El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol - Fútbol Colombiano - Deportes - ELTIEMPO.COM
Fútbol Colombiano

El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol

Herman Aceros, autor del primer gol de Colombia contra la URSS en Mundial del 62, murió este lunes.

El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol

Herman ‘Cuca’ Aceros, hace dos meses, en Floridablanca. Su alegría y amabilidad siempre contagiaron a sus amigos del fútbol.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: José Orlando Ascencio
29 de octubre 2018 , 10:47 p.m.

Herman Aceros Bueno puede ser el mejor futbolista santandereano de toda la historia. Pero muy pocos lo llamaban por su nombre de pila. Para sus amigos, para sus compañeros, para los que disfrutaron de su talento en las canchas y de su capacidad como entrenador y formador, siempre fue el Cuca. Un apodo que le pusieron en el barrio Modelo de Bucaramanga, donde nació el 30 de septiembre de 1938. La razón: su padre vendía este tipo de galletas para sacar adelante a su familia.

El Cuca murió en la madrugada de este lunes, a los 82 años, debido a una afección respiratoria, en la misma ciudad que lo vio nacer para el fútbol a los 7 años, en la cancha de Cristo Rey. Su primer entrenador fue el ‘Gordo’ Monsider.

“El Gordo nos reunió a varios pelaos, nos habló y nos dijo que el fútbol no era correr como locos, ni desobedecer a los papás, ni volarse de clases ni, mucho menos, aguantar hambre si se podía comer. Que el fútbol era una cuestión mental y una forma de comprender la vida”, le dijo el Cuca a EL TIEMPO en el 2005.

Llevado por el argentino Norberto Juan Peluffo, Aceros llegó al equipo profesional del Atlético Bucaramanga en 1957. Al año siguiente ya era titular al lado de Miguel Zazzini y de Américo Montanini, en la primera nómina del equipo leopardo que estuvo a punto de ganar un título de Liga en Colombia.

El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol

Hace un mes, el Atlético Bucaramanga le hizo un homenaje a su trayectoria, antes del juego contra Millonarios.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Pero su mejor momento lo tuvo con la Selección Colombia. Adolfo Pedernera lo convocó para jugar, primero, la eliminatoria contra Perú y, luego, tras conseguir la clasificación, lo llevó al Mundial de Chile, en 1962.

“El ‘Cuca’ Aceros era muy elegante para jugar. Tenía un dribbling y un toque espectaculares. Era muy habilidoso y le pegaba muy bien a la pelota, pero no con mucha violencia”, recordó Gabriel Muñoz López, quien transmitió para Caracol los partidos de esa copa del mundo. “Era un muchacho simpático, dicharachero, muy jovial en todas sus cosas y siempre con el apunte jocoso para sus compañeros. Y con la prensa era muy respetuoso”, agregó.

Hoy, los futbolistas se alojan en buenos hoteles, y las comodidades son enormes. En 1962, las cosas eran diferentes. “La preparación la hicimos en Usaquén. Ahí quedaba la Escuela de Caballería del Ejército. En esa zona no había casas, era solo terreno. Ahí nos concentraron. Duramos tres meses metidos en ese batallón”, recordó Aceros en 2012, cuando se cumplieron 50 años de ese mundial.

“En los batallones no había agua caliente. Y a nosotros nos tocaba levantarnos a las 6 de la mañana a bañarnos con un agua fría, helada. Muchos no se bañaban antes de entrenar. Pero después de la práctica era un lío para meterse, porque el agua seguía fría, y uno echaba humo”, añadió.

En el Mundial, Aceros fue titular en los tres partidos que jugó Colombia. Y fue él quien abrió el camino hacia el 4-4 con la Unión Soviética, en el resultado más importante del fútbol colombiano hasta 1990. Anotó el primero de los cuatro goles de la Selección: “La tocó suave, por encima del arquero Lev Yashin. ¡Lo dejó parado! Ese gol abrió la esperanza de Colombia”, rememoró Muñoz.

El intermedio de ese partido resultó decisivo para cambiar la historia. “Sin duda, la clave fue el ‘Maestro’ Pedernera. Él manejaba una motivación única. Ese día, a pesar de que terminamos perdiendo el primer tiempo 3-1, nos dijo que nosotros no éramos inferiores a nadie. Que nuestro fútbol era mejor, que nos quitáramos el miedo y saliéramos a defender a ese país que nos había despedido. Y ese discurso fue como un revitalizante para nosotros”, señaló el Cuca en una entrevista.

Aceros siempre agradeció el recibimiento que le hicieron a esa selección, que logró empatar 4-4: “Con un empate y dos derrotas, creíamos que en Colombia no nos iban ni a voltear a mirar. Pero el ‘susto’ fue fuerte al ver esos mares de gente recibiéndonos. Un carro de bomberos esperándonos y nosotros paseando por las calles de Bogotá. Esa imagen no se borra nunca”.

Al Mundial fue como jugador del Deportivo Cali, al que llegó a comienzos de 1962. Allá fue parte de la nómina del primer título verde, en 1965. En 1967 pasó a Millonarios, donde duró tres años. Luego estuvo otros dos años en el Deportivo Pereira, y su último año como profesional fue 1971, cuando jugaba en el Real Cartagena, pero una lesión en la rodilla derecha lo obligó a retirarse.

El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol

El plantel que fue a Chile 62. El ‘Cuca’ Aceros es el cuarto de la fila de abajo.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Tras dejar su actividad como jugador se fue a Argentina a prepararse como entrenador. Aunque estuvo a cargo de clubes como Tolima, Medellín y Cúcuta –y Minervén y Mineros, estos dos últimos en Venezuela–, fue en el equipo de su tierra en el que obtuvo sus mejores logros. En 1984 dirigió el Bucaramanga en una histórica campaña en la que llegó al octogonal final.

“Herman, como técnico, fue muy importante dentro de mi carrera deportiva. Aparte de trabajar la parte técnica y táctica, era muy motivador, sabía a quién le podía sacar el máximo provecho como jugador y también cuándo tenía que hablar con dureza”, expresó a EL TIEMPO el ‘Negro’ Miguel Osvaldo González, el gran artillero del equipo ese año. “Como fue jugador de selección, sabía cómo manejar a la gente, y por eso dejó un legado muy importante”, añadió.

Herman era motivador, sabía a quién le podía sacar el máximo provecho y también, cuándo tenía que hablar con dureza

González fue uno de los que mejor aprovecharon el pasado de Cuca como delantero. “Siempre nos decía que teníamos que estar pendientes de la falla del defensa, del arquero, nunca dar una pelota por perdida, que en algún momento del partido uno se podía equivocar. Eso fue bueno, logramos hacer muchos goles así, por un error, un rebote”, explicó.

El Cuca, el mejor santandereano en la historia del fútbol

Como técnico, en 1984, metió al Bucaramanga a las finales.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Desde la remodelación del estadio Alfonso López de la Ciudad de los Parques, la tribuna occidental baja de ese escenario lleva su nombre. Justo un mes antes de su muerte, el Atlético Bucaramanga le rindió un homenaje. Este lunes, a las 12:30 de la madrugada, el Cuca perdió la batalla contra una neumonía que lo tenía recluido en la Fundación Cardiovascular de su tierra natal.

“Yo lo vi el jueves pasado, estuve visitándolo en la clínica, me dejaron entrar por el cariño que le tenía. Charlé con él, le hablé de Rolando Serrano, del ‘Caimán’ Sánchez. En lo que medio balbuceaba me decía que era un placer, quería pararse para darme un abrazo”, dijo el periodista Felipe Zarruk. “Aparte de ser el jugador más grande de Santander, como persona era ‘10 puntos’, un tipazo; un don de servicio, de gentes, de ayuda; todo el día mamando gallo, riéndose; un ser extraordinario, de esos que no vuelven a nacer más”.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
SUBEDITOR DE DEPORTES @josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA