordaron este jueves sus mejores momentos.

“Para mí fue uno de los más grandes de la historia. Si uno hace cualquier lista, tiene que estar Delio, de tercero o segundo”, dijo Guillermo Ruiz Bonilla, estadígrafo e historiador del fútbol colombiano.

“Era excepcional. Ninguno cabeceó como él. Fue creativo, inteligente, se tiraba bien atrás, era un ‘10’ de la antigua época, era el interior izquierdo, tenía gol, llegaba al arco. Eso sí, era muy frágil, lo lesionaban con frecuencia porque le iban con todo; era menudito, entonces sufría los golpes. Le tiraban a matar, pero era inteligente. Hizo una llave con Marino Klinger que fue excepcional”, agregó Ruiz, quien considera que su mejor momento fue en Millonarios, por los cuatro títulos que ganó.

Por su parte, José Clopatofsky, director de la revista Motor, tiene presente un gol de Delio Gamboa que para él fue de los mejores que hizo. “Me acuerdo mucho del gol, fue en el 6-5 en un partido de Millonarios contra Botafogo. Fue una palomita, creo que en la portería norte. Este tipo se zambulló, entró con el balón en la cabeza en la portería. Es el gol que más le recuerdo. Además porque fue un partido histórico, con 11 goles, y con el Botafogo de Garrincha”, recuerda.

Clopatofsky pudo compartir breves momentos con Delio, y lo recuerda como un hombre silencioso. “Después, en alguna elección del deportista del año lo tuve al lado, y era sumamente callado, no le pude hablar. Era silencioso, taciturno. Intenté hablar con él otras veces, pero fue muy reservado”.

Para el director de Motor, Delio también está entre los mejores. “Fue un gran jugador, pero creo que por su personalidad no le vi tanta exposición en los medios; además, no había TV, pero si hubiera tenido los medios de hoy habría sido un espectáculo”.

Sus datos

- Nacimiento: 28 de enero de 1936.
- Equipos: Nacional (1957-58), Oro de Guadalajara (1959-60), Millonarios (1961-1965 y 1973), Santa Fe (1966-1967), Once Caldas (1969-1971) y Tolima (1972).
- Partidos jugados: 452.
- Goles: 166.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
SUBEDITOR DE DEPORTES DE EL TIEMPO@josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA