Análisis de la final de la Liga Águila 2017-II, Millonarios vs. Santa Fe - Fútbol Colombiano - Deportes - ELTIEMPO.COM
Fútbol Colombiano

El duelo entre Millos y Santa Fe visto desde el tablero

Dos equipos equilibrados definirán el segundo título del 2017. Miguel Russo vs. Gregorio Pérez.

Millonarios vs Santa Fe

Gregorio Pérez vs. Miguel Ángel Russo

Foto:

Archivo EL TIEMPO

10 de diciembre 2017 , 10:40 p.m.

Santa Fe y Millonarios jugarán la final del fútbol colombiano. Fueron los dos mejores del semestre, con características tácticas muy diferentes que les permitieron llegar a la disputa de la estrella.

Santa Fe no tiene pudor en defenderse. Lo hace con autoridad. Es su filosofía, la que promueve el DT Gregorio Pérez. Pero no es un arma especulativa, es más un trabajo elaborado que lo ha convertido en el equipo que menos goles ha recibido en el campeonato (12).

Tácticamente Santa Fe tiene dos esquemas, que parten de la misma fortaleza defensiva. De local es un 4-3-3 o 4-3-2-1, dejando a Morelo en punta. Así, el equipo tiene agresividad en la mitad, con tres hombres de destrucción como Roa, Gordillo y Perlaza. Presionan, recuperan y generan de inmediato una acción ofensiva de riego. En ataque, Morelo, que es el goleador, aparece mucho en el circuito de juego, abriendo espacios para Plata y Pajoy. Santa Fe recupera y sale de inmediato.

De visitante es aún más sólido atrás. Arma una doble línea de cuatro. Incluso puede ser un 4-5-1, llenando la mitad del campo con el trabajo de ida y vuelta de Plata y de Pajoy. Y apela a la recuperación en presión.

Millos, una fórmula

Millonarios fue de menos a más. Comenzó con muchas debilidades, sobre todo como local, pero fue encontrando un punto de equilibrio, afianzando un esquema táctico que ha sido el más recurrente, tanto para jugar de local como de visitante: el 4-2-3-1.

Este sistema de juego le permite al equipo hacer su juego por las bandas, generando desborde de sus extremos, que han ido variando a lo largo de la campaña. Abrir la cancha a los costados y tirar centros es un arma recurrente del equipo dirigido por Miguel Ángel Russo. Sin embargo, en el tramo final de la temporada intentó un juego más de sociedad. El problema es que sus hombres de talento, como Mackalister Silva y Harold Mosquera, son muy intermitentes.

En defensa, el equipo embajador se defiende con una línea de cuatro, con poca salida de sus laterales. Su dolor de cabeza ha sido la fragilidad en la zona de marca, donde tardó en encontrar el mejor filtro, con Duque y Domínguez. Ahí le cuesta.


DEPORTES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA