Así vivieron los aficionados el oro de Caterine Ibargüen en los Juegos - Ciclo Olímpico - Deportes - ELTIEMPO.COM
Ciclo Olímpico

La noche que Yalob, Luna y Aisha vieron saltar a Caterine

Gozaron y hasta lloraron con el oro que logró la atleta nacional en el salto triple.

Aficionadas de Ibargüen

Yalob, Luna y Aisham, las privilegiadas que vieron a Ibargüen.

Foto:

Archivo particular

Por: LISANDRO RENGIFO
30 de noviembre 2018 , 02:17 p.m.

Casi no consiguen boletas, pero había que entrar al estadio como sea.
Yalob, Luna y Aisha hacen parte del millón 200 mil personas que viven en Barranquilla, pero solamente 3.000, 1.500 el martes y las otras 1.500 este miércoles, tuvieron el privilegio de ver saltar a Caterine Ibargüen, y ellas tres gozaron y hasta lloraron con el oro que logró la atleta nacional en el salto triple.

Las boletas estaban agotadas. Yalob, la mamá de Aisha y la tía de Luna, les prometió que vendrían a verla. No pudieron asistir el martes cuando Ibargüen obtuvo el oro en el salto largo, pero era una deuda que tenía que pagar.

“No había boletas y nos tocó ir a la final del fútbol femenino, pero había que traerlas a ver a Caterine, esas niñas viven por ella, la admiran mucho”, dijo Yalob.

Con las entradas, llegaron al estadio y vieron la competencia en la tribuna occidental.
““Quiero tener el cuerpo de Caterine”, dijo Luna. Aisha fue más allá: “Es una mujer luchadora, tuvo necesidades y salió adelante”, señaló.

“Es que no le pierden pisada, siempre ven sus competencias y cuando escucharon que Caterine venía me enloquecieron, tuve que comprar las boletas”, precisó Yalob.
En la competencia, gritaron, se levantaban de sus sillas cuando Ibargüen se paraba al frente de la línea de carrera. La atleta levantaba sus brazos y pedía que le acompañaran con aplausos su impulso y las tres respondían.

“Quiero parecerme a ella. Es una mujer que siempre salió adelante, que demuestra mucha fuerza, es la mejor del mundo y estoy emocionada de que haya estado en Barranquilla y que la haya visto”, declaró Aisha, quien practica natación y danza.
Luna admira a Caterine no solo por sus resultados, sino por su belleza.

“Es muy bonita, atractiva. Me encantó su figura, es alta, su cabello vuela con el viento, mejor dicho, es envidiable su figura, me gustaría tener su cuerpo”, repitió Luna.

Minutos después de la competencia fue la premiación y ninguna de las tres se movió hasta que Ibargüen abandonó la pista. Cuando se subió al primer cajón del podio la gritería fue ensordecedora y Aisha, Luna y Yalob ayudaron.

Las luces del estadio se apagaron, las tres salieron del escenario, agotadas por el calor, casi que sin voz, pero felices, porque vieron en persona a Caterine Ibargüen, su ídolo, la mujer que admiran, la mejor atleta colombiana de los últimos tiempos.

LISANDRO RENGIFO
Enviado especial de EL TIEMPO
@lisandroabel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA